Opinión

Las naves espaciales Voyager

Originalmente el programa Voyager fue concebido como un programa científico espacial que emplea dos naves, Voyager 1 y Voyager 2 para el estudio de nuestro sistema solar.

Avatar del

Por: Vicente Aboites

Originalmente el programa Voyager fue concebido como un programa científico espacial que emplea dos naves, Voyager 1 y Voyager 2 para el estudio de nuestro sistema solar.

Fueron enviadas en 1977 para aprovechar el alineamiento esperado de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Actualmente las naves Voyager exploran la frontera de la heliósfera.

El pasado 5 de noviembre se reportó que la nave Voyager 2 oficialmente llegó al medio interestelar, que es la región en donde ya no hay influencia del Sistema Solar. Ahora Voyager 2 y Voyager 1 se encuentran en esa zona del espacio a la que Voyager 1 llegó desde el año 2012.

Los sensores de la nave que se encuentra a 22 mil millones de kilómetros del Sol, miden la densidad del plasma exterior y sufrieron una variación en un factor de veinte. Esto implica que el flujo de partículas atómicas de baja energía del Sol repentinamente disminuyó y fue reemplazado por un bombardeo de partículas más energéticas conocidas como rayos cósmicos. Estas señales mostraban que el Voyager 2 había abandonado la burbuja magnética solar que engloba a nuestro sistema solar, después de poco más de cuarenta años de viaje.

La más completa información que tenemos de nuestro sistema solar es la obtenida por las cámaras de estas naves y sus instrumentos científicos. Por ejemplo acercamientos que muestran la formación de nubes en Júpiter, el movimiento del viento y la formación de tormentas, así como actividad volcánica en la luna Io de Júpiter.

La estructura de los anillos de Saturno por primera vez se observa con espectacular precisión y en Urano, el Voyager 2 descubrió un importante campo magnético alrededor del planeta así como diez nuevas lunas. Su paso junto a Neptuno mostró tres anillos y seis lunas desconocidas, así como un campo magnético planetario y extraordinarias auroras. Aunque las naves Voyager 1 y 2 se encuentran fuera del sistema solar la distancia que hay entre ellas es aún mayor que la distancia del Sol hacia ellas. Esto es importante pues permite realizar observaciones de nuestro sistema solar desde puntos alejados uno de otro.

Las naves Voyager fueron construidas en el Laboratorio de Propulsión Jet en California por la NASA. Voyager 1 fue lanzada al espacio el 5 de septiembre de 1977 mientras que Voyager 2 fue lanzada el 20 de agosto de 1977.

Han operado satisfactoriamente más allá de todas las expectativas durante cuarenta y dos años y son los objetos construidos por el hombre más alejados de nuestro planeta Tierra.

Su sistema de comunicación opera usando una antena de alta ganancia tipo Cassegrain de 2.7 metros de diámetro y utilizando la “Red de Espacio Profundo” de la NASA que consta de tres antenas para garantizar comunicación, la Goldstone Deep Space en Barstow, California, la Madrid Deep Space, en España, y la Canberra Deep Space en Australia.  Confiamos que sigan su viaje imperturbado a través del espacio interestelar durante miles y millones de años, cuando posiblemente ya no haya seres humanos en la Tierra.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?