¿Lo mató el ‘narcofutbol’? La muerte de Andrés Escobar por hacer un autogol

Avatar del

Por: Gabriel Márquez

La muerte del futbolista colombiano Andrés Escobar marcó al deporte y hoy siguen las teorías.

Andrés Escobar fue asesinado poco después de marcar un autogol en el Mundial.

Andrés Escobar fue asesinado poco después de marcar un autogol en el Mundial.

A 27 años de la muerte del defensor colombiano Andrés Escobar, la herida sigue abierta en el mundo futbolístico, pues la vida le fue arrebatada al “Inmortal #2” en un contexto social manchado por el auge del “narcofutbol”. 

Con una carrera en pleno despegue, Escobar vivía su sueño dentro del terreno de juego, donde se ganó el reconocimiento de aficionados que encontraron en el futbol, un refugio ante el narcotráfico que asolaba buena parte de Sudamérica.

¿Quién fue Andrés Escobar?

Andrés Escobar Salarriaga, también conocido en la orbe futbolística como “El caballero del futbol”, debutó a los 19 años, un 31 de agosto de 1986, defendiendo la camiseta del Atlético Nacional de Medellín. Sin tardar en responder, en 1989 era ya la figura del equipo verdolaga y uno de los máximos exponentes del futbol colombiano. 

¿Demasiados anuncios?

Disminuir publicidad

El zaguero se consolidó con la obtención de la Copa Libertadores en 1989, donde su equipo derrotó al Olimpia de Paraguay en una tanda larga de ocho penales y Escobar contribuyó con el título al meter su remate desde los once pasos. 

El despegue de Andrés Escobar en Selección 

“El caballero del futbol” fue parte del nacimiento de la “Generación dorada” del futbol en Colombia, integrada además por René Higuita, Freddy Rincón y Carlos Valderrama, entre otros. 

Aquella generación hizo una actuación plausible en el Mundial de Italia 1990, después de clasificar por medio de la repesca. Un empate de último minuto ante la Alemania Federal, los metió de lleno a los Octavos de Final donde se cruzaron a la Camerún figurada por Roger Milla, quienes los eliminaron por 2-1, pero dejando una satisfacción inmensa en los aficionados colombianos. 

Consolidación en el fútbol local

En el pleno despegue de su carrera, Andrés Escobar estaba cerca de la consolidación dentro del futbol colmbiano, teniendo como gran oportunidad las clasificatorias al Mundial de Estados Unidos 1994. 

Aquellas eliminatorias en 1993 fueron majestuosas para la generación dorada de la Selección Colombiana de Fútbol, la cual terminó como líder de su Grupo A con 10 unidades en las últimas eliminatorias disputadas con este formato, antes del “todos contra todos”. 

El resultado más recordado es la goleada a domicilio a la subcampeona del mundo, Argentina, con un 5-0 en el Estadio Monumental de River Plate. 

La "Generación Dorada" de Colombia en las clasificatorias de 1993.

El ‘narcofutbol’ colombiano

El contexto social tan violento en el que vivió Colombia en aquellos años, era violento y de terror. Las olas de violencia escalaron a puntos inimaginables al registrarse hasta 60 homicidios por día en el país. 

“Y uno está preocupado y uno está pensando en eso, entonces uno sabe que si va a salir a una cancha, es a dar lo mejor de uno, para que esa gente que por lo menos está durante 90 minutos, se aleje de eso”, declaró Andrés Escobar sobre la importancia del futbol en la Colombia de aquella época. 

El fútbol no estuvo exento de ello, pues la mafia de apostadores se infiltró en el balompié nacional, persistiendo esta problemática en el Mundial de Estados Unidos 1994, donde la esperanza sucumbió ante la tragedia. 

TE PUEDE INTERESAR: EL DÍA QUE EL CLUB LEÓN RECLAMÓ SU SUELDO EN EL RECLUSORIO NORTE.

De la ilusión mundialista al terror

Con todo este lamentable contexto social, la Selección de Colombia se fortaleció con jóvenes como Faustino Asprilla y Óscar Córdoba, quienes viajaron a Estados Unidos 1994 con la ilusión de miles.

Sin embargo, la historia de esperanza, pasó a ser una de auténtico terror. El equipo dirigido por Francisco Maturana inició con el pie izquierdo al caer 3-1 ante Rumania

Aunque la mente ya estaba puesta en Estados Unidos, su siguiente rival, las amenazas de los narcotraficantes colombianos comenzaron a llegar, con imposiciones de no alinear jugadores, según lo relata el periodista Víctor Rosas, del diario El Tiempo, quien cubrió el magno evento. 

“Después de la derrota ante Rumania, la mente estuvo en USA, pero una amenaza de muerte llega a Francisco Maturana”, narró Rosas en el podcast “Futbol a muerte”.

“Fue una amenaza de apostadores de Colombia donde exigían (al entrenador, Francisco Maturana) no pusiera a “Barrabás” Gómez por ser el culpable de las derrotas y si lo alineaba, ponía en peligro a las familias de todos los jugadores y cuerpo técnico”. 

Eso desestabilizó por completo al equipo, según recuerda el propio Gabriel “Barrabás” Gómez.

“Estábamos como acostumbrados a que nos amenazaran, pero bueno, (el entrenador) ya me dijo que no podía jugar, que iban a matar a jugadores y no hubo ni charla técnica, no hubo ni reunión, no hubo nada. Salimos a jugar así como a la deriva. Eso fue horrible”. 

El fatídico autogol Vs Estados Unidos

Con un ambiente lleno de incertidumbre, Colombia encaró el juego ante el anfitrión de manera muy desconcertante y, por si fuera poco, el infortunio llegó en los 34 minutos de partido, cuando Andrés Escobar incrustó el balón en su propio arco en un lamentable accidente del zaguero. 

Luego de la derrota 2-1 ante Estados Unidos, Andrés Escobar, por medio de una columna editorial que escribía en conjunto con Víctor Rosas, le envió unas palabras a la afición y lamentó lo ocurrido. 

“Una lástima, pero por favor, que los respetos se mantengan. Un abrazo fuerte para todos y para decirles que fue una oportunidad y una experiencia fenomenal rara, que jamás había sentido en mi vida. Hasta pronto. No hay que perder la fe porque la vida no termina aquí”. 

Advertencia del regreso a Colombia

Al despedirse del certamen con una victoria 2-0 sobre Suiza, a cada jugador que conformó la plantilla de Colombia se le advirtió del regreso complicado y Escobar fue uno de ellos, pero no hizo caso de la advertencia y regresó a su país casi de inmediato. 

La noche trágica de Andrés Escobar

El primero de julio de 1994, Andrés Escobar había regresado a Medellín y en un claro intento de olvidar lo sucedido, decidió salir de fiesta con su mejor amigo, el también futbolista, Juan Jairo Galeano

Fueron a una discoteca llamada “Pádova”. La intención era que Escobar fuera acompañado por su novia Pamela, pero ante un mal de salud de su pareja,sólo acudieron el defensor y su amigo. 

Todo parecía ser una fiesta normal hasta que empezaron los cánticos burlescos, cerca de la mesa donde estaban sentados los jugadores. 

TE PUNTERESAR: EL EX DE LEÓN SUSPENDIDO TODA LA VIDA POR 10 MIL DÓLARES.

“¡Andrés autogol, Andrés autogol!”, fueron las palabras que incomodaron a Escobar, quien, sin violentarse, pidió que dejaran de provocarlo, pero entrada la noche, regresaron las provocaciones. 

La noticia de su muerte en unos medios de comunicación indignados. 

El asesinato de Escobar

Con una frustración evidente, “El caballero del futbol” se marchó del lugar en su coche y perdió todo contacto con Juan Jairo Galeano, al tomar rumbos diferentes. 

En la calle, Escobar reconoció a quienes lo increparon reiteradamente en la discoteca y los siguió hasta un estacionamiento. Allí, les empezó a reclamar sin bajarse del auto. 

Según los hechos narrados por el fiscal Jesús Alveiro Yépez, en el podcast “Futbol a muerte”, este reclamo marcó el destino de Escobar:

“A Escobar le mencionan en un reiterado forcejeo verbal: ‘No sabes con quién te estás metiendo’. Es allí entonces cuando después, el conductor de una camioneta se arrima, desenfunda un revólver, lo pone en la frente de Andrés y acciona el arma y son seis disparos directos al cráneo”. 

La indignación de un país

La violencia alcanzó el futbol aquel 2 de julio de 1994 y con un país que exigió esclarecer el crimen lo más pronto posible, se detuvieron a los responsables en prácticamente 24 horas. 

Los mensajes de resignación tras la muerte de "El caballero del fútbol"

Los supuestos culpables intelectuales fueron los hermanos Gallón Henao, quienes se entregaron y sólo se les imputó el delito de “encubrimiento de delito”. Fue tan baja la condena que ni siquiera pisaron la cárcel. 

El responsable de accionar el arma de fuego, Humberto Muñoz Castro, se entregó a la policía para ser condenado a 45 años de cárcel; sin embargo, en 2005 quedó en libertad tras una reducción de condena y así cumplió solo 11 de los 45 años. 

Recién salido de prisión, el periodista colombiano Gonzalo Medina le preguntó a Humberto Muñoz Castro cuál era la reflexión sobre el asesinato: “Yo no sabía quién era”

SIGUE LEYENDO: OMAR BRAVO Y JONNY MAGALLÓN JUGARÁN TORNEO LLANERO DE LOS SOLES. 

Recuerdo vivo 

Felipe Escobar, sobrino de Andrés, presenció todos los hechos más cerca que nadie. Años después del asesinato, declaró que el futbol es un deporte y nada más y que nadie podía morir a causa de ello. 

“Tristemente estamos en un país sin memoria. Ojalá haya servido un poco en bajar esa violencia. Esto es un deporte, que obviamente es la pasión de todos por el fútbol, pero aquí no tiene que morir nadie por esto, nadie, ni un hincha, ni un jugador”. 

¿Por qué mataron a Andrés Escobar? 

En todos estos años, la causa de la muerte del zaguero sigue sin esclarecerse del todo, pues aunque se detuvo a quien disparó, no se sabe por qué lo hizo.

Algunos señalan que el asesinato fue producto de la mafia apostadora colombiana, por ese autogol de Escobar en Estados Unidos 1994; otros resaltan que la misma cultura del país cafetero en esos tiempos tan violentos y el gol en propia puerta fue simplemente el detonante.

Lo cierto es que la muerte de Escobar marcó al futbol mundial y aún hoy es muestra de los extremos del fanatismo y los peligros de que el crimen organizado conviva tan cerca con la pasión deportiva.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?

Te podría interesar