SALUD

Científicos de la Universidad Yale consiguieron restaurar órganos de cerdos muertos

Los científicos utilizaron una tecnología llamada ‘OrganEx' que trata a los animales una hora después de que fallecen.
jueves, 4 de agosto de 2022 · 19:39

Ciudad de México.- Científicos de la Universidad Yale consiguieron restaurar la circulación de la sangre y otras funciones celulares en órganos de cerdos muertos.

Su investigación, publicada en la revista científica "Nature", detalla que utilizaron una tecnología llamada OrganEx para comenzar a tratar a los animales una hora después de su fallecimiento.

Tras seis horas de tratamiento, los investigadores detectaron que algunas funciones celulares clave estaban activas en varias partes de los cerdos, como su corazón, hígado y riñones.

Ciertas funciones de órganos también habían sido restauradas, pues hallaron evidencia de actividad eléctrica en el corazón, que mantuvo su capacidad de contraerse.

Además, pudieron restaurar la circulación de sangre en el cuerpo de los cerdos, afirmó Nenad Sestan, profesor de Neurociencias en la Escuela de Medicina de Yale.

Cuando el corazón deja de latir, usualmente los órganos empiezan a hincharse, situación que colapsa los vasos sanguíneos. Así se bloquea la circulación. Sin embargo, con OrganEx fue posible restaurar la circulación y los órganos tratados con dicha tecnología parecían funcionales a nivel celular y de tejidos, ahondó Sestan.

"Bajo el microscopio, era difícil decir la diferencia entre un órgano sano y uno que había sido tratado con la tecnología OrganEx después de la muerte", comentó Zvonimir Vrselja, investigador de Neurociencias en la Escuela de Medicina de Yale.

Los científicos se sorprendieron al observar movimientos musculares involuntarios en las áreas de cabeza y cuello al evaluar a los animales tratados. A decir de Sestan, son un indicador de la preservación de ciertas funciones motoras.

En 2019, otro estudio dio a conocer que un proyecto liderado por Yale logró restaurar la circulación y algunas funciones celulares en el cerebro de cerdos muertos con una tecnología nombrada BrainEx. Esa investigación motivó la creación de OrganEx.

En el estudio de este año, los investigadores encontraron que cierta actividad celular fue restaurada en partes del cerebro gracias a OrganEx. Al no detectar actividad eléctrica, consideraron que no hubo indicadores de consciencia dura el experimento.

 A decir de los científicos, sus hallazgos podrían ayudar a extender la salud de los órganos humanos durante cirugías y a ampliar la disponibilidad de órganos de donantes. Asimismo, serviría para tratar órganos o tejidos dañados por isquemia durante ataques o paros cardiacos.

¿Cómo funciona?

 OrganEx consiste en el uso de un dispositivo de perfusión (introducción lenta de fluidos) para introducir un fluido experimental con compuestos capaces de promover la salud celular y suprimir la inflación en todo el cuerpo del cerdo.

El aparto es similar a una máquina de circulación extracorpórea, que asume funciones del corazón al bombear y oxigenar sangre mientras dicho órgano permanece inmóvil durante una cirugía de corazón abierto.

David Andrijevic, especialista en Neurociencias de la Escuela de Medicina de Yale, explicó que no todas las células mueren de inmediato. OrganEx, precisa, permite realizar un proceso que interviene, detiene y restaura ciertas funciones celulares.

Ven riesgos éticos

 A los cerdos utilizados en la investigación se les indujo un paro cardíaco mientras estaban anestesiados. En un comunicado, Yale reconoció que este procedimiento requiere una revisión ética rigurosa de otros científicos y especialistas en bioética.

En cuanto a los experimentos para este estudio, la universidad ubicada en Estados Unidos aseguró que fueron aprobados por su Comité Institucional de Cuidado y Uso Animal. Añadió que fueron guiados por un comité externo de asesoramiento y ética.

En una nota publicada en el apartado de noticias de "Nature", científicos expresaron estar atónitos ante los órganos "parcialmente revividos" en animales muertos.

Arthur Caplan, experto en Bioética de la Universidad de Nueva York, dijo que este estudio enfatiza que la muerte no es un momento, sino un proceso, lo que podría hacer más difícil establecer una única forma de declarar fallecida a una persona.

La definición legal de muerte se adaptará conforme la medicina avance, según Caplan.

Con información de Nature

 

 

PM

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: 

Científica hidalguense busca competir en Escocia, pero solicita apoyo para acercarse a la meta

 

Científicos determinan que Amber Heard es la famosa con el rostro más perfecto