Opinión

Un modelo de desarrollo para Pachuca

EN OPINIÓN DE

Avatar del

Por: Andrés Chávez Pumarejo

Ante los desafíos que enfrenta Pachuca, es momento de perfilar una alternativa de desarrollo con visión de futuro para la capital de nuestro Estado; un modelo que tenga por motor al ciudadano y cuyo objetivo sea la búsqueda del bien común.  En este propósito, me gustaría explorar lo que han hecho dos estados de nuestro país.

Querétaro es un caso de éxito, que durante varios años ha elevado la calidad de vida de sus habitantes, convirtiéndose en un destino atractivo para la inversión.

Entre 1999 y 2019, en esta entidad se invirtieron más de 18 mil millones de dólares en proyectos que han aprovechado una estrategia de diversificación económica, donde sectores manufactureros como el aeroespacial, coexisten con un vigoroso sector comercial y de servicios.

Durante los últimos cinco años, la economía queretana ha crecido anualmente 4.9 por ciento en promedio, y el año pasado fue la tercera con mayor crecimiento a nivel nacional.

Esto le ha permitido desarrollar un robusto mercado laboral.  El año pasado Querétaro fue el tercer mayor generador de empleos del país y estuvo entre las entidades con mejores ingresos, con un salario promedio de 417 pesos, superior al promedio nacional de 372 pesos.

¿Cómo lo han logrado?  De acuerdo con el índice de competitividad estatal 2020 del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), además de igualdad salarial, Querétaro tiene altos niveles educativos, y capacidades institucionales para impulsar la innovación.

En este sentido, cabe destacar que Querétaro promueve la interacción digital entre ciudadanos y autoridades, usa la tecnología para mejorar los servicios gubernamentales, ofrece grandes facilidades para abrir empresas, y fue la primera entidad en instalar su sistema anticorrupción.

Querétaro avanza porque tiene un Gobierno que fomenta el crecimiento, lo que además de fortalecer la gobernabilidad y la participación social, permite compartir los beneficios del desarrollo.

Guanajuato, si bien enfrenta importantes desafíos, se ha mantenido como un referente de desarrollo industrial por más de 20 años, y es otro caso que vale la pena analizar.

La fuerza de la economía guanajuatense quedó reflejada en la última medición del Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE) del INEGI.  De acuerdo con este índice, Guanajuato fue una de las siete entidades que creció en el primer trimestre de este año.

Guanajuato, al igual que Querétaro, sigue una estrategia de diversificación con énfasis en la tecnificación, consolidándose como la sexta economía del país, la quinta en generación de empleo, la séptima en producción agroalimentaria y la sexta en exportaciones.  Además, es una potencia turística que el año pasado tuvo una derrama superior a los 74 mil millones de pesos.

Los guanajuatenses han buscado, sobre todo, impulsar el desarrollo industrial 4.0, que representa la adopción de la tecnología en todas las fases del proceso productivo y manufacturero.  Este planteamiento ha hecho de Guanajuato uno de los líderes tecnológicos del país, destacando en el sector automotriz, el aeronáutico, el textil, y el logístico, entre otros.

Gracias a sus ventajas competitivas, Guanajuato ha captado 40 proyectos de inversión por 1.7 mil millones de dólares desde que inició la actual administración estatal.

Un aspecto fundamental del desarrollo guanajuatense ha sido el manejo responsable y transparente de los recursos públicos.  De acuerdo con el IMCO, la deuda estatal equivale al 0.6% de su PIB, una de las menores proporciones a nivel nacional.  Esto permite que el presupuesto se invierta en proyectos sociales y económicos de impacto.

Hay que reconocer que, además, Guanajuato respalda a su sector productivo.  Para hacer frente al golpe que la pandemia propinó a empresas y trabajadores, invirtió 456 millones de pesos en apoyos a personas desempleadas, y en diversos créditos productivos, principalmente para PYMES.

Querétaro y Guanajuato son modelos de desarrollo que me gustan porque se delinearon en equipo: en ambos casos, sociedad y gobierno identificaron fortalezas y oportunidades, definieron objetivos, y trazaron un rumbo que ha permanecido más allá de coyunturas.  Por ejemplo, Querétaro mantuvo la estrategia, aunque cambió el partido en el gobierno.

En Pachuca, lo mismo que en Hidalgo, necesitamos determinar hacia donde queremos ir, y después hacer un plan que nos lleve a ese punto.

Desde que dejamos de ser productores mineros, a pesar de que tenemos grandes fortalezas, nos conformamos con ser una ciudad comercial.  Estoy convencido de que podemos ser mucho más que eso y hoy, ante una situación inédita, podemos ser audaces e imaginar un futuro de liderazgo para Pachuca. 

En mi siguiente columna delinearé, basándome en la experiencia de estos dos estados, pero sin copiar, un modelo de desarrollo para Pachuca.

ACLARACIÓN                                        
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?