Opinión

Samuel García, un junior que quiere ser gobernador

Samuel García es un tipo duro, de esos echados pa’lante, un poco bronco, un poco rústico, salvajón, polémico, sí, pero también me parece un tipo al que se le olvidó que puede ser inteligente.

Avatar del

Por: Luis Cárdenas

La juventud anuncia al hombre, como la mañana al día" -John Milton.

Samuel García es un tipo duro, de esos echados pa’lante, un poco bronco, un poco rústico, salvajón, polémico, sí, pero también me parece un tipo al que se le olvidó que puede ser inteligente.

Samuel quiere ser gobernador de Nuevo León, podría ser el "enfant terrible" de Dante Delgado en Movimiento Ciudadano, su apuesta por una propuesta fresca que poco a poco vaya construyendo una nueva clase política, un urgente aire renovado de oposición al régimen federal, aunque, quizá, termine topado con pared si ven en la juventud del "elegido" su mayor atributo.

Ser joven no es fácil en ninguna parte del mundo, mucho menos en México, la generación de la catástrofe se enfrenta a una clase política global que parece no escuchar ni entender ni estar mínimamente interesada en un futuro que, simplemente, ya no le tocará vivir.

Tengo 37 años de edad y me parece urgente un relevo generacional en todos los ámbitos, ¿alguien pone atención al hecho de que la mayoría de jóvenes en este país no tienen acceso a la seguridad social?, ¿a qué será mucho más difícil hacerse de un patrimonio?, ¿a que las oportunidades son contadísimas y la mayoría termina relegada a empleos mediocres sin oportunidades de crecimiento?, ¿alguien está poniendo atención a la frustración que crece peligrosamente para las nuevas generaciones?

Pensaría que Samuel, de 32 años, con una educación privilegiada, con una senaduría y con una apuesta en el bolsillo debería ser una voz importante en el tema, pero no.

García se comporta como un junior caprichoso, como el prototipo de un joven al que no le importa nada más allá de su imagen, de su pequeñito mundo, de sus berrinches personalísimos y así, malcriado y ganso, por desgracia, es uno de los representantes de la juventud mexicana.

Échele un ojo al trabajo de David Fuentes ayer miércoles en estas páginas, donde se da cuenta de las miles de jovencitas que han optado por vender sus "packs" por internet, sus fotos y videos desnudas, porque no hay oportunidades laborales. Así de jodido está todo, duele saber que, incluso, la aspiración de trabajar en una tiendita ya parece vetada.

Millones de jóvenes darían mejores resultados con una ínfima parte de las oportunidades que se le han dado a Samuel García. Millones de jóvenes harían un mucho mejor papel.

No sé si el video de Instagram donde le ordena a su esposa no enseñar la pierna fue una burda estrategia para buscar el reflector, una idea del tipo "Javi Noble": te comportas como un macho, te haces viral, luego ofreces disculpas, dices que vas a cambiar y ¡pum, goey!, ¡te adorarán todos!, ¡macho redimido, goey!

Si no lo fue, si eso realmente pasó, la cosa es peor, Nuevo León no merece a un gobernador tan inmaduro ni tan emocionalmente inestable y la juventud merece otros representantes, unos más cerca de la realidad y más alejados del ridículo.

De Colofón

Si el video del hermano incómodo fue demasiado, esperen a Diconsa…Ya viene noviembre y habrá que pedir calaverita.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?