El niño afgano de la camiseta de plástico de Messi teme a los talibanes

Por: Jorge Valenzuela

Lo que al principio comenzó como una linda historia se convirtió en una pesadilla para Murtaza y su familia

El niño afgano de la camiseta de plástico de Messi teme a los talibanes

El niño afgano de la camiseta de plástico de Messi teme a los talibanes

De una gran historia a una triste realidad, Murtaza Ahmadi, el niño que se hizo viral por una playera de bolsa con el nombre de Lionel Messi ahora teme por su vida

Murtaza saltó a la fama en 2016 cuando unas fotografías de él utilizando una camisa hecha de una bolsa representando la selección de Argentina y con el nombre y número de Lionel Messi

Ahora 5 años después con la vida de este pequeño se ha tornado difícil ya que el niño ha sufrió amenazas, tuvo que huir de su aldea, vivió con miedo al secuestro y al robo y finalmente debió exiliarse en Kabul, la capital de Afganistán, donde pasó un tiempo recluido y alejado de sus parientes para evitar que alguien lo reconociera.

Su padre, su hermano mayor y su madre, aseguran que el episodio les cambió la vida para mal, y que desearían que esa camiseta de plástico jamás hubiera aparecido en sus vidas.

Tras la viralización de la imagen, está llegó hasta Messi quien primero le envió regalos a Murtaza y, un tiempo más tarde, en diciembre de 2016 conoció personalmente en Qatar, donde el 10 de la selección argentina había llegado a disputar un partido

La vida de la familia de Murtaza se tornó difícil , la gente pensaba que Messi enviaba cajas llenas de dinero y ahí fue donde comenzó la pesadilla

"Cuando vi las dos cajas pensé inmediatamente que una tendría juguetes para Murtaza y la otra, dólares. Pero no. Solo una pelota de fútbol y una camiseta de la selección Argentina", sentenció Arif papá de Murtaza

Vecinos pensaban que Messi había enviado grandes cantidades de dinero a la familia Ahmadi, todo el pueblo de Jaghori se había convencido de que a la casa de Murtaza había llegado un dineral.

"La gente que pasaba por el pueblo preguntaba cómo vivíamos, si Messi nos había mandado mucho dinero. Y empezó a haber gente merodeando la casa por la noche. Fue muy molesto".

Cuando la situación se hizo insostenible, la familia vendió el auto y otras pertenencias y decidió emigrar a Pakistán. 

Pidieron que se los otorgara la situación de refugiados, ya que, además del acoso de su propio pueblo, el niño y sus familiares habían recibido una carta de amenaza de un grupo de talibanes, que también le exigían a la familia una tajada de ese supuesto dinero que les había enviado Messi.

Al regresar la familia a su pueblo, otra vez comenzó la pesadilla, ya que la creencia de que habían vuelto llenos de dinero gracias a Messi volvió a apoderarse de los habitantes de Jaghori.

Empezaron a aparecer entonces amenazas de secuestro hacia el niño, que tuvo que irse a vivir por un tiempo a Kabul, a 300 kilómetros de su hogar.

Murtaza abandonó entonces el colegio, los amigos y su familia para vivir en el de un tío en la capital afgana. Allá jugaba con sus primos, pero se cuidaba de no salir a la calle, ya que en todo el país su figura era conocida y la leyenda del dinero de Messi se había hecho carne en la población.

Para colmo de males, en ese tiempo en Kabul comenzó a haber una serie de atentados con bombas que hicieron que el niño se recluyera aún un poco más de lo que ya estaba. "Había muchas explosiones por todas partes", recordó el niño.

Ahora con la llegada de nueva cuenta de los Talibanes y controlando la ciudad, Murtaza teme más por su vida y continúa esperando que su ídolo pueda ayudarlo


 

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?

Te podría interesar