Asesinato de soldado detona actos antimusulmanes

Mundo
|

La Policía, políticos y activistas en Gran Bretaña han advertido de un aumento en la opinión pública negativa sobre los musulmanes tras el asesinato d

La Policía, políticos y activistas en Gran Bretaña han advertido de un aumento en la opinión pública negativa sobre los musulmanes tras el asesinato de un soldado fuera de servicio en una calle de Londres, un aparente acto de extremismo islámico que ha horrorizado al país.
La Policía Metropolitana, que investiga el asesinato de Lee Rigby, un soldado de 25 años que fue arrollado por sus atacantes, que luego lo mataron con armas blancas, arrestó a tres hombres más el sábado como parte de la pesquisa. Las autoridades usaron pistolas paralizantes para dominar a dos de los tres hombres, de 24 y 29 años, informó la Policía.
Los arrestos más recientes ocurrieron a raíz de que unos 1.500 miembros de un grupo extremista de derecha llamado la Liga Inglesa de Defensa, marcharon en la ciudad norteña de Newcastle, gritando el nombre de Rigby.
En Portsmouth, ciudad del sur de Inglaterra, la Policía arrestó a dos hombres por agresión con motivos raciales mientras cientos de manifestantes se reunían cerca de una mezquita y decenas de personas fueron detenidas por supuestos delitos raciales en otras partes.
Los dos hombres sospechosos de matar al soldado, Michael Adebolajo, de 28 años, y Michael Adebowale, de 22, permanecían ingresados en dos hospitales de Londres bajo fuerte custodia armada, después de que agentes de Policía les dispararon en el lugar de los hechos. La Policía no ha identificado oficialmente a los sospechosos porque no han sido encausados, pero funcionarios británicos, que hablaron a condición de no ser identificados porque no estaban autorizados a discutir la investigación, han confirmado los nombres a The Associated Press.
El asesinato del miércoles en Woolwich, en el sureste de Londres, horrorizó a la nación en parte porque las escenas fueron grabadas por testigos con sus teléfonos móviles, y un video dado a conocer por los medios británicos mostró a uno de los sospechosos, con las manos ensangrentadas, haciendo declaraciones políticas y advirtiendo de más violencia mientras el soldado yacía en el suelo.
El asesinato de Rigby —y el aparente vínculo de Adebolajo con el extremismo islámico— ha provocado reacciones contrarias a los musulmanes en todo el país. La Policía dijo que arrestó a tres personas bajo sospecha de enviar tuits racistas antes de la marcha de la Liga Inglesa de Defensa y detuvo a otras 24 personas antes y durante las protestas bajo sospecha de ebriedad en público, vandalismo y distribución de literatura racista. Uno grupo de manifestantes llevaba un letrero que decía "Club de Caza de Talibanes".