Opinión

Y el Óscar a la mejor canción original es para…

Avatar del

Por: Luis Lailson

El pasado domingo 24 de febrero se llevó a cabo con éxito la entrega número 91 de los premios de la Academia a lo mejor de la cinematografía, sin duda una noche histórica para el cine mexicano; pero esta columna es sobre música, así que hoy la dedicaremos a una de las categorías más atractivas de este prestigiado galardón, me refiero al Óscar a la mejor canción original.
Es importante aclarar que el premio se le otorga a los compositores; los intérpretes de las canciones no ganan el premio a menos que hayan contribuido en la musicalización, escritura o ambas.
Esta categoría fue introducida a partir de la séptima edición en 1934 y la primera canción en obtener el premio fue The Continental para la película The Gay Divorcee (La Alegre Divorciada). Originalmente, la única regla para ser nominada era que la canción estuviera presente en una película estrenada en el año en cuestión, sin embargo, después de que en 1941 The Last Time I Saw Paris, de la película Lady Be Good, se llevara la famosa estatuilla, la polémica se desató, ya que se trataba de una canción que había sido estrenada previamente con gran éxito comercial y muchos aseguraron que esto pudo favorecer su nominación y premiación.
Desde entonces, los criterios de elegibilidad son mucho más estrictos, quedando estipulado que para poder ser nominada, la canción debió ser compuesta expresa y exclusivamente para la película y no haber sido estrenada con anterioridad salvo en algún disco de banda sonora de la propia película. Todas aquellas canciones que incluyan samples o material de canciones anteriores no serán candidatas a nominación, por esto Gangsta's Paradise de Coolio para el film de 1995 Mentes Peligrosas quedó fuera, ya que utiliza como base la canción Pastime Paradise de Stevie Wonder. Lo mismo aplica para covers e incluso las canciones de musicales teatrales adaptados al cine, esto obliga a que las versiones cinematográficas deban incluir canciones inéditas si es que quieren ser contempladas para esta categoría. Si te preguntabas por qué ninguna canción de Bohemian Rhapsody estuvo nominada en esta edición, ya sabes la razón.
Al respecto, quiero resaltar el caso del tema Come What May, utilizada en el musical de Baz Luhrmann, Moulin Rouge; siendo la única canción original del film, no fue contemplada por la Academia ya que, aunque el tema no había sido utilizado, fue compuesto pensando en un proyecto previo del mismo director, William Shakespeare's Romeo + Juliet.
Como si no fuera lo suficientemente rigurosa, la Academia añadió más reglas. La canción debe ser interpretada en pantalla o de fondo, y tanto letra como melodía deben ser claramente audibles, inteligibles y sustantivas, ya sea dentro de la película o como no más de la primera referencia musical en los créditos finales.
La primera película en conseguir varias nominaciones en esta categoría fue Fame (1980), con dos canciones nominadas, y solo cuatro películas han logrado conseguir hasta tres nominaciones: La bella y la bestia (1991), El rey león (1994), Dreamgirls (2006) y Enchanted (2007). Esto provocó que a partir de 2008 una película tampoco pueda tener más de dos canciones nominadas en una misma edición.
Hasta la fecha, el mayor multipremiado por la Academia por mejor canción original ha sido el estadounidense Sammy Cahn, con 23 nominaciones y 4 canciones ganadoras, Three Coins in the Fountain (1954) de la película del mismo nombre, All the Way (1957) para The Joker is Wild, ambas interpretadas por Frank Sinatra; High Hopes (1959), también interpretada por Frank Sinatra y Eddie Hodges en la película A Hole in the Head, y Call Me Irresponsible (1963), interpretada por Jackie Gleason en la película Papa's Delicate Condition.
La más reciente galardonada es la conocida cantante Lady Gaga, por su extraordinario trabajo para A Star is Born, película que además coprotagoniza, específicamente con el tema Shallow, interpretado a dueto con el actor Bradley Cooper, venciendo a canciones como All the Stars de Kendrick Lamar para Black Panther, aunque esta se llevara el Óscar a mejor banda sonora, y The Place Where Lost Things Go, para Mary Poppins Returns, producida por Disney, cadena que hasta hace algunos años parecía prácticamente monopolizar esta categoría.
A raíz de este premio, así como por su perseverancia y versatilidad, se ha llegado a mencionar que Lady Gaga bien podría llegar a ser la sucesora de Madonna, dejando atrás a muchas otras candidatas como Britney Spears, Katy Perry y Taylor Swift. Otros afirman que la trayectoria de Gaga aún está lejos de siquiera compararse con la de la Reina del Pop. Como sea, lo que hay que reconocerle es su innegable talento y la consistencia de su trabajo. ¿Qué opinas? Hazme llegar tu opinión a través de mis redes. Hasta la próxima.

REDES:
Facebook: /MelomanoRadio
Twitter: @MELOMANO_radio
Instragram: melomano.media

Comentarios