Noticias

Jorge Pantoja y su enorme pasión por el séptimo arte

Gracias a él, el cine de arte ha podido ser visto en la pantalla chica; en el Canal 11 del IPN logró construir la mejor programación cinematográfica d

Por:

En el 50 aniversario de Radio Universidad de Guanajuato recibi

En el 50 aniversario de Radio Universidad de Guanajuato recibi

Jorge Pantoja desde los 7 años ha sido constante inquilino de las salas cinematográficas, desde “gayola”, o desde “el corralito”, pero también ha sido invitado a los grandes festivales de Cannes, Venecia, los Nordic Screenings, pero según sus propias palabras: “Esto y aquello, para mí son lo mismo, siempre y cuando haya el gusto y el placer con que se nutre nuestra cinemanía”.
Jorge Pantoja Merino ha sido alimentado por el cine, desde esos años en que asistía a las grandes, espaciosas salas de los cines de Irapuato, donde recibió las primeras lecciones. Recuerda haber visto por primera vez un largometraje mudo, una recreación del lejano Oeste por Tom Mix; dice que este personaje le hizo sentir y pensar en el dolor propio y ajeno, en el enigma del universo, o parte de él.
Recuerda que en una escena, el vaquero se desliza sobre un tejado muy pronunciado, calculando la mirada entre un posible atacante y la altura a la que se encuentra su caballo, y se deja caer sobre el animal. “Yo, lo confieso, escondí la cabeza, Tom Mix, por su lado, ni tardo ni perezoso, arrancó y se perdió en el horizonte”.
“La certidumbre que por el descenso violento, Tom Mix se hubiera lastimado jamás me abandonó, ¿cómo le hizo este saltimbanqui para maniobrar sin sentir dolor?, hoy no he dejado de recrear la visión del niño azorado y me sigo preguntando si el mundo cinematográfico es realista o fantástico”.
Pantoja Merino piensa que el mundo es una ficción y la literatura y el cine lo exponen.
Pero, más que un ser humano alimentado por el cine, Jorge es un apasionado de la promoción, así lo ha demostrado, gracias a él, el cine de arte ha podido ser visto en la pantalla chica; por ejemplo, en el Canal 11 del IPN logró construir la mejor programación cinematográfica de cualquier televisora en México. Esto lo recuerda bien Ernesto Velázquez Briseño, quien fuera subdirector de Canal 22, lo dijo en un texto leído con motivo del 50 aniversario del Cine Club de la Universidad de Guanajuato: “Jorge logró que los grandes distribuidores suscribieran acuerdos con una pequeña televisora pública mexicana, éxito no logrado antes por nadie”.
En el mismo texto se afirma que años más tarde, Pantoja Merino al dirigir “una televisora estatal aún más pequeña, la de Guanajuato, su estado natal, logró de nueva cuenta y ante el asombro de quienes lo vimos, que las distribuidoras extranjeras de cine le entregaran espléndidos títulos en condiciones increíbles y que las televisoras culturales internacionales le otorgaran un sitio especial en su distribución, logrando también realizar una producción propia no solamente digna, sino en algunos casos, excepcional; esto que ha sido irrepetible en otra televisora estatal, fue interrumpido por la presión de la intolerancia”.
Pantoja Merino trajo para Radio Televisión de Guanajuato, ahora Canal 4, una programación que solamente ahí ha podido exhibirse, entre los títulos inolvidables, se encuentran: “La Rosa Púrpura de El Cairo”, de Woody Allen; “El Festín de Babette”, de Gabriel Axel; “La Lengua de las Mariposas”, de José Luis Cuerda; “Gringo Viejo”, de Luis Puenzo, con producción y actuación de Jane Fonda, también se recuerdan “El Gran Dictador”, y “Candilejas”, del gran genio del cine Charles Chaplin.
En su paso por la televisora estatal de Guanajuato, Pantoja Merino no claudicó ante las presiones de la intolerancia, enfrentó las severas limitaciones intelectuales de funcionarios y políticos que le pedían se moderara en sus ofertas de programación televisiva; enfrentó las críticas con la firme convicción de que siempre es posible la libertad, la crítica y la inteligencia en cualquier medio de comunicación.
Lamenta que ahora muchas de las cintas traídas por él hayan sido mutiladas en algunas escenas, como es el caso de “Una Eva y dos Adanes”, de Billy Wilder, con actuaciones de Marilyn Monroe, Jack Lemmon y Tony Curtis.
Este hombre alimentado por el cine, que se dedica a fundar cineclubes, que  consigue películas con toda la vocación del promotor cultural y la avidez del cinéfilo, que por fin logra ver la película de arte buscada con verdadero interés, está listo para que los guanajuatenses sigan disfrutando del placer cinematográfico; primero, con el Festival Internacional de Cine de Guanajuato, donde se presentarán trabajos de 102 países.
“Hay excelentes trabajos de Francia y Gran Bretaña, y de México, por ejemplo, del Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC); y aunque yo soy universitario, reconozco que el CUEC -Centro Universitario de Estudios Cinematográficos- de la UNAM, no ha logrado avanzar mucho”.
“Habrá motivos para emocionarse en el GIFF, ténganlo por seguro”.
En cuanto a la programación cinematográfica del Festival Internacional Cervantino, en esta ocasión se exhibirán 30 películas; 15 en el auditorio Euquerio Guerrero, y las otras, en las escalinatas de la UG.
“El Jardín del Mal”, la primera película filmada en la ciudad de Guanajuato, con la actuación de Gary Cooper, será exhibida en el FIC, de ella, dice Pantoja: “Los historiadores no conocen su existencia, pero fue filmada a principios de los años 50’s”.
Habrá un ciclo sobre la censura, con películas que “nunca se han visto en México”.
Jorge Pantoja Merino habló también del cineclubismo, de cómo estos recintos ayudan a recobrar la memoria histórica; del Tratado de Libre Comercio, que perjudicó al cine mexicano, del doblaje, de sus directores favoritos -“el cine es de directores, los actores y actrices, sólo son una parte”- y de las películas que no se cansa de ver una y otra vez -“Hiroshima, mi Amor”, de Alan Resnais, la ha visto “unas 300 veces”-.
La plática es inagotable porque inagotables son la generosidad y los conocimientos del entrevistado; sus palabras brotan como agua en una cascada, saltan, salpican, refrescan, cargan de energía a quienes lo escuchan. Así es Jorge Pantoja Merino.

En esta nota:
  • cine