Noticias

Barandela Big Band Orchestra hace vibrar el Juárez

En celebración al Día de las Madres, los músicos cautivaron al público con lo mejor de la música de los años 20’s, 30’s, 40’s y 50’s.

Por:

La Big Band cautiv

La Big Band cautiv

El viernes en la noche, el teatro Juárez se engalanó con la presencia de esta gran orquesta encabezada por su director, David Barandela. En celebración al Día de las Madres, los músicos cautivaron al público con lo mejor de la música de los años 20’s, 30’s, 40’s y 50’s.
El concierto lo abrió el baterista Isra Balcázar y en seguida hizo acto de aparición la Big Band, ante esto, el público los recibió con un cálido aplauso. Al final saludó David Barandela, que se integró en el piano, y posteriormente apareció la vocalista Mayeli Burguete.
La primera canción que sonó en el teatro fue “In the mood”, que de inmediato captó la atención del público. Después de unos minutos, aparecieron dos parejas de bailarines que mostraron sus mejores pasos, lo cual sorprendió a los espectadores por su inigualable forma de bailar.
Además de sorprender con su ritmo, los bailarines lucieron un vestuario de época y demostraron su facilidad para mover el cuerpo. Por su parte, la orquesta dejó al descubierto ritmos como el swing, blues, rockabilly, rock and roll, soul y el hot jazz, que impregnaron los sentidos de los presentes.
Mayeli Burguete emocionó y cautivó al público con su impresionante voz, con canciones como “Amorcito corazón” y “No controles”, canción del desaparecido grupo femenil Flans.
En su momento, David Barandela también cantó “Tú me gustas, muchachita”, pieza que dedicó a las madres presentes y a las bellas mujeres de Guanajuato. Entre canciones, David Barandela compartió anécdotas y se integró al ambiente de los espectadores.
Uno de los momentos más emotivos fue cuando Barandela tocó música de Chopin, Herman Hupfeld y Beethoven, pues reconoció que como músico, la música clásica está presente en todo momento.
Y aunque no estuvo presente su mamá, dijo que se sentía muy feliz al sentir el calor de las madres, y por presentarse en Guanajuato, tierra de su querido abuelo Pepe Castillo.
Por último, la Big Band tocó “Sing, sing, sing (with a swing)”, pieza de 1936, pero el público pedía “otra, otra” y la Big Band complació a su público con otra melodía. Cabe señalar que esta orquesta ha pisado los mejores escenarios y se considera a nivel mundial como una de las mejores.

En esta nota:
  • sociales