Vacunas, teorías de conspiración e irresponsabilidad

La creencia en teorías de conspiración, generalmente, es la más evidente muestra de ausencia de toda lógica y rigor intelectual.

Avatar del

Por: Vicente Aboites

La creencia en teorías de conspiración, generalmente, es la más evidente muestra de ausencia de toda lógica y rigor intelectual. Quienes afirman que la vacuna del COVID ya existía pero que no se había distribuido con objeto dar tiempo a incrementar el número de contagios y así enriquecer a las compañías farmacéuticas, o quienes afirman que las vacunas contienen un chip con el que será posible controlar a la población del mundo, muestran no solo su tremenda ignorancia sino carencia de toda coherencia lógica en su razonamiento. 

Cuando alguien no permite que le midan la temperatura corporal con un sensor manual de infrarrojo con el pretexto de que “le van a matar sus neuronas”, podemos con candidez responder, “no se preocupe, sus neuronas ya están muertas”. Igualmente se requiere de mucha imaginación y optimismo suponer que a alguien le interesaría meterle un chip a semejante idiota para saber lo que piensa ¡no piensa nada!

No vacunarse en un acto de irresponsabilidad e ignorancia.  Recordemos que en el mundo se han eliminado o disminuido considerablemente numerosas enfermedades gracias al uso de vacunas.  Algunos ejemplos importantes son los siguientes:

*Vacuna BCG contra la tuberculosis. La tuberculosis es una infección que, en la mayoría de los casos, ataca a los pulmones, pero en los niños afecta a otros órganos, como el cerebro. Un caso grave podría acarrear serias complicaciones o causar la muerte.

*Vacuna Hep B contra la hepatitis B. El virus de la hepatitis B es una peligrosa infección del hígado que, en niños, puede tardar años en revelar sus síntomas. En edades más avanzadas puede manifestarse en forma de cirrosis y cáncer de hígado.

*Vacuna Poliomielitis contra el poliovirus. La poliomielitis es un virus que paraliza a 1 de cada 200 personas que lo contraen. De esos casos, entre el 5% y el 10% mueren por la parálisis de los músculos respiratorios. Una vez que aparece la parálisis, no hay cura para la poliomielitis: sólo un tratamiento para aliviar los síntomas.

*Vacuna DTP contra la difteria. La difteria infecta la garganta y las amígdalas y, como consecuencia, a los niños que la padecen les cuesta respirar y tragar. Los casos graves pueden ocasionar daños en el corazón, los riñones y/o los nervios.

*Vacuna DTP contra el tétanos. El tétanos provoca contracciones musculares muy dolorosas. Puede causar rigidez en el cuello y la mandíbula de los niños (trismo), impidiéndoles abrir la boca, tragar (o amamantar) o respirar.  Incluso con tratamiento, el tétanos suele ser mortal.

*Vacuna DTP contra Tos ferina. La tos ferina provoca toses que pueden durar semanas. En algunos casos, puede dificultar la respiración y causar neumonía o incluso la muerte.

*Vacuna Hib contra Haemophilus influenzae de tipo B (Hib). Hib es una bacteria que causa neumonía, meningitis y otras infecciones graves casi exclusivamente en niños menores de cinco años.

*Vacuna Neumocócica contra las enfermedades neumocócicas. Las enfermedades neumocócicas abarcan desde enfermedades graves, como la meningitis y la neumonía, hasta otras más leves como sinusitis o infecciones de oído. Las enfermedades neumocócicas son una causa común de enfermedades y muertes en todo el mundo, especialmente entre niños menores de dos años.

*Vacuna Rotavirus contra los Rotavirus. Los rotavirus pueden ocasionar vómitos y diarreas graves que pueden provocar deshidratación, desequilibrio de electrolitos y shock en niños. Si el tratamiento no se comienza de inmediato la persona que lo padece puede morir.

*Vacuna MMR contra el Sarampión. El sarampión es una enfermedad muy contagiosa. Algunos de sus síntomas son fiebre, congestión nasal, manchas blancas en el fondo de la boca y sarpullidos. Los casos más graves pueden causar ceguera, edema cerebral y la muerte.

*Vacuna MMR contra Paperas. Las paperas pueden causar dolor de cabeza, malestar general, fiebre e inflamación de las glándulas salivales. Algunas de sus posibles complicaciones son meningitis, inflamación en los testículos y sordera.

*Vacuna MMR contra Rubeola. La infección de la rubeola en niños y adultos suele ser leve, pero en mujeres embarazadas puede provocar aborto, muerte del feto, muerte del bebé o defectos congénitos.

*Vacuna VPH contra el virus del papiloma humano (VPH). El VPH no suele presentar síntomas, pero algunas variedades pueden causar cáncer de cuello uterino (el cuarto cáncer más común en mujeres). La causa de casi todos los casos de cáncer de cuello uterino (el 99%) es el VPH. El VPH también puede provocar la aparición de verrugas genitales tanto en hombres como en mujeres, así como cáncer en otras partes del cuerpo.

Algunas de estas enfermedades a lo largo de la historia causaron millones de muertos Por ejemplo, tan sólo la viruela causó durante la conquista española de América más de cincuenta millones de muertes. Estas catástrofes ya no ocurren gracias a las vacunas. Es absurdo, ignorante e irresponsable negarse a usarlas.

Como anécdota final añado que siendo estudiante conocí a un joven que padecía de poliomielitis, creció y terminó su carrera siendo un profesionista reconocido, pero en la intimidad de la amistad juvenil en sus conversaciones, nunca dejó de mentarle la madre a sus padres por el descuido de no haberlo vacunado contra esta enfermedad.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?