'Al final todo se sabe'

Estimado lector, la siguiente columna es autoría de un "ghostwriter", pero valido cada uno de sus argumentos. Sin embargo, el colofón, al final del texto, ha sido escrito por mí, échele un ojo.

Avatar del

Por: Luis Cárdenas

Estimado lector, la siguiente columna es autoría de un "ghostwriter", pero valido cada uno de sus argumentos. Sin embargo, el colofón, al final del texto, ha sido escrito por mí, échele un ojo.

Mientras en México crecen las defunciones por COVID-19, la crisis económica muerde los bolsillos de la población, la violencia arde en los cuerpos sin vida en manos de la delincuencia, todo esto es una tragedia sin límites en el silencio de los rostros de la población. Así el presidente Andrés Manuel López Obrador inauguró, con pompa y delirio, tan sólo una pista del Aeropuerto Felipe Ángeles.

Con los honores dignos del porfiriato, la soledad de la pista mostró un escenario patético, triste. Muy parecido al criticado Porfirio Díaz cuando inauguró el Ángel de la Independencia: monumento jocoso que recuerda a la Columna de la Victoria en Berlín; sólo que la inauguración mexicana estaba rodeada de pobreza, hambre y desigualdad. Los periódicos afines al régimen porfirista se mofaban de la gente que dormía en las calles en el centenario de la independencia.

López Obrador se burla del país: sin usar cubrebocas, menospreciando medidas de seguridad, hablando para sus amigos, trasnochados priístas con verborrea de izquierda, en las conferencias mañaneras. Está más claro que el agua: pega con la mano izquierda, pero cobra con la derecha. No por gritar más fuerte se tiene la razón, decía Mirabeau. El presidente de la ficticia cuarta transformación satura con su demagogia cada vez que tiene la palabra.

Andrés Manuel quiere cubrir con cartón pintado de dorado, los daños de la pandemia. El modelo centinela que tanto alabaron sus funcionarios, mostraron la irresponsabilidad y el poco trabajo para enfrentar los posibles escenarios de la pandemia. Suspender apoyos y la gran parte de la obra pública dejó la economía varada y a la espera del semáforo verde. El costo que pagará la población es insoportable: desempleo, insalubridad, violencia. Hay que recordar que entre más se extienda la cuarentena, la situación tocará límites insospechados. ¿Se soltará el tigre, señor Presidente?

Neoliberalismo es neoporfirismo, dijo el de Macuspana. Entonces las preguntas para nuestro Presidente historiador son múltiples: un aeropuerto construido en un terreno militar, edificado por militares y administrado por los mismos ¿cómo se llamó la obra? Aquí hay más búsqueda por una ideología que busca legitimación para sostener a su partido en vistas a las elecciones. Se entiende, porque López Obrador finalmente es un político y, jugando con una frase de Mirabeau, decimos que los políticos tienen tres métodos para vivir: mendigar, robar o realizar algo.

De colofón

Hoy es presidente de un partido político muy, realmente muy, importante en México. Hace unos años, en 2015, no votó, siendo Senador, en la ratificación de Medina Mora para la SCJN.

Había algo más importante: una convención de NXIVM en Albany. Prioridades, son prioridades.

@LuisCasrdenasMX

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?