Vivir+

Radiación ultravioleta: un aliado contra los microorganismos

A finales del siglo XIX se descubrió que la luz del sol contenía radiación ultravioleta que poseía la capacidad de destruir bacterias. Y hoy, cientos de estudios de laboratorio han demostrado que también es capaz de destruir virus y hongos.

Avatar del

Por: Gil Arturo Pérez Herrera

La exposición a la radiación ultravioleta ya sea natural o artificial, puede ser benéfica, como en la terapia que utiliza UV, pero no debemos pasar por alto que exposiciones prolongadas y sin control pueden originar efectos nocivos en la salud. Foto: Especial.

La exposición a la radiación ultravioleta ya sea natural o artificial, puede ser benéfica, como en la terapia que utiliza UV, pero no debemos pasar por alto que exposiciones prolongadas y sin control pueden originar efectos nocivos en la salud. Foto: Especial.

La radiación ultravioleta (UV) fue descubierta por Johann Wilhelm Ritter (1776-1810) físico y fisiólogo alemán en 1801, más tarde a finales del siglo XIX, se descubrió que la luz del sol contenía este tipo de radiación y que poseía la capacidad de destruir bacterias. Años más tarde, Niels Ryberg Fiensen (1860-1904) utilizó un equipo que producía radiación UV, con el cual trató numerosas afecciones de tuberculosis cutánea.

En la industria alimentaria, se utiliza en la desinfección o eliminación de elementos patógenos, sus orígenes datan de 1878, donde se reportaron por primera vez los efectos germicidas de la energía radiante del Sol. El proceso de desinfección se realiza mediante el daño producido por la radiación UV a la cadena genética del microorganismo, de esta manera se desactiva el mecanismo de reproducción de los microorganismos (ver figura).

Cada microorganismo necesita diferentes niveles de radiación y tiempos de exposición UV para lograr eliminarse efectivamente.

Se ha demostrado que la radiación ultravioleta es capaz de destruir virus, bacterias y hongos en cientos de estudios de laboratorio, aún así, la sensibilidad de los microorganismos a la radiación UV varía, ya que algunos tienen mayor resistencia. No obstante, teniendo en claro el microorganismo que se desea inactivar, es posible establecer la dosis adecuada mediante pruebas clínicas que permiten verificar la efectividad de esta.

En la industria alimentaria, se utiliza en la desinfección o eliminación de elementos patógenos. Foto: Especial.

Por ejemplo, las bacterias necesitan una dosis menor de radiación UV para su neutralización en comparación con la mayoría de los hongos que exigen una mayor dosis de radiación.

Papel de la radiación UV en tiempos de Covid-19

En este momento de pandemia mundial, se han estado haciendo investigaciones sobre si la radiación UV puede ser utilizada contra el Covid-19. Algunos artículos mencionan: que puede ser una medida efectiva para descontaminar superficies contaminadas por el virus SARS-CoV-2.(1)

Aún no se ha probado específicamente la susceptibilidad del virus SARS-CoV-2 a los rayos ultravioleta, pero muchas otras pruebas en coronavirus relacionados, incluido el coronavirus del SARS, han concluido que son altamente susceptibles a la inactivación ultravioleta. Sin embargo, no es claro sobre la desactivación del Covid-19.

En el Laboratorio de Fotometría y Radiometría del Centro de Investigaciones en Óptica, A.C. (CIO) se realiza la caracterización y mediciones de radiación UV. En esta parte se está apoyando a las empresas que requieren de la caracterización de lámparas UV, para utilizarlas en la desactivación de cierto tipo de microorganismos, así como en los cuidados necesarios al trabajar con este tipo de radiación, por las condiciones de seguridad que se requieren al utilizar estos equipos.

Si bien la exposición a la radiación ultravioleta ya sea natural o artificial, puede ser benéfica, como en la terapia que utiliza UV, no debemos pasar por alto que exposiciones prolongadas y sin control pueden originar efectos nocivos en la salud como en el caso del eritema, la cual se manifiesta como una inflamación de la piel y resulta de un incremento en el volumen de sangre en la piel a nivel cutáneo y suele acompañarse de dolor y aumento de temperatura en la piel.

De cualquier forma, el uso de esta información, la implementación de estas técnicas no garantiza la desinfección total de los objetos y superficies tratadas, es responsabilidad del usuario validar la eficacia del proceso y su correcta implementación. 

1. Wladyslaw J Kowalski, Thomas J Walsh, Vidmantas Petraiti. 2020 COVID-19 Coronavirus Ultraviolet Susceptibility. Purplesun, marzo de 2020.

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?