Sapal con memoria negativa

Olvido y lentitud a conveniencia.

¿ Y la justicia?.

Avatar del

Por: Juan Aguilera Azpeitia

 Hoy en día los organismos empresariales, del tamaño que sean, ya cuentan, gracias a la tecnología, con una memoria digital. Antes, o sea a la antigüita, los antecedentes de cualquier operación se llevaban en papeles encarpetados que en ocasiones se perdían; quedaba todo a lo que dijeran los dueños de la empresa o responsables -en ocasiones en realidad irresponsables- de la misma.

         Esta reflexión viene al caso porque en Sapal, que es empresa paramunicipal, hay a conveniencia, un olvido aterrador. ¿En bien de quién?.

          Ilústrese el lector al saber que cuando se edificó el Asilo Pablo de Anda, en Los Ramírez, -en realidad allí es Los Tepetates, cerca de la UNAM-, porque en el predio había un pozo o si se quiere decir torrente con mucha agua que Sapal quería y debía aprovechar, se convino, luego de negociaciones, en que al Asilo se le dotaría, permanentemente, del vital líquido sin cobro alguno.

    Lo anterior registrado, lógico, en una minuta. Pero ocurrió,como en no  pocos casos, que al cambiar la administración de la empresa, los nuevos ,no dueños sino empleados,pretendieron  cobrar quince mil pesos por mes al Asilo..Otra vez  gestiones, porque nadie encontró el antecedente. 

        Arreglo: Cero cobro y Sapal surtiría agua tratada, con pipas, para riego del jardín.Como faltaba un tanque de almacenamiento con capacidad de quince mil litros, se consiguió generosa donación. Y adelante.

          Hasta allí todo con a veces pésimo trato de empleados y funcionarios,-que se sienten propietarios- pero resuelto.

         Sí, de mentiritas  porque volvieron los recibos otra vez.

         En Sapal el burocratismo y la arrogancia son características, no hay conciencia ni valoración social. Como aquel que dijo:"pagas  o cuello". Y lo peor es que el Municipio permite que la paramunicipal sea manejada al total arbitrio de quienes, prácticamente, se erigen en dueños. Anotemos otro detalle para abonar el absurdo: al Asilo, del DIF Municipal, mandan niñas para que sean atendidas. ¿No sería que por ello, al menos se diera, de parte del Municipio, el apoyo de evitar la agresión sapalina?.

           Por cierto en esa zona de Los Tepetates, ya hay drenaje y agua potable. ¡Qué beneficio!, pero los cobros deben ser revisados y adecuados a zona deprimida socialmente-rural- de otra suerte en lugar de ser solución, será problema para esos nuestros hermanos que comen o pagan el agua.

         Dicen que Robin Hood, les quitaba a los ricos para darlo a los pobres. Historia, novela, cuento; pero aquí la historia se advierte al revés: ¿Cuánto paga de agua el Club Campestre?.

             Ahora que el síndico Sanchez Castellanos está activo y se montó en el "caballo de hacienda" en un asunto predial, ya encaminado, ojalá impulse la solución pronta, jurídica, legal, justa por lo tanto, de las víctimas en la Planta de Tratamiento. ¿Para qué tanto huizacherismo si la realidad legal y humana está a flor de piel?.

               No, de ninguna manera vamos a creer que Sapal tiene memoria de teflón, lo que ocurre es que hay personas y actitudes sin visión y conciencia social, como el caso de la toma de agua en un edificio de niños enfermos. Ya se cobraban miles y miles de pesos y contra toda ley se suspendió el servicio. Cuando un Alcalde interino tomó el asunto en sus manos, se descubrió una fuga de agua que se arregló y fue corregido el cobro.

           Cuando hay, en estos asuntos, diligencia y responsabilidad , la burocracia deja de ser la cantera del Pípila para el pueblo.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?