Superdeportivo

Los Ates de la Tota: Un Morelia inolvidable y lleno de garra

Carbajal armó un equipo humilde, pero que se ganó el cariño de la afición y aportó a la identidad de la franquicia

Avatar del

Por: Luis Gerardo Lugo

El Morelia de 1985. MexSport.

El Morelia de 1985. MexSport.

México.- Hace unos días me preguntaron a qué equipo consideraba que Antonio Carbajal quería más entre León, Curtidores y Morelia.

Respondí que a reserva que el Cinco Copas lo ratificara, ponía primero al Unión, luego al Morelia y enseguida a la Fiera.

Y no porque don Toño no quisiera al León, equipo con el que fue campeón como jugador y como técnico le dio copas y campeón de campeones, y créanme que se siente orgulloso de eso.

Pero lo que vivió con Unión y Morelia fue la misma historia de equipos cenicienta. 

Al Unión y Morelia los vio renacer y logró que en estadios chicos se batieran como grandes. Me consta porque mi querido 'Gato' Lugo, mi padre, fue pupilo y escudero de Carbajal en estos equipos.

Con mucha garra

Década de los 80, tenía 13 años cuando viajé por primera vez a Morelia para ver a los Ates. Cinco horas la travesía teniendo que pasar por todos los municipios habidos entre León y Morelia. 

Presenciar un partido en el Venustiano Carranza era muy parecido a hacerlo 10 años atrás en La Martinica. 

Anécdotas, muchas.

Como la vez que Nicandro Ortiz, dueño del equipo, le pidió a don Toño, antes de un duelo contra el León, hacerle doble marca a Cabinho, ¡pero un defensa en los hombros del otro! 

Esa vez, los Ates perdían  2-0 y vino la reacción muy al estilo de los equipos de La Tota, llena de garra. Morelia empató en el último minuto, el Venustiano se caía y don Toño corría eufórico por la pista que rodeaba la cancha. 

O como cuando Bonifacio amenazó a don Toño de expulsarlo si lo veía de un lado a otro, por lo que Carbajal sentó a los suplentes en el piso y anduvo como león enjaulado arriba de la banca echando carajos. 

Guerreros humildes

Morelia se abrió paso en la Primera con poca lana  porque sencillamente no había. 

Bien dice el 'Fantasma' Figueroa que tenían un camión modesto en el cual dormir era un milagro. 

El viaje en avión lo dejaban para las Liguillas y ya. 

La Tota llegó para salvar a los Ates del descenso y luego los calificó a la Liguilla de los Torneos Prode 85 y México 86. 

Después vinieron semifinales contra Cruz Azul y luego ante el América en aquella famosa tanda de penaltis, pasajes que irónicamente resultaron derrotas en las que Morelia ganó credibilidad y arraigo en la afición.

Al Morelia le admiraron por esos jugadores de lucha que se ganaron respeto. 

Román, Roon, Campos, Figueroa, Garay, Vera, Gómez, Díaz, Osorio, Bustos, Juárez, Heredia y varios apellidos más que cimentaron cuatro décadas de fútbol de Primera en Morelia. 

Así, el equipo ya no cupo en el Venustiano, crearon el Morelos y con el tiempo estos Ates se convirtieron en Monarcas, fueron campeones, equipo sensación en Libertadores y el sentimiento de toda la región michoacana. 

El negocio

Hoy ni siquiera cabe el romanticismo en un lugar donde el negocio lo ocupa todo. Hasta La Tota sabe esto y así con tristeza lo ha expresado. 

Ahora solo quedarán recuerdos, gratos y rebosantes de orgullo, pero solo recuerdos...

Dedicado a todos los que defendieron un amarillo cruzado por una franja roja. 

Twitter @geraslugo

En esta nota:
8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am

Y tú, ¿qué opinas?