Opinión

#Pigmentocracia y mucho más discriminación

Andamos levemente rabiosos, parece, de pronto, que somos una sociedad encolerizada con muchas cosas, polarizada hasta el tuétano ante una realidad que, definitivamente, ni nos gusta ni nos convence ni nos conviene.

Avatar del

Por: Luis Cárdenas

Es un virus, no puede discriminar”.

Andamos levemente rabiosos, parece, de pronto, que somos una sociedad encolerizada con muchas cosas, polarizada hasta el tuétano ante una realidad que, definitivamente, ni nos gusta ni nos convence ni nos conviene.

La rabia se puede canalizar a una tragedia en un chasquido de dedos, por fortuna, aún no hemos llegado a tanto, pero también podría canalizarse, con trabajo y ganas, a la búsqueda racional que solucione los problemas que durante mucho tiempo optamos por ignorar hasta que nos estallaron en la cara.

Hace unos días, en un programa de televisión, el comentario de una panelista sobre la “pigmentocracia” levantó un gran debate en las redes sociales: en un curioso salto argumentativo, el debate sobre la conveniencia o no de la Fórmula 1 terminó en un posicionamiento sobre lo clasista y racista del evento en donde, consideraba la participante, había solo blancos, güeritos de ojo verde que se podían dar el lujo de gastar en lo privativo del costo de los boletos, cosa que, la gente morena, en su mayoría, no puede.

Supongo que hay muchos morenos que son millonarios y muchos blancos que son pobres, algunos morenos podrán pagar la F1 y otros blancos se quedarán con las ganas…

Por otro lado, sería ingenuo y ocioso catalogar un gusto, a la F1 o a lo que sea, por razas en relación directa al precio, a menos, claro, que pensemos en que solo los negros pobres pueden escuchar hip hop o que los conciertos de McCartney están vedados para quien no sea rico y blanco.

Sin caer en lo desafortunado o afortunado del comentario, los hechos trascienden la anécdota y los estereotipos: en México sí hay discriminación y sí, también hay racismo como parte de esa discriminación.

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Discriminación publicada por el Inegi el 51.3% de las mujeres y el 56.5% de los hombres declaró haber sido discriminado por su apariencia física, particularmente, su tono de piel.

Discriminan más en Puebla, Guerrero, Oaxaca, Colima Morelos o el Estado de México y menos en Nayarit, Zacatecas, Nuevo León, San Luis Potosí, Durango, Coahuila, Guanajuato y Chihuahua.

Sin embargo, de acuerdo a los mismos datos, también hay una seria discriminación por religión, por edad, por el lugar en donde se vive, por la clase social, por la orientación sexual y, lamentable por evidente, incluso por el sexo al que se pertenece.

Nadie puede negar el racismo en México que, lo veremos conforme se arrojan nuevos datos, es probable haya crecido por la problemática de inmigración que ha fortalecido un discurso de odio que parecía dormido en nuestra tierra.

Ni tampoco podemos negar que la discriminación sea algo tan maniqueo como los güeros gandallas contra todas las otras oprimidas razas.

Al final, se trata de construir entre todos… ¿o no?

De colofón

Bien por la iniciativa de Miguel Barbosa en Puebla para liberar a mujeres presas por abortar… Mal que tenga que ser por indulto y no por el camino de la justicia “tradicional”.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?