Opinión

Que ‘El Carrete’ diga lo que sabe sobre Ayotzinapa

“Yo les juro por la memoria de mi padre que no tengo nada que ver con los normalistas [desaparecidos]”, escribió Santiago Mazari, “El Carrete”, líder de Los Rojos

Avatar del

Por: Héctor de Mauleón

“Yo les juro por la memoria de mi padre que no tengo nada que ver con los normalistas [desaparecidos]”, escribió Santiago Mazari, “El Carrete”, líder de Los Rojos, en una serie de mantas abandonadas en seis municipios del estado de Morelos a principios de 2015.

Aunque Mazari no tenía aún la relevancia criminal que alcanzó más tarde, su nombre estaba apareciendo, una y otra vez, en el expediente del caso Ayotzinapa. Se le señalaba como responsable de haber comprado al director de la normal rural Isidro Burgos, y de enviar a “calentar” Iguala —una zona bajo el dominio delincuencial de Guerreros Unidos— al grupo de alumnos de primer ingreso que desapareció la noche del 26 de septiembre de 2014, hace casi cinco años.

Mazari advirtió, en las mantas abandonadas, que el gobierno de Enrique Peña Nieto iba a asesinarlo para hacer que la verdad no se supiera nunca, y culpó de los hechos a un empresario del espectáculo metido siempre en asuntos turbios: Federico Figueroa, hermano del cantante Joan Sebastian. Aseguró, además, que él podría aclarar, públicamente, todas las dudas.

El 31 de marzo de 2015, mediante un mensaje en cartulinas dejadas en el mismo punto en donde los autobuses en que viajaban los alumnos se separaron aquella noche, los padres de los 43 desaparecidos solicitaron la ayuda del líder criminal: “Ayúdenos a dar con el paradero de nuestros hijos porque este mal gobierno no ha sido serio con nosotros, al contrario, nos ha lastimado con sus mentiras”, escribieron.

En tiempos de la noche de Iguala, la procuraduría de Guerrero había identificado como líderes de Los Rojos a Leonor Nava Romero, “El Tigre” o “La Garra”, a Carmen Nava Romero, “La Doña” —esposa de un capo recién asesinado: Crisóforo Maldonado, “El Bocinas”— y a Omar Cuenca, “El Niño Popis”.

“El Carrete” era entonces un desconocido para las autoridades estatales. Funcionarios que formaron parte del Grupo de Coordinación Guerrero, afirman que su nombre no fue mencionado jamás en las reuniones anteriores al caso Iguala. El Gobierno federal lo tenía ubicado, en cambio, como líder único de Los Rojos en Morelos —en donde había sido jefe de plaza para “El Bocinas”.

¿Por qué su nombre se metió de pronto en el expediente? ¿Por qué lo mencionaron, jefes y sicarios de Guerreros Unidos? Según la versión de uno de ellos, fue uno de los alumnos quien lo mencionó, al ser interrogado en el basurero de Cocula.

En una minuciosa y profusa investigación que se dio a conocer a fines de 2018, la Comisión Nacional de Derechos Humanos, CNDH, determinó que ni la normal rural ni su comunidad pudieron sustraerse al entorno criminal que sacude Guerrero. Testimonios recabados revelaron que el tráfico de drogas dentro de la escuela era un asunto común, y lo manejaban dos grupos protegidos por el secretario general del Comité de Base Estudiantil de Ayotzinapa: el alumno David Flores Maldonado, apodado “La Parka”.

Al frente de uno de los grupos se hallaba un estudiante conocido como “El Morelos”.

Según la CNDH, los alumnos que auxiliaban al “Morelos” en la venta de cocaína y marihuana eran oriundos del estado que controlaba “El Carrete” (al otro grupo lo dirigía “La Jaiba”, estudiante originario de la Costa Chica).

La CNDH demostró que Bernardo Flores Alcaraz, “El Cochiloco” (alumno que llevó a los estudiantes de primer ingreso a Iguala), estaba relacionado con la siembra de enervantes. Comprobó que uno de los voceros más activos de la normal, el alumno Omar Vázquez Arellano, apodado “El Jackie Chan”, era hermano de un sicario de Los Rojos. Comprobó también que “La Parka” estuvo en Iguala antes de que se dieran los acontecimientos, y que ocultó este hecho a las autoridades.

Los indicios de una relación entre Los Rojos, “El Carrete” y la normal rural, aparecen en diversas ocasiones en el expediente del caso, y en la investigación llevada a cabo por la CNDH (la recomendación 15 VG/2018).

Hoy, “El Carrete” ha sido detenido. Y están por cumplirse cinco años de la desaparición de los 43 alumnos. Parece un momento adecuado para que Santiago Mazari diga lo que sabe sobre Ayotzinapa: que se conozca al fin su versión sobre todo lo que sucedió aquella noche.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?