Se quema Julián la mano y la boca

Espectáculos
|

De las quemaduras que sufrió, Julián Garza señala que se ha ido recuperando, aunque reconoce que sí se asustó.

Aunque hace tiempo Juli

Julián Garza sufrió quemaduras en la boca y en la mano derecha al encender un cigarro cerca del tanque de oxígeno que utiliza para respirar bien, luego de una neumonía que mermó su salud.
De las quemaduras que sufrió, señala que se ha ido recuperando, aunque reconoce que sí se asustó.
"Me explotó el cigarro en la boca por vicioso", contó ayer entre risas, "lo prendí cerca de las mangueras del oxígeno que uso para sobrellevar mi problema de neumonía, en eso tronaron las mangueras, mi hija me ayudó a apagar la lumbre.
"El del cigarro es un vicio muy arraigado que no lo puede uno dejar, para dejarlo necesita ser uno avicultor... tener muchas gallinas", agregó en broma.
Y es que aunque por días los achaques afecten su salud, no así su estado de ánimo porque a "El Viejo Paulino", como también llaman al creador de éxitos como "Pistoleros Famosos", "Las Tres Tumbas", "La Venganza de María" y "Se Está Cayendo el Jacal", no se le quita lo bromista.
"Ando un poco malancón (enfermo), pero ya la estoy librando. Hay ratos que ando en silla de ruedas y ratos que camino solo", expresó.
"Pero hay que llevar la vida con buen humor y animado, como digo, ya estoy bien gracias a Dios, ya la libré... y espero mantenerme así, como mezquite... como roble".
Aunque hace tiempo está retirado de los escenarios por estar enfermo, su nombre no se ha olvidado, el público recuerda con cariño a Garza y por ello este miércoles será homenajeado en el Museo de Historia Mexicana por sus 40 años de trayectoria en la música.
"Sí extraño cantar, pero llega el momento que se resigna uno a retirarse, llega el momento en el que hay que dejar la cancha a los que vienen, que son muchos, todos los días surgen grupos nuevos de mucha calidad", aseguró el cantante, quien en fecha reciente editó el libro "Anécdotas y Puntadas de El Viejo Paulino".
No deja los vicios
Garza afirmó que ni las quemaduras ni la enfermedad respiratoria que lo afectado han podido apartarlo de sus dos vicios: el cigarro y las "maquinitas".
Y aunque la mano derecha la tiene vendada por la quemadura que sufrió, El Viejo Paulino dijo que ahora con la izquierda sostiene el cigarro.
"Sí me afecta", aclaró el cantante, "pero no lo puedo dejar ¿cómo le hago? me echo una cajetilla diaria... aunque según los médicos no me afecta".
Además, dijo que sólo si está enfermo y no se puede levantar de la cama, es por lo único que deja de acudir a un casino a jugar.
Incluso, ayer, después de dar una entrevista para los organizadores de su homenaje, Garza se fue a jugar acompañado de una de sus hijas.
"Todos los días voy en la mañana (al casino) es parte de mi rutina, voy a matar el tiempo", añadió el artista, quien dedica entre tres y cuatro horas a la jugada.

ASÍ LO DIJO
"Me explotó el cigarro en la boca por vicioso".
Julián Garza, cantante