UNAM crea cubrebocas antimicrobiano que inactiva el Covid-19. Estará de venta al público

Avatar del

Por: Esmeralda Mares

Equipo del Instituto de Investigaciones en Materiales(Gaceta UNAM)

Equipo del Instituto de Investigaciones en Materiales | Gaceta UNAM

Un equipo del Instituto de Investigaciones en Materiales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)  creó un cubrebocas antimicrobiano a base de nanocapas de plata y cobre, ambos metales biocidas capaces de inactivar el virus Sars-Cov-2.

¿De qué están hechos los cubrebocas?

Sandra Rodil, líder del proyecto, explicó que el material con el que elaboraron este cubrebocas ha resgistrado con el nombre de “SakCu”, pues “Sak” significa plata en maya y “Cu” es la sigla del elemento cobre.

El cubrebocas SakCu está conormado por  tres capas:  La externa y la interna son de algodón, mientras que la intermedia está formada por nanocapas de plata y cobre depositadas en polipropileno. La investigadora señaló que “se utilizaron esos metales por sus comprobadas propiedades antivirales, antibacteriales e incluso antifúngicas.”

Pruebas de funcionamiento

El equipo de la UNAM, en colaboración con el Hospital Juárez de México,realizó las pruebas pertinentes para demostrar que la nanocapa de plata y cobre inactiva al SARS-CoV-2.

“Se colocaron gotas con el virus tomadas de pacientes positivos a la Covid-19 sobre la película de plata-cobre depositada en polipropileno y se observó que, según la concentración viral, si era mucha, el virus desaparecía en más de 80 por ciento en unas ocho horas y si la carga viral era baja, en dos horas no se detectaba nada del ARN del virus. Al contacto con la nanocapa de plata-cobre, la membrana del SARS-CoV-2 se rompe y se daña su ARN.” Explicó la investigadora.

Por otra parte, su efectividad en filtrado de aerosoles también es alta pues “tienen una eficiencia de filtrado de 50 por ciento para las partículas más pequeñas, tipo aerosol, y entre 80 y 90 por ciento para las de 2.5 micras


 

El cubrebocas SakCu no es tóxico

Junto con el Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) el equipo de investigadores realizó pruebas para asegurarse de que el cubrebocas fuera seguro de usar, sobre todo porque estará en contacto directo con la piel, por lo que determinaron que

“se midió el efecto de la nanocapa de plata-cobre en la viabilidad de células abundantes en la piel (fibroblastos y queratinocitos), y la respuesta de estas células fue la misma observada en cubrebocas comerciales. No hubo ningún efecto o riesgo citotóxico”.

En la publicación universitaria se detalla que la capa de plata- cobre se adhiere muy bien al polipropileno para que no haya desprendimiento; se sometió el material “a un intenso flujo de aire por 24 horas y no hubo liberación de plata o cobre.”

Aseguraron que, en condiciones de humedad, tampoco existe riesgo ya que aun sumerigido en agua durante 24 horas, “la cantidad de plata y cobre liberada es mínima”, por lo que resulta seguro incluso para hacer actividades físicas que impliquen transpiración.

Equipo de investigación del cubrebocas SakCu
Equipo del Instituto de Investigaciones en Materiales UNAM | Foto: Cortesía Gaceta UNAM

 

Lavable y reutilizable

Los expertos, preocupados por el medioambiente, hicieron un producto lavable y reutilizable. Así lo explican:

“Se elaboró un cubrebocas de telas naturales y reusable buscando abatir el problema del desecho continuo de mascarillas [...] se puede lavar hasta 10 veces sin perder sus propiedades biocidas”. 

También son seguros de desechar. Aunque no se desechen de manera adecuada, como el cubrebocas SakCu inactiva el virus, no permanece contaminado a diferencia de los cubrebocas convencionales. Así que sería un riesgo menor para el personal que maneja residuos. 

Al alcance de la población

El equipo de  Investigaciones en Materiales está trabajando en otros usos de este material que combina ciencia y tecnología; se encuentran desarrollando  un cubrebocas de uso quirúrgico, sistemas de filtrado de aire para edificios e investigando qué otros virus es capaz de inactivar.

El cubrebocas SakCu estará próximamente a la venta para todo el público en Tienda UNAM. Actualmente, se pueden producir 200 cubrebocas al día, pero se espera que en futuro pueda incrementar para satisfacer la demanda.

Rodil, finalmente destacó que el desarrollo de este proyecto fue con el apoyo de la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación de la Ciudad de México.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?