Sheffield al Rescate

Algo debieron ver los jefes de Morena en León y en Guanajuato. Enviar a Ricardo Sheffield a la candidatura por la ciudad más grande del estado significa echar su mejor carta sobre la mesa.

Avatar del

Por: Enrique Gómez Orozco

Algo debieron ver los jefes de Morena en León y en Guanajuato. Enviar a Ricardo Sheffield a la candidatura por la ciudad más grande del estado significa echar su mejor carta sobre la mesa. Sheffield, el renegado de Acción Nacional, conoce desde dentro la operación del blanquiazul. Tiene un mapa preciso y conoce la ciudad a fondo porque ya fue su alcalde. 

Si consideramos que la candidata del PAN, Alejandra Gutiérrez, fue su brazo derecho en la tesorería municipal, nadie podría competir mejor que él. Antes, el abogado corporativo Marcelino Trejo estaba puesto, pero muy lejano a un triunfo por la sencilla razón de que no es tan conocido en las bases. 

Sí Guanajuato es el corazón del PAN, el único lugar donde López Obrador no obtuvo mayoría; León es la sustancia misma de ese corazón. Pero no tiene escriturada la ciudad. Recordemos que Bárbara Botello, con una buena campaña y un mal contrincante, arrebató la joya azul durante tres años. 

El PAN se equivocó y no quiere reconocerlo. Sobrados de poder y control, enviaron a Alejandra Gutiérrez, diputada local quien fue una buena funcionaria de Sheffield pero no se le conocen ideas o propuestas trascendentales para pacificar la ciudad que ha sufrido la crecida de homicidios más grande de nuestra historia.

Aquí publicamos que el más preparado para enfrentar la violencia y reparar el daño de muchos años de ineptitud, es Luis Ernesto Ayala Torres. En una columna titulada, “El más idóneo” expusimos que las encuestas lo colocaban como el candidato “imbatible”. Lo sigue siendo. 

El Instituto Estatal Electoral censuró mi opinión aduciendo que tenía violencia política de género porque califiqué mal la actuación de las alcaldesas de Salamanca Betty Hernández y de Celaya Elvira Paniagua. Es un asunto que trataré porque fue la primera censura después de 42 años de publicar AM. Al tiempo.

Si en el PAN les subiera el agua al tinaco, deberían pedir a Luis Ernesto Ayala que dejara su intento de ser diputado y regresara al puesto donde es la persona idónea. Pedirle a Alejandra Gutiérrez que regrese al Congreso para foguearse ya que es un buen elemento, tal vez un gran elemento. Pero el tiempo de León amerita la determinación, experiencia, carácter y popularidad de un líder como Luis Ernesto. 

Seguro que en las encuestas de Morena, en las investigaciones de campo y en la percepción política del propio Sheffield, ven un gran agujero por el cual colarse en junio. 

También abona la presencia del ex alcalde a todo el partido. Por su carácter es quien puede poner orden en las tribus locales de Morena. Seguro que todos se alinearán a su voz y dejarán de pelear como lo habían hecho desde que ganó López Obrador. 

Con todo, Morena la tiene difícil aquí. En ningún lugar del país es tan odiada la 4T y la forma de gobernar del Presidente. Ese odio puede extenderse a todo lo que huela a Morena, sobre todo en las zonas urbanas. Es hora que no llegan vacunas a León, es hora que no hay ningún proyecto de trascendencia de la Federación. 

Lo bueno de todo es que por fin el PAN tendrá alguien que levante la voz y ponga en duda los presuntos avances locales. La competencia política es vital para la democracia. Los electores disfrutaremos una contienda más pareja donde ya no será aburrido saber quién gana desde antes. 

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?