Vivir+

Jóvenes del IPN crean 'Guni', pulsera tecnológica enfocada a adultos mayores en México

Cinco estudiantes del IPN han decidido crear una pulsera electrónica dirigida a los adultos mayores en México, especialmente a aquellos que viven en el abandono.

Avatar del

Por: Redacción

La pulsera tendrá un costo aproximado de $2,000.

La pulsera tendrá un costo aproximado de $2,000.

Ciudad de México.- Las cifras del INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía) registraron en 2017 a más de 12 millones de personas de más de 60 años en México, estadísticas que conforme pasa el tiempo, aumenta, por lo que un grupo de jóvenes llevaron a cabo la elaboración de una pulsera enfocada a los adultos mayores.

La pulsera podrá ser adquirida en los próximos 3-4 meses.

De acuerdo con información al portal de notas UNOCERO, cinco alumnos de la Escuela Superior de Comercio y Administración (ESCA) del IPN emprendieron un proyecto llamado Guni, con el cual obtuvieron el Primer Lugar del Concurso de Emprendedurismo GetApp

Se cree que este proyecto podría cambiar el futuro de los adultos mayores en México, especialmente de aquellos adultos que viven en abandono.

¿Qué es el proyecto Guni?

Guni, cuyo significado en hebreo es “protector”, es un proyecto enfocado en apoyar a personas de la tercera edad que viven en el abandono y requieran atención médica, incluso, propone una solución para todos aquellos adultos mayores cuyos familiares no pueden estar al pendiente de ellos todo el tiempo, pero que no precisamente viven en el abandono.

Se basa en ayudar a que los adultos mayores reciban atención médica.

Para ello utilizarán una pulsera electrónica que mida el ritmo cardíaco, la presión arterial, el azúcar, la ubicación y el monitoreo del sueño, y además, enviará alertas a un celular con sistema operativo Android o IOS, todo ello para notificar al familiar o benefactor del adulto mayor.

Los estudiantes del IPN han utilizado el eslogan “Conectando corazones”, con el que no solo se hace referencia a lo tecnológico, sino que también encaja perfectamente con la idea del proyecto en el cual una persona puede “adoptar” a un adulto mayor en abandono para que reciba una pulsera electrónica.

Así mismo, en la pulsera se le instalará una tarjeta SIM con un botón de llamada de dos vías, para que los usuarios puedan comunicarse con un familiar o informen sobre una emergencia a los centros de salud más cercanos.

Esto significa que si la pulsera detecta alguna anomalía en la salud del adulto mayor, esta lanzará una notificación al teléfono de los usuarios para que llamen a su familiar y verifiquen si está todo bien, de lo contrario entonces puedan enviar una ambulancia a la ubicación exacta de su familiar.

¿Cuál será su costo y cuándo estará disponible?

La profesora Rosalía Méndez Reza, asesora del proyecto, se prevee que la pulsera esté disponible en el mercado dentro de 3 o 4 meses aproximadamente, ya que se está trabajando con la Secretaría de Inclusión y Bienestar para que pueda ser entregada a 525 adultos mayores en una primera fase.

Habrá también un programa social con el cual los usuarios podrán “adoptar” a un adulto mayor para que le sea entregada una pulsera electrónica, y a su vez también puedan pagar el plan mensual con el cual la SIM estará en funcionamiento. El precio del plan mensual se estima que ronde entre los 30 y 40 pesos.

Los usuarios que estén interesados en adquirir una pulsera podrán hacerlo aproximadamente por 2 mil pesos. De igual forma sabemos que Samsung es una de las empresas que está apoyando el proyecto mexicano, por lo que probablemente sea tecnología de la compañía la que esté incluida en las pulseras Guni.

Los jóvenes que crearon el proyecto.

El grupo de jóvenes creadores de este proyecto estuvo integrado por: Andrea Almanza Vázquez, Paola Andrade Hoyos, Ángel Francisco Flores Sánchez, Oma Itzel Jiménez Buenrostro y Silvia Zulema Sánchez García, alumnos del octavo semestre de la Licenciatura en Relaciones Comerciales, y además de Luna Hazel García Rendón de la carrera en Negocios Comerciales.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?