Noticias

Estudiantes alegran a capitalinos

Los niños jugaron lotería y como una forma creativa de cuidar nuestro medio ambiente, recortaron y decoraron botellas de plástico, las cuales transfo

Por:

Alumnos de 4to semestre de Relaciones Industriales de la Universidad de Guanajuato.  Foto: Fabiola Manzano

Alumnos de 4to semestre de Relaciones Industriales de la Universidad de Guanajuato. Foto: Fabiola Manzano

Como proyecto final de semestre, alumnos de Relaciones Industriales de la División de Ciencias Económico Administrativas de la Universidad de Guanajuato presentaron el proyecto titulado Feria de la Felicidad, con la finalidad de hacer sonreír a los transeúntes que caminaban por la Plazuela de San Francisco.
Para este evento, los estudiantes prepararon varias actividades especialmente para los pequeños del hogar; para ello, instalaron dos inflables para su sana y recreativa diversión.
Los niños jugaron lotería y como una forma creativa de cuidar nuestro medio ambiente,  recortaron y decoraron botellas de plástico, las cuales transformaron en flores de colores con diamantina. En esta actividad las más animadas fueron las niñas que al ver el trabajo que realizaban las otras, se acercaron curiosas a ser parte de este taller.
Entre otros juegos, los niños lanzaron monedas a un tablero para ganar un juguete, algunas casillas tenían retos escritos como imitar el sonido de un animal o compartir con los demás el día más feliz de su vida. El deporte también fue parte de este evento, pues los niños más grades tomaron un balón para encestarlo a unos metros de distancia.
Además no faltó la música que alegró el lugar, se invitó al público a participar en juegos de baile, donde los mejores se ganaron unos zapatos de la marca Obi Shoes.
Los papás consintieron a sus pequeños en los inflables y el momento se prestó para tomar fotos con el celular y guardar ese momento de alegría.
Al final del evento, los estudiantes se mostraron muy felices por la nueva experiencia y los resultados, pues más que un proyecto escolar, engrandecieron su espíritu humanitario y de servicio, sin duda, una sonrisa hace la diferencia del día.

En esta nota:
  • Sociales