Sabiduría centenaria(Primera parte)

En resumen: Kissinger aplica la idea diplomática de las negociaciones sabias donde en un acuerdo no se puede ganar todo ni ceder todo. Bien harían Putin y Zelenski en leer y releer el mensaje del viejo sabio. Por el bien de sus pueblos. Por la salvación de la humanidad. 

Avatar del

Por: Enrique Gómez Orozco 

"Idealmente, el punto de caída debería ser un retorno al status quo anterior a la invasión. Continuar la guerra más allá de ese punto no tendría que ver más con la libertad de Ucrania, sino con una nueva guerra con la propia Rusia".

Kissinger


El viernes 27, Henry Kissinger cumplirá  99 años. El controvertido diplomático norteamericano dio el lunes una cátedra de diplomacia en el Foro Económico Mundial de Davos, en Suiza. Su argumento es lograr una negociación antes de dos meses para que la guerra pare. 

Rusia ha sido una parte histórica de Europa y aislarla totalmente sería crear una nueva guerra fría donde Rusia encontraría refugio en China, dice el artífice del acercamiento de Estados Unidos a China. A los 99 años, Kissinger piensa e imagina un “largo plazo” de paz duradera. 

Como buen estratega, tiene una visión de 360 grados para ver todos los ángulos: los de Estados Unidos, Europa, Ucrania y Rusia. Comprende que no pueden reventar a Rusia porque destruiría el equilibrio geopolítico y que el presidente ucranio Volodímir Zelensky  debería negociar, antes que tratar de ganar la guerra. 

Cuando vemos las desgracias que inflige Rusia a su pueblo hermano de Ucrania, la pasión llega al más sereno, como a Joe Biden en su discurso en Polonia, cuando dijo que Vladímir Putin debería ser derrocado. Tenía razón pero no era la afirmación adecuada cuando tanto está en juego. 

Kissinger también habló de China y Taiwán. El mayor experto en la cultura y la política de ese país, sabe que Estados Unidos no debe entrometerse entre la antigua isla de Formosa y la China Continental. “Estados Unidos no debe pretender que haya una solución de dos chinas”, dijo en su conferencia. Kissinger tuvo que reconocer a la China popular de Mao como un paquete completo con Taiwán. Los frutos de haber logrado la apertura de China se convirtieron en la mayor riqueza producida por algún país en la historia de la humanidad. 

El pragmatismo político del ex Secretario de Estado ayudó a terminar la guerra de Vietnam con Nixon; colaboró con los militares chilenos para el golpe de estado contra Salvador Allende. Configuró el mapa geopolítico mundial que permitió la globalización y la erradicación de la pobreza en China y otros países asiáticos.

Hoy, a los 99 años, habla con voz lenta, rasposa y apenas comprensible; tiene la sabiduría que pocos políticos han logrado. Es el hombre de estado por antonomasia. Alguien que supo el alcance y los límites del poder norteamericano y valoró culturas antes proscritas y estigmatizadas por el conservadurismo de su país. 

Seguro que él sabe cómo terminar la guerra, cómo llegar a un armisticio que salve la cara a todos para establecer esa paz duradera que el mundo anhela. Putin necesita una salida antes de que el agobio del fracaso lo haga detonar armas atómicas, químicas o biológicas. 

Su discurso ante los empresarios y los líderes políticos más influyentes del mundo puede dar luz sobre el camino que debe tomar Europa, sobre la continencia que debe observar Estados Unidos y la “sabiduría” que debe tener Volodímir Zelenski para, así como tuvo la valentía de enfrentar a Rusia, saber que hay una salida que salvará miles de vidas y el patrimonio que le queda a Ucrania. 

En resumen: Kissinger aplica la idea diplomática de las negociaciones sabias donde en un acuerdo no se puede ganar todo ni ceder todo. Bien harían Putin y Zelenski en leer y releer el mensaje del viejo sabio. Por el bien de sus pueblos. Por la salvación de la humanidad. 












 

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?

Te podría interesar