Información privada

Su información médica (como los últimos resultados de sus exámenes de diabetes, de papanicolaou o de estudios de próstata, entre muchos otros), económica...

Avatar del

Por: Vicente Aboites

Su información médica (como los últimos resultados de sus exámenes de diabetes, de papanicolaou o de estudios de próstata, entre muchos otros), económica (la información que usted dio para la compra de un auto o de una casa, entre otros datos), bancaria (como la información de los lugares en que usted consume y paga con sus tarjetas de crédito o débito), social (como la información de los clubes sociales y deportivos a los que usted pertenece, entre otros), familiar (como la información de las escuelas a las que asisten sus hijos, entre otra), de gobierno (como los datos del pago de sus impuestos, o los proporcionados para obtener la credencial del IFE, o la que usted dio a una oficina de gobierno para abrir un negocio, o la reportada en un censo nacional, entre otra) se supone que es privada y confidencial. Lamentablemente este no es el caso. A pesar de que muchas instituciones se comprometen a “convertir en anónima” su información borrando su nombre y algunos otros datos importantes de identificación, el hecho es que esta información se encuentra en bases de datos de donde es fácilmente extraíble a pesar de que ya sea “anónima”.

Un grupo de investigadores del Imperial College de Londres y de la Universidad de Louvain en Bélgica han desarrollado un método para “desanonimizar” los datos parciales de alguna persona e identificarla con una precisión del noventa y nueve punto noventa y ocho por ciento (99.98%). La idea detrás del método se basa en que los datos anónimos de cualquier persona contienen muchos otros atributos o características precisas sobre el individuo en cuestión.

Trabajando con esos atributos es posible usando algoritmos computacionales y bases de datos públicas identificar a la persona con toda precisión. De hecho encontraron que se requieren al menos quince atributos para identificar con precisión a cualquier persona, estos atributos son datos simples como género, código postal de residencia, estado civil, etc.

Desde luego, si alguien usa redes sociales como Facebook y otras, facilita enormemente el trabajo de re-identificación.

De modo sorprendente los autores del artículo publicado en la prestigiada revista “Nature Communications” dieron a conocer públicamente el código completo de su algoritmo en línea. El Dr. Yves-Alexandre de Montjoye, especialista en temas computacionales del Imperial College de Londres y autor principal del artículo manifestó que; “esa fue una decisión difícil, pero finalmente es preferible para el avance de la ciencia y de la seguridad pública dar a conocer los resultados completos”.

Hasta hace poco tiempo mucha gente estaba feliz compartiendo datos e información personal en bases de datos públicas y redes sociales sin embargo ahora esto plantea un problema de privacidad de primera magnitud.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?