‘Es un milagro que esté vivo’: Yuri Contreras narra su accidente en el Makalu

Por: Luis Gerardo Lugo

Junto a Laura González, escaló a 8,463 metros, pero el descenso casi le cuesta la vida

Laura González y Yuri Contreras escalaron el Makalu.

Laura González y Yuri Contreras escalaron el Makalu.

El verdadero éxito de toda expedición al Himalaya es llegar a casa después de tocar el cielo.

El alpinismo le dio a Yuri Contreras la oportunidad de sumar un éxito más en la cima y esta vez también una cumbre de vida. Una piedra abrió su cabeza al caer en el descenso horas después de llegar a lo más alto del Makalu.

Al lado de Laura González del Castillo, ambos alpinistas lo habían hecho otra vez: bandera de México, bandera del Club León, fotos de la familia y su corazón de guerreros firmes a 8 mil 463 metros de altura.

¿Demasiados anuncios?

Disminuir publicidad
Laura González y Yuri Contreras en la cima.

La caída en el Makalu

El gozo se convirtió en una escena de película cuando se rompió la cuerda de la que Yuri se sostenía, cayó y rodó entre piedras hasta detenerse mediante el impacto con Laura, acto que ella misma propició para salvarlo.

Yuri sufrió una herida que las mismas redes sociales alertaron sobre lo impactante que podría ser verla. “Así como se ve en las fotografías de aparatosa, así estaba, fue una herida impresionante en la cabeza”, relata Laura desde Katmandú, donde esperan unos días más para regresar a León.

"Inclusive cuando los médicos lo vieron se asustaron porque literalmente tenía la cabeza partida en dos".

‘Soy muy afortunado’

Yuri Contreras se encuentra bajo supervisión médica para descartar alguna infección. Esto le da tiempo para reflexionar sobre lo ocurrido.

“He pensado que es un milagro que yo esté vivo, he pensado también en todas las circunstancias, del porqué se rompió la cuerda y he llegado a la conclusión de que soy muy afortunado de tener la oportunidad de estar vivo”, expresa Yuri.

Yuri, herido en el descenso.

Tres décadas en el alpinismo es un lapso amplio para contar un sinnúmero de percances. El ocurrido en el Makalu es el “top dos” para Yuri.

“Lo más dramático es que me hayan cortado los dedos en 1997 por falta de oxígeno y que estuve a punto de morir por un edema cerebral”.

Tras el golpe en la cabeza, los doctores le han manifestado a Yuri que neurológicamente se encuentra bien. Él afirma que también su voluntad y con motivos para celebrar por haber llegar una vez más a una cima del Himalaya.

“Llegamos a la cumbre de una montaña más peligrosa que el Everest, más difícil que el Everest y menos visitada que el Everest”, recalca el alpinista.

"Este ascenso nos llevó meses de preparación, el accidente es una circunstancia que tenemos que afrontar".

De la angustia a la esperanza

Laura vivió días de incertidumbre al quedarse en la montaña y observar cómo a Yuri lo trasladaban en helicóptero al hospital más cercano. 

“Ver partir a Yuri en el helicóptero fue una angustia terrible después de una noche de terror, donde literalmente se estaba desangrado. Nunca nos hemos separado en la montaña, fue angustiante, pero nada qué ver con lo que estaba viviendo Yuri”, agrega Laura.

Se reunieron en el hospital en Katmandú.

Laura y Yuri se han declarado orgullosos alpinistas que representan a León. Juntos comenzaron a ascender en las montañas de México, luego en los Alpes suizos para después hacerlo en las grandes cumbres del Himalaya, incluyendo el Everest. Lo ocurrido en el Makalu los ha unido aún más.

“Nacer nuevamente después del dolor puede ser un milagro. Y ese es el milagro que hoy tenemos en nuestras manos Yuri y yo, una oportunidad más de vida”, escribió Laura en el Diario de Expedición al reencontrarse con Yuri en Katmandú.

El ascenso.

Ahora solo es cuestión de que el tiempo haga su trabajo para que cicatrice la herida, pues la tenacidad de Yuri está entera. “De que voy a seguir en la montaña, voy a seguir en la montaña”, dice convencido.

Twitter @geraslugo

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?

Te podría interesar