Un gobierno fósil

La Gran Bretaña celebra 37 días y 20 horas sin usar energía proveniente de plantas alimentadas por carbón. 

Avatar del

Por: Enrique Gómez Orozco

La Gran Bretaña celebra 37 días y 20 horas sin usar energía proveniente de plantas alimentadas por carbón. Según informa el diario The Guardian, el logro hará que pronto se elimine por completo el uso del carbón, fuente de calentamiento global.

En el corto plazo el combustible será sustituido por gas natural que es menos contaminante. En el futuro la energía solar y eólica iluminarán y darán vida a toda Europa. Según el New York Times, Estados Unidos está en camino de producir más electricidad de fuentes renovables que del carbón,

una transformación impulsada por la pandemia del coronavirus, con profundas implicaciones para la lucha en contra del cambio climático”.

Alrededor del mundo los combustibles fósiles pierden terreno ante el cambio que trae la tecnología de producción eólica y solar. Es fácil de comprender si consideramos los costos y beneficios de las energías renovables. Los inmensos molinos de viento que critica López Obrador en la Rumorosa de Baja California, producen a un costo marginal de cero pesos por kilowatt. Lo dice Gabriel Quadri, experto ambientalista: una vez colocado el generador con sus aspas más grandes que las de un Boeing 747, no hay que agregar mayor gasto de operación.

Las celdas fotoeléctricas bajan tanto de precio que el costo de producir un kilowatt se redujo hasta un 85% en pocos años. Pasó de alrededor de 4 pesos a unos 30 centavos. Según Elon Musk, el genio de Tesla, a Estados Unidos le bastaría un área de 10 mil millas cuadradas de paneles solares para producir toda la energía que utiliza. Parece mucho, pero apenas es una fracción de su territorio.

Si hay un país con las condiciones perfectas para producir energías limpias es México. Olvidemos la “riqueza” petrolera. La latitud del país y sus zonas con largos periodos de insolación; las montañas y los riscos con ventoleras permanentes, permiten que en el futuro prescindamos de combustibles fósiles. Por eso las compañías extranjeras que fueron invitadas a invertir aquí, acudieron con gusto y mucho dinero a instalar sus hélices y paneles solares.

La reversa que dio el viernes el Gobierno al cancelar el arranque y producción de energía barata de las empresas multinacionales, produce contaminación tóxica para la inversión privada, la salud pública y hasta la esperanza de vida de la población. Regresar al pasado con ideas y combustibles fósiles va contra la razón, el medio ambiente y el verdadero bienestar.

Lo que tratan de hacer es sacar de la competencia a los productivos, a los eficientes, para darle oxígeno a dos moribundos: Pemex y la CFE. Pero darles vida significa sangrar la economía de los consumidores, retroceder en el tiempo y envenenar a las regiones donde se usaría de nuevo el combustóleo.

La medida, ilegal, irracional y totalmente fósil, apunta a un conflicto con Canadá y Europa, con inversionistas nacionales y extranjeros. El daño puede ser tan grande como la cancelación del aeropuerto en Texcoco y tan dañino como el desmantelamiento del Seguro Popular.

La medida pondrá a México en conflicto con los acuerdos climáticos de París y traerá mal karma entre multitud de organizaciones ambientalistas. Esto no durará. El futuro no puede evitarse.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?