EU: Acude por tos al hospital, vuelve a casa sin un brazo y piernas, le detectan sepsis

EU: Lo que pensó que sería una fuerte tos, Jayne Carpenter acudió al hospital, pero la internan al detectarle una septicemia, le amputan ambas piernas y un brazo.

Por: Laguna Noé Martin

EU: Jayne Carpenter nunca pensó que una tos le provocaría que le amputaran dos piernas y un brazo. Le detectan sepsis./FOTO:

EU: Jayne Carpenter nunca pensó que una tos le provocaría que le amputaran dos piernas y un brazo. Le detectan sepsis./FOTO:

EU: La historia de Jayne Carpenter robó cámaras en Estados Unidos, y es que su caso llamó la atención del sector salud, ya que entró al hospital por una fuerte tos, pero regresó a casa sin tres de sus extremidades, le detectaron sepsis.

De acuerdo a eluniversal.com.mx y al Grupo de Diarios América (GDA), fue hace cuatro años que la vida de Jayne Carpenter cambió totalmente volviéndose una pesadilla, ya que después de semanas de batallar con una tos decidió ir al doctor, pero ya no la dejaron salir del hospital.

Los doctores habían encontrado en su cuerpo una fuerte septicemia y por lo avanzado de la enfermedad tuvieron que amputarle tres extremidades de su cuerpo, ya que de no hacerlo su vida también corría peligro.

¿Demasiados anuncios?

Disminuir publicidad

Fue su esposo, Robert, quien dio a conocer los hechos  a los medios de Estados Unidos, ya que Jayne después de regresar a casa, semanas después falleció.

Su esposo recuerda que Jayne era una aventurera en los deportes, en su ritmo de vida, pero no pudo contra la enfermedad y el dejar pasar tanto tiempo la tos.

¿Cómo empezó la enfermedad de Jayne?

Robert comenta que todo comenzó en el 2016 en Estados Unidos, cuando Jayne decide ir al médico por una fuerte tos que no desaparecía. Ahí, en el hospital de inmediato le realizaron unos estudios y en un principio le detectaron que tenía neumonía, pero esto solo era el comienzo de lo que había detrás.

Sin poder salir del hospital y al no haber mejoría, a Jayne le detectan sepsis, es decir, la presencia de bacterias en la sangre, que a menudo ocurre con infecciones graves; esta respuesta grave a una infección puede empeorar de forma muy rápida y causar la muerte de los afectados.

Jayne entró en coma por dos meses y la situación se agravó debido a la sepsis, por lo que los doctores tuvieron que amputarle ambas piernas y un brazo para poder salvarle la vida.

Tras semanas de agonía, Jayne Carpenter pudo recuperarse y volver a casa, aunque ya nada fue igual, ya que a los pocos días, la mujer fue encontrada sin vida en su casa, así lo relató su esposo, quien al llegar vio el cuerpo en una de las habitaciones.

NLD

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?