Opinión

"Todo tiene un principio y un fin. El mío ya llegó", les dijo "El Marro" a los agentes

"Todo tiene un principio y un fin. El mío ya llegó", les dijo "El Marro" a los agentes de investigación del estado y los elementos de la Sedena que ayer (domingo) en la madrugada lo detuvieron en una finca de la comunidad de Franco Tavera, en el municipio de Juventino Rosas, Guanajuato.

Avatar del

Por: Héctor de Mauleón

Todo tiene un principio y un fin. El mío ya llegó", les dijo "El Marro" a los agentes de investigación del estado y los elementos de la Sedena que ayer (domingo) en la madrugada lo detuvieron en una finca de la comunidad de Franco Tavera, en el municipio de Juventino Rosas, Guanajuato.

Las autoridades habían detectado una serie de "síntomas" en la zona: presencia notoria de "halcones", gente sospechosa colocada en lugares estratégicos y sobre todo, cero incidencia delictiva. La ubicación de una camioneta que tres semanas antes había tomado parte en el secuestro de una comerciante oriunda de Apaseo el Grande, fortaleció la sospecha de que José Antonio Yépez, líder del Cártel de Santa Rosa de Lima, pudiera encontrarse en el lugar.

Al antiguo rey del huachicol en el estado de Guanajuato lo andaban cazando autoridades estatales y federales. También le pisaban los talones sus rivales del Cártel Jalisco Nueva Generación, con quienes se hallaba en guerra abierta desde 2017.

Informes entregados el viernes pasado indicaron que era alta la posibilidad de que "El Marro" se encontrara en dos posibles predios de la región. El operativo fue madurado el sábado por mandos de la fiscalía estatal y la Sedena, entre los que figuraba el jefe de la zona militar.

En otros intentos de captura, las bases de "El Marro" habían realizado narcobloqueos y quema de camiones en avenidas y carreteras. Con base en esas experiencias, se tomó la decisión de encapsular los puntos críticos, para que los colaboradores de "El Marro" no pudieran llegar.

Al mismo tiempo, los dos grupos, el de la Fiscalía y el de la Sedena, ingresaron en Juventino Rosas. Un dron sobrevolaba la finca. A través de las imágenes enviadas por este las autoridades advirtieron que en la finca había comenzado el movimiento de huida: "El Marro" acababa de ser alertado del operativo por sus "halcones", quienes tiraron incluso "ponchallantas" en el camino de acceso.

Algunas unidades oficiales quedaron atoradas. La mayor parte, sin embargo, siguieron adelante. El jefe de seguridad de "El Marro" abrió fuego contra los elementos estatales y federales, pero rápidamente fue sometido.

Cuando lo detuvieron lucía agitado, "con los ojos desorbitados".

—¿Quién me traicionó? —preguntó.

Con él cayeron los cinco miembros de su círculo de seguridad. En el segundo domicilio cateado fue aprehendida su cuñada, Angélica "N", presunta operadora financiera del cártel.

Cuando nadie lo esperaba, en las caballerizas de la finca, bajo un montículo de comida para animal, las autoridades hallaron una puerta. Detrás de ésta se encontraba maniatada, y en condiciones lastimosas, la mujer que el grupo de "El Marro" había secuestrado tres semanas atrás en Apaseo. Aquel secuestro fue su última fechoría.

Termina así una etapa negra en Guanajuato: la década del "Marro".

Lamentablemente, queda un infierno por venir: la disgregación del Cártel de Santa Rosa en pequeñas y feroces células, o bien, la absorción de su estructura por un nuevo grupo dominante: el Cártel Jalisco Nueva Generación, que dirige Nemesio Oseguera, "El Mencho", y que lleva años peleando por el control de los ductos.

Para evitar que el fuego se avive, debe llegar un nuevo golpe, esta vez del lado del "Mencho". Pero sobre todo es preciso que se desnuden las redes de corrupción que desde Pemex y el sindicato hicieron posible a José Antonio Yépez, "El Marro".

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?