Soy Fiera
Soy Fiera

Revelan nuevos detalles de la final del Invierno 97 entre León y Cruz Azul

Algunos de los protagonistas de aquella final como Carlos Hermosillo o Carlos Turrubiates recordaron algunos detalles que habían pasado desapercibidos.

Avatar del

Por: Redacción

Aún hoy surgen nuevos detalles de la final entre el Club León y el Cruz Azul de 1997. FOTO: Mexsport

Aún hoy surgen nuevos detalles de la final entre el Club León y el Cruz Azul de 1997. FOTO: Mexsport

León.- La final de la Liga MX del Invierno 1997 entre el Club León y el Cruz Azul sigue siendo una de los recuerdos más tristes de la afición esmeralda.

Y es que a pesar de que han pasado ya más de 20 años de ese momento, la imagen de Ángel David Comizzo propinándole la patada en la cara a Carlos Hermosillo todavía le duele a los seguidores esmeraldas, que tuvieron que soportar el hecho de ver al Cruz Azul coronarse en su campo.

Pero ahora, luego de todo este tiempo, un par de los protagonistas de esa tarde recordaron algunos detalles que habían pasado desapercibidos, y que ahora han salido a la luz gracias a un reportaje de Mediotiempo.com.

Carlos Hermosillo es atendido luego del golpe propinado por Ángel Comizzo. FOTO: Mexsport

Hermosillo jugó con un chaleco antibalas

El centro delantero de la Máquina, Carlos Hermosillo, llegó lesionado de las costillas al duelo definitorio ante el León en el Nou Camp, por lo que Luis Fernando Tena le dijo que jugaría "solo si es estrictamente necesario".

Pues con el duelo empatado a unos al minuto 106, en el segundo tiempo extra, Tena decidió que era el momento, y mandó a la cancha a Hermosillo, que portaba un chaleco antibalas debajo de la playera para proteger sus costillas.

Al final, con apenas diez minutos en la cancha, Hermosillo logró sacar de sus casillas al arquero esmeralda, Ángel David Comizzo, quien lo pateó en el área y condenó al Club León a perder esa final.

Comizzo recibió la 'Ley del Hielo'

Sobre el error de Comizzo, uno de sus compañeros, el central Carlos Turrubiates, recuerda que no hubo recriminaciones, regaños ni corajes, sino que el vestuario verdiblanco se quedó en completo silencio.

El mayor castigo que le puedes hacer a un jugador es el silencio. La verdad no hubo ningún comentario. En todo ese torneo Ángel fue la figura del equipo, nos llevó a esa Final, nos salvó muchos partidos que pudimos haber perdido con atajadas espectaculares", dijo en entrevista para el mismo medio.

"Yo creo que con el simple hecho de no dirigirle ninguna palabra estaba más que claro que era un dolor que había en el equipo. Ya después con el tiempo nos enfriamos y pues ya de ahí se pasa a lo siguiente, el hecho de poder darle la palmada de ánimo", finalizó.

Carlos Turrubiates se barre para quitarle el balón a Julio César Yegros. FOTO: Mexsport

JRP 

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?