Vivir+

Dejar el celular puede ayudarte a vivir más tiempo

Nuestra salud se ve afectada por los altos niveles de cortisol relacionada con el estrés que pueden provocar algunas aplicaciones y el teléfono.

Avatar del

Por: The New York Times

Dejar de usar tanto el celular puede ayudar a vivir más tiempo.

Dejar de usar tanto el celular puede ayudar a vivir más tiempo.

Nueva York, EU.- Si eres como muchas personas, es posible que hayas decidido que quieres pasar menos tiempo mirando tu teléfono.

Es una buena idea: un creciente cuerpo de evidencia sugiere que el tiempo que pasamos en nuestros teléfonos inteligentes está interfiriendo con nuestro sueño, autoestima, relaciones, memoria, capacidad de atención, creatividad, productividad y habilidades de resolución de problemas y toma de decisiones.

Pero hay otra razón para que reconsideremos nuestras relaciones con nuestros dispositivos. Al elevar crónicamente los niveles de cortisol, la principal hormona del estrés del cuerpo, nuestros teléfonos pueden amenazar nuestra salud y acortar nuestras vidas.

Hasta ahora, la mayoría de las discusiones sobre los efectos bioquímicos de los teléfonos se han centrado en la dopamina, un químico cerebral que nos ayuda a formar hábitos y adicciones. Al igual que las máquinas tragamonedas, los teléfonos inteligentes y las aplicaciones están diseñados explícitamente para desencadenar la liberación de dopamina, con el objetivo de hacer que nuestros dispositivos sean difíciles de sofocar.

Esta manipulación de nuestros sistemas de dopamina es la razón por la cual muchos expertos creen que estamos desarrollando adicciones de comportamiento a nuestros teléfonos. Pero los efectos de nuestros teléfonos en el cortisol son potencialmente aún más alarmantes.

El cortisol es nuestra principal hormona de lucha o huida. Su liberación provoca cambios fisiológicos, como los picos de presión arterial, frecuencia cardíaca y azúcar en la sangre, que nos ayudan a reaccionar y sobrevivir a amenazas físicas agudas.

Estos efectos pueden salvar vidas si realmente está en peligro físico, como, por ejemplo, un toro lo está cargando. Pero nuestros cuerpos también liberan cortisol en respuesta a los factores estresantes emocionales en los que un aumento de la frecuencia cardiaca no servirá de mucho, como revisar su teléfono para encontrar un correo electrónico enojado de su jefe.

4 horas al día

Si ocurrieran solo ocasionalmente, los picos de cortisol inducidos por teléfono podrían no importar. Pero el estadounidense promedio pasa cuatro horas al día mirando su teléfono inteligente y lo mantiene al alcance de la mano casi todo el tiempo, según una aplicación de seguimiento llamada Moment. El resultado, como señaló Google en un informe.

Los dispositivos móviles cargados con redes sociales, correo electrónico y aplicaciones de noticias crean un sentido constante de obligación, generando estrés personal no deseado.

David Greenfield, profesor de psiquiatría clínica de la Escuela de Medicina de la Universidad de Connecticut y fundador del Centro para Internet y adicción a la tecnología, explica las reacciones al estar cerca del celular.

Sus niveles de cortisol están elevados cuando su teléfono está a la vista o cerca, o cuando lo escucha o incluso cree que lo escucha. Es una respuesta al estrés, y se siente desagradable, y la respuesta natural del cuerpo es querer revisar el teléfono para que desaparezca el estrés.

El estadounidense promedio pasa cuatro horas al día viendo su celular.

Pero al hacerlo, podría tranquilizarte por un segundo, probablemente empeorará las cosas a largo plazo. Cada vez que revises tu teléfono, es probable que encuentres algo más estresante esperándote, lo que lleva a otro aumento en el cortisol y otro deseo de revisar tu teléfono para que desaparezca tu ansiedad. Este ciclo, cuando se refuerza continuamente, conduce a niveles elevados de cortisol crónicamente.

Y los niveles elevados de cortisol crónicamente se han relacionado con un mayor riesgo de problemas de salud graves, como depresión, obesidad, síndrome metabólico, diabetes tipo 2, problemas de fertilidad, presión arterial alta, ataque cardiaco, demencia y accidente cerebrovascular.

El doctor Robert Lustig, profesor emérito de endocrinología pediátrica de la Universidad de California en San Francisco, y autor de "El hackeo de la mente estadounidense", señala cómo complican las enfermedades.

Cada enfermedad crónica que conocemos se ve agravada por el estrés", . "Y nuestros teléfonos son absolutamente contribuyendo a esto.

Estrés de Smartphone

Además de sus posibles consecuencias para la salud a largo plazo, el estrés provocado por el teléfono inteligente nos afecta de manera más inmediata y potencialmente mortal.

Los niveles elevados de cortisol afectan la corteza prefrontal, un área del cerebro crítica para la toma de decisiones y el pensamiento racional.

El doctor Lustig explica la importancia de la corteza.

La corteza prefrontal es el grillo de Jiminy del cerebro. Nos impide hacer cosas estúpidas.

El deterioro de la corteza prefrontal disminuye el autocontrol. Cuando se combina con un poderoso deseo de calmar nuestra ansiedad, esto nos puede llevar a hacer cosas que pueden aliviar el estrés en el momento pero son potencialmente fatales, como enviar mensajes de texto mientras se conduce.

Además de mala para la salud, usar el celular al conducir es muy peligroso.

Los efectos del estrés se pueden amplificar aún más si nos preocupamos constantemente de que algo malo vaya a suceder, ya sea un ataque físico o un comentario exasperante en las redes sociales. (En el caso de los teléfonos, este estado de hipervigilancia a veces se manifiesta como "vibraciones fantasma", en las que las personas sienten que su teléfono vibra en su bolsillo cuando su teléfono ni siquiera está allí).

Bruce McEwen, jefe del Laboratorio de Neuroendocrinología de Harold y Margaret Milliken Hatch en la Universidad de Rockefeller, explica los cambios en el cerebro y las respuestas ante el estrés.

Todo lo que hacemos, todo lo que experimentamos, puede influir en nuestra fisiología y cambiar los circuitos en nuestro cerebro de maneras que nos hacen más o menos reactivos al estrés.

El Dr. McEwen también señala que nuestros niveles basales de cortisol van y vienen en un ciclo regular de 24 horas que se descarrila si dormimos menos de siete a ocho horas por noche, lo cual es muy fácil de hacer si tienes el hábito de revisar tu teléfono antes de acostarse. Esto, a su vez, deja a nuestros cuerpos menos resistentes al estrés y aumenta nuestro riesgo de todas las condiciones de salud relacionadas con el estrés mencionadas anteriormente.

Ponga todo esto junto, y las horas que pasamos revisando compulsivamente nuestros teléfonos pueden sumar mucho más que una pérdida de tiempo.

Rompiendo el ciclo

La buena noticia es que si rompemos este ciclo impulsado por la ansiedad, podemos reducir nuestros niveles de cortisol, lo que a su vez puede mejorar nuestro juicio a corto plazo y disminuir nuestros riesgos de problemas de salud relacionados con el estrés a largo plazo.

Con el tiempo, dice el Dr. McEwen, incluso es posible volver a entrenar nuestros cerebros para que nuestras respuestas al estrés ya no estén en un disparador de cabello para comenzar.

Dejar el celular todo un día es una alternativa para lograr un balance.

Para hacer que su teléfono sea menos estresante, comience por desactivar todas las notificaciones, excepto las que realmente desea recibir.

Luego, presta atención a cómo te hacen sentir las aplicaciones individuales cuando las usas. ¿Cuál es el resultado de la ansiedad? ¿Qué te deja estresado? Oculta estas aplicaciones en una carpeta de tu pantalla de inicio. O, mejor aún, elimínelos por unos días y vea cómo se siente.

Los descansos regulares también pueden ser una forma efectiva de reequilibrar la química de su cuerpo y recuperar su sentido de control. Un "día de reposo digital" de 24 horas puede ser sorprendentemente relajante (una vez que la contracción inicial cede), pero incluso dejar su teléfono atrás cuando almuerza es un paso en la dirección correcta.

Además, trate de notar cómo se sienten los antojos de teléfono inducidos por la ansiedad en su cerebro y cuerpo, sin rendirse de inmediato, explica Jack Kornfield, un maestro budista en el Centro de Meditación Spirit Rock en California

Si practicas notar lo que está sucediendo dentro de ti, te darás cuenta de que puedes elegir cómo responder. No tenemos que estar a merced de algoritmos que promueven el miedo a perderse".

Desafortunadamente, no es fácil crear límites saludables con dispositivos que están diseñados deliberadamente para desalentarlos. Pero al reducir nuestros niveles de estrés, hacerlo no solo nos hará sentir mejor día a día. En realidad podría alargar nuestras vidas.

Tanto uso del teléfono genera estrés y afecta la salud en más aspectos.
En esta nota:
  • CELULAR
  • ADICCIÓN
  • ENFERMEDAD

Comentarios