Vivir+

¿Qué les sucede a los perros al escuchar 'cuetes'?

La pirotecnia puede alterar y confundir a las mascotas, y puede resultar altamente perjudicial en perros nerviosos.

Avatar del

Por: Redacción

A muchos perros les afectan en demasía los fuegos artificiales. FOTO: Especial

A muchos perros les afectan en demasía los fuegos artificiales. FOTO: Especial

México.- Con la celebración del día de la Virgen de Guadalupe, este jueves 12 de diciembre comenzó oficialmente el periodo de fiestas en el país, y en estos días de festejos y reuniones, es muy común que la gente celebre con fuegos artificiales y pirotecnia.

Pero a pesar de lo divertido que estos artefactos puedan resultar, la realidad es que el fuerte ruido que hacen al explotar les afecta en demasía a los perros, que tienen un sentido del oído mucho más desarrollado que los humanos, y que sufren con cada detonación.

La pirotecnia provoca que las mascotas entren en estados de pánico, en los que presentan ansiedad, tiemblan, ladran, se esconden o se orinan. Esto se debe a que, al contrario de los humanos, que sabemos que se trata de una fiesta y que no hay nada de que preocuparse, los canes no entienden ese contexto, y los fuertes ruidos son para ellos una amenaza importante que los hace perder la calma.

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Bristol, cerca del 50 por ciento de los perros citadinos presenta estos síntomas cuando son expuestos a los fuegos artificiales, y no son pocos los casos de mascotas que se asustan y salen corriendo para perderse, o peor aún, ser atropellados.

De hecho, hace dos años se reportó desde Colombia el caso de un perro llamado Sultán que murió luego de lanzarse desde el onceavo piso de la torre de departamentos donde vivía, luego pasar un mal rato agobiado por la pirotecnia.

Inclusive,  se ha reportado que canes de razas más nerviosas, como los Chihuahua, pueden sufrir infartos espontáneos o daño cerebral al escuchar las detonaciones.

Es por eso que los expertos recomiendan cerrar puertas y ventanas para disminuir el ruido, encender aparatos electrónicos como la televisión o el estéreo a un volumen alto para mitigar las explosiones, y distraer a la mascota con juegos y otras actividades. Solo en el caso de que el perro sea muy propenso a los fuegos artificiales, se recomienda acudir al veterinario y solicitar calmantes para evitar cualquier situación inconveniente.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?