Vivir+

Esta es la razón por la que te salió una bolita en la axila y así puedes quitarla

En algunas ocasiones puede que nos salga un granito en la axila, el cual puede ser molesto o doloroso, esta es la razón por la que te salió esta protuberancia. 

Avatar del

Por: Redacción

Esta es la razón por la que te sale un granito en la axila. (Imagen de ilustración).

Esta es la razón por la que te sale un granito en la axila. (Imagen de ilustración).

Ciudad de México.- Si te salió una pequeña bolita o protuberancia en la axila, quizá sea por alguna de estas razones.

Nuestro cuerpo, nos manda algunos signos para decirte que algo no está bien y la piel juega parte importante de ello para decírtelo, por ejemplo, barritos en la cara, puntos negros o incluso, granos en la axila, ¿a qué se debe esto último?.

Algo muy importante que debemos saber es que estos granitos, conocidos como forunculosis o quiste pueden salir debido a diferentes causas como lo son infecciones bacterianas o virales, lipomas (usualmente inofensivas, son crecimientos de tejido graso), un fibroadenoma (crecimiento de tejido fibroso no cancerígeno), hidradenitis supurativa, reacciones alérgicas, entre otros. 

Cabe mencionar que cuando aparece la protuberancia, se cierran los poros para la salida del sudor y aunque ésta mejore, es frecuente que se forme una bolita o quiste en la axila que puede resultar dolorosa al tocarla.

Razones por las que aparece un granito en la axila 

  • infecciones bacterianas o virales
  • lipomas (usualmente inofensivas, son crecimientos de tejido graso)
  • un fibroadenoma (crecimiento de tejido fibroso no cancerígeno)
  • hidradenitis supurativa
  • reacciones alérgicas
  • reacciones adversas a las vacunas
  • infecciones fúngicas
  • cáncer de mama
  • linfoma (cáncer del sistema linfático)
  • leucemia (cáncer de los glóbulos sanguíneos)
  • lupus eritematoso sintético (una enfermedad autoinmune que afecta tus articulaciones y órganos)

Aunque por otro lado, enfermedades frecuentes como la obesidad, diabetes y las alteraciones en el sistema inmunológico, pueden generar con más facilidad este tipo de infecciones, que en su mayoría, son más recurrentes en las mujeres.

Cómo saber con exactitud a qué se debe

El primer paso para diagnosticar una protuberancia axilar es un examen físico minucioso. Tu médico te hará preguntas sobre cualquier cambio en la protuberancia, al igual que cualquier dolor que tengas en la zona.

La palpación, o examinar con el tacto, se utiliza para determinar la consistencia y textura de la protuberancia. Este método se realiza exclusivamente con la mano cuando el médico examina suavemente los nódulos linfáticos y los tejidos aledaños.

En algunos casos, un examen físico puede apoyar la conclusión de que la protuberancia probablemente no es dañina. Por ejemplo, las protuberancias benignas, como lipomas, usualmente no necesitan tratamiento adicional. Sin embargo, si una protuberancia es molesta, un médico puede recomendar opciones de tratamiento para extirparla. 

Afortunadamente, la mayoría de los casos, las protuberancias axilares no requieren ningún tratamiento, simplemente observación. Si tu médico determina que este es el caso, puedes usar remedios caseros como compresas tibias y analgésicos de venta libre para aliviar cualquier molestia. 

Con información de Healthline.

FRG

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?