¡¿Tiene bananas?!

En el desierto de Sonora un anuncio dice: Nogales 524 kilómetros. Un viejo con sombrero arrugado, lentes y barba blanca espera junto a una bomba de gasolina en una estación destartalada la llegada de algún cliente.

Avatar del

Por: Enrique Gómez Orozco

En el desierto de Sonora un anuncio dice: Nogales 524 kilómetros. Un viejo con sombrero arrugado, lentes y barba blanca espera junto a una bomba de gasolina en una estación destartalada la llegada de algún cliente. Una camioneta Datsun se acerca, lleva una carpa de rayas blancas y la conduce un joven bien parecido. 

La camioneta pasa la gasolinera. Sorprendido, el hombre se queda con la manguera lista. La camioneta echa reversa. El viejo dice “¿no que no?” y se acerca a la ventanilla. El conductor le pregunta: “¿tiene cacahuates?”. El viejo no escucha y el joven vuelve a preguntar elevando la voz: “¿tiene cacahuates?”, el anciano no comprende, no entiende,  mientras de la carpa sale la trompa de un elefante. 

El anuncio fue una celebración del ingenio de Silvio García Patto y podemos verlo en Youtube. García Patto creó el anuncio de “Gansito” para Marinela, con aquella frase que también hizo época: “Recuérdame”, decía la imagen del hoy proscrito ganso.

La Datsun “Estaquitas” se convirtió en la pick up más económica y útil del mercado. Pasaron años y la nueva Nissan siguió explotando la idea del elefante y el viejo en la gasolinera. 

La Volvo anuncia que en 9 años ya no fabricará autos con motor de gasolina o diesel. Ni siquiera híbridos. Todos serán eléctricos. Jaguar lo anunció para 2025 y General Motors para 2035. En Noruega habrá pocos autos que no sean eléctricos en dos o tres años. El mundo electrifica vehículos a una velocidad que nadie preveía. Mientras eso sucede, en México construímos una refinería en Dos Bocas a la que aún le faltan dos o tres años para entrar en funcionamiento a un costo de al menos 10 mil millones de dólares. La empresa que la construye, Pemex, está quebrada y sus seis refinerías están a un tercio de su capacidad con enormes pérdidas de operación. 

Con el tiempo los motores eléctricos de los barcos funcionarán con hidrógeno y tendrán cero emisiones de carbón. Por lo pronto ya no utilizan el combustible contaminante que les vendía Pemex, el combustóleo, el mismo que Bartlett y compañía quieren quemar porque no saben qué hacer con él. 

Podemos imaginar a un gran carguero coreano que llega a Coatzacoalcos en 2035 y a un viejo de barba blanca con sombrero arrugado que ofrece al capitán del navío una carga de diesel. El capitán gritaría: “¡¿Tiene bananas?”! Porque en eso nos vamos a convertir, en un país bananero. La vida útil de Dos Bocas no podrá ir más allá de ocho o diez años, tiempo insuficiente para tener un retorno razonable de la inversión. Perderá Pemex, perderá México y las nuevas generaciones que verán diluirse  la oportunidad de integrarse al desarrollo mundial. 

Si el Congreso queda sin mayoría de un solo partido y la oposición crece su número de representantes, habrá oportunidad de negociar un presupuesto que cambie prioridades. Bill Gates le dijo a Andrés Oppenheimer: México debería invertir los fondos estatales en mejorar la educación, en preparar a los jóvenes, cuyos cerebros son la verdadera riqueza futura del país. Si Morena sigue gobernando con el espejo retrovisor, terminaremos vendiendo tlacoyos, jugo de caña producido en trapiches, bananas y frutas exóticas de Tabasco. 

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?