Superdeportivo

'Ha cambiado bastante', analizan expertos cómo era Matosas en León a ahora

Omar Oseguera, Luis Miguel Guerrero y Luis Gerardo Lugo respondieron a cinco preguntas, sobre cómo ha cambiado el técnico Gustavo Matosas, de cuando dirigió a León, a ahora. 

Avatar del

Por: Redacción

Algunos consideran que 'Matosas' se comió a 'Gustavo' y mostró un cambio muy notorio. Foto: MexSport.

Algunos consideran que 'Matosas' se comió a 'Gustavo' y mostró un cambio muy notorio. Foto: MexSport.

Omar Oseguera, Luis Miguel Guerrero y Luis Gerardo Lugo dan su postura de cómo ha cambiado Gustavo Matosas, de cuando fue técnico de León, a ahora, en la dirección técnica de Atlético de San Luis.

¿Cómo recuerdas al Gustavo Matosas que fue presentado con León?

Omar Oseguera (OO): Lo recuerdo serio, peinado de lado, sacos lejos de estar ajustados, bien rasurado y con un discurso enfocado siempre en la cancha y su sistema, sus formas, sus jugadores a los que puso siempre a la altura de los mejores del mundo. Era un Gustavo Matosas normal, hambriento y buena onda.

Luis Miguel Guerrero (LMG): Recuerdo bien el día de su presentación, y con todo respeto, parecía más un oficinista que un director técnico. Pero más alla de eso, daba la impresión de ser un tipo introvertido y analítico. De entrada, supo sacarle provecho al equipo que le armó la directiva de Grupo Pachuca.

Luis Gerardo Lugo (LGL): Recuerdo a un Matosas que si bien no era de la elite de entrenadores del futbol mexicano, sí generaba cierta seguridad de que sería un técnico diferente para el León, respecto a todos los que había tenido en al Liga de Ascenso. Generaba seguridad, certidumbre y sobre todo que tendríamos a un León con capacidad técnica para lograr algo que no se había logrado en nueve años de infierno en la Primera A.

¿Qué tanto ha cambiado ese Matosas al de ahora?

OO: Mucho ha cambiado. No sólo en el vestir, sino también en su actuar, en su discurso. Hoy es más concreto, no le gusta explicar tanto, si algo no le parece, es cortante en su respuesta, más mediático, con una postura de entrenador que ya llegó a la cima. Antes aceptada retos en el ascenso, hoy se da el lujo de no seguir en equipos como América o Atlas.

LMG: Con los triunfos y los títulos en el León vino un cambio radical, no solo en su apariencia personal, sino en su trato. Fue como el cuento del “Doctor Jekyll y Mister Hyde”: surgió un personaje extrovertido, incluso amenazante en ciertas situaciones, como aquella conferencia de prensa después de quedar campeón en el Azteca.

LGL: Ha cambiado bastante, el hecho de tan sólo la imagen personal que ahora maneja y contrasta con la que llegó, ya desde ahí habla de un Matosas sofisticado. Quizá en la parte deportiva no hemos visto mucho cambio en él, no en el esquema de juego o en la forma de ser como técnico, pero sí vemos a un Matosas que ha revolucionado su persona.

Muchos asegura que a Matosas se lo ha “comido” el personaje. ¿Son demasiado duros con el técnico?

OO: Comido no, lo que veo es que hay a quienes molesta lo soberbio que puede ser Matosas. Su discurso a mí no me sorprende, lo conozco bien y lo conozco en modo serio, tranquilo y más que enojado. Lo que creo es que el crédito se le acaba, deberá ganar algo ya para empatar sus palabras con su vitrina.

LMG: Tienen algo de razón. Personaje o no, el Matosas surgido después del bicampeonato fue una persona ensoberbecida, que pensó que tenía al fútbol mexicano a sus pies, pero al que no le resultaron las cosas tras abandonar al León.

LGL: No se está siendo duro con él, sino realista con las acciones que ha generado. Tan sólo el hecho de dar a una selección así como lo ha hecho, el no mantenerse con los equipos en un proceso largo habla de que hay algo en él que no encaja con el sentido común de la gente. No puede salir ahora con que no sabía cómo era la vivencia de una selección y dejar colgado así a todo un país.

¿A qué crees que se debe que Matosas fracasó en cada uno de los proyectos que eligió después de León?

OO: Creo que no le ha ido bien en otros equipos, porque no lo dejaron meter mano. En León tenía poder y se topó con jugadores con ganas de trascender como él, en el mismo canal, en camino a ser figuras. En otros equipos ya no pudo moldear jugadores.

LMG: A que ya no contaba con jugadores como los colombianos que ayudaron en el Ascenso, o con la cuarteta Peña-Montes-Britos-Boselli que hizo del ataque leonés algo espectacular. Tampoco tuvo a un defensa líder como Rafa Márquez. Independientemente de sus aptitudes como técnico, estos elementos tuvieron mucho que ver en sus éxitos.

LGL: Considero que a Matosas más bien si no le cuadran los resultados, es cuando comienza a fastidiarse o a hacerse a un lado. En su momento, León encontró a un técnico que embonó muy bien los con jugadores y se tenía un objetivo muy claro como era ascender y después la dinámica que tomaron él y el equipo dieron para un Bicampeonato, pero considero que ahora Matosas no ha encontrado el éxito y eso ha derivado en fastidio en él y eso no lo convence a seguir adelante. Veo que antes de que se llegue al ocaso estadístico en un equipo, decide abandonar la nave.

¿Es el Atlético de San Luis, el equipo ideal para Gustavo Matosas?

OO: No lo sé. No sé qué tanto poder le darán, si lo dejan traer a sus jugadores, puede ser, o si los que están le compran su idea y lo bancan, cuidado.

LMG: No. Matosas es un técnico al que no le gusta seguir reglas internas, ni que le impongan jugadores, y está llegando a un equipo con problemas de vestidor. Si no logra ganarse pronto a sus nuevos elementos, su estancia no será larga.

LGL: Pudiera ser que sí por el hecho de que San Luis su primer objetivo es no descender, no hay una presión por un aspecto resultadista como en América y otros equipos en los que definitivamente tenía esa presión de dar grandes resultados. En San Luis puede encontrar una buena oportunidad de generar un éxito con un plantel relativamente modesto, pero sí considero que San Luis es una de sus últimas oportunidades en el crédito que tiene como técnico. O tiene un gran desempeño o será muy difícil para él volver a estar en equipos de gran envergadura.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?