Opinión

Zonas libres de productos no degradables

La destrucción y contaminación que los seres humanos estamos causando en nuestro planeta, es indescriptible.

Avatar del

Por: Vicente Aboites

La destrucción y contaminación que los seres humanos estamos causando en nuestro planeta, es indescriptible. No cabe duda que los humanos somos unos depredadores. Las montañas más altas del planeta en el Himalaya y las fosas más profundas del mar en el Océano Pacífico están contaminadas con plástico.

Algunas zonas de “la gran mancha de plástico” del Pacífico, que tiene un área superior al doble del estado de Texas y situada entre San Francisco y Hawái, contienen tres veces más plástico que plancton, que como sabemos es base de la cadena alimenticia. ¿Qué podemos hacer para enfrentar este problema? Las iniciativas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y de algunos países contribuyen a definir líneas de acción. Por ejemplo el pasado mes de mayo ciento ochenta países de la ONU acordaron hacer un esfuerzo para reducir la cantidad de plástico que llega a los océanos en donde afecta severamente el ecosistema. Asimismo, el Primer Ministro de Canadá Justin Trudeau acaba de anunciar la prohibición, que entrará en vigor en 2021, del uso de productos plásticos de uso único. Esta medida se une a la tomada por el Parlamento Europeo el año pasado también prohibiendo el uso de estos productos plásticos de uso único.

Sin embargo a nivel personal ¿Qué podemos hacer?  Mientras que el Congreso federal o los Congresos estatales de nuestro País adoptan medidas para atender este problema, todos podemos contribuir de modo individual tomando acciones en nuestros hogares e instituciones de trabajo para ayudar a resolver este problema. ¿Cómo? Primeramente evitando en el hogar y en el trabajo el uso de botellas desechables de agua y refrescos, evitando también el uso de cubiertos, popotes y platos de plástico, y enseñando a nuestros hijos, familiares, amigos y compañeros de trabajo que esos productos no se deben de utilizar pues están destruyendo el planeta. Una medida que podría tener un enorme impacto sería que los rectores, directores, altos directivos y funcionarios de toda institución educativa; todas, desde las universidades públicas y privadas, hasta pequeñas escuelas de nivel básico o medio superior; pre-escolar, primaria, secundaria y bachillerato; prohíban terminantemente el uso dentro de esas instituciones educativas, de productos plásticos de uso único en los restaurantes y tiendas escolares y exigir el uso de productos biodegradables. Esta misma medida puede ser tomada por los gerentes y directores de fábricas, bancos, comercios y cualquier otra fuente de trabajo. No tenemos por qué esperar meses o años a que los Congresos federales y estatales empiecen a emitir normatividades sobre este importante tema que requiere de atención inmediata.

Debemos evitar dentro del hogar, de las instituciones educativas y de toda fuente de trabajo, el uso de botellas, popotes, cubiertos y bolsas de plástico entre muchos otros productos no degradables. Y, del mismo modo en que hay lugares “libres de humo” en donde está prohibido fumar, podríamos igualmente tener hospitales, universidades, bancos, fábricas, escuelas, comercios y hogares, “libres de productos no degradables”. Recordemos que el tiempo de degradación de un vaso de café o de un contenedor de alimentos fácilmente alcanza los 50 años, el de una botella de plástico es de 450 años, el de un pañal infantil es también de 450 años y el de los popotes, cubiertos y platos puede llegar a los 600 años.  Sería deseable también ilustrar estas prohibiciones con imágenes mostrando peces, tortugas, gaviotas y muchos otros animales del mar, muertos por quedar atrapados o por consumir estos productos plásticos. Por ejemplo, los delfines y ballenas confunden las bolsas de plástico que hay en el mar con medusas. Se han encontrado ballenas muertas con decenas de kilogramos de plástico en su sistema digestivo. Igualmente hay dramáticas fotografías de tortugas atrapadas en los soportes de plástico de los “six-packs” de cerveza. Las imágenes son dramáticas. Seamos conscientes de que este es nuestro único planeta, ¡no tenemos otro al cual escapar!

Afortunadamente existen productos alternativos degradables, como popotes, cubiertos y contenedores de alimentos, con tiempos de degradación de unos cuantos días o máximo tres meses. Debemos fomentar y exigir su uso no asistiendo ni consumiendo alimentos en restaurantes en donde se utilicen esos productos no degradables. Igualmente, en lugar de utilizar botellas de agua de uso único, se debería de promover el uso de conos o vasos de papel en dispensadores de agua o el uso de botellas rellenables hechas de materiales reciclables. Finalmente debemos de evitar el uso de bolsas de plástico en tiendas y supermercados. ¿Quién no recuerda, probablemente con cierta nostalgia, las hermosas canastas de mimbre usadas por nuestros padres y abuelos para ir al mandado? Usando esos productos no solo tendremos una actitud ecológica sino también socialmente solidaria pues daremos trabajo a los artesanos mexicanos que las producen y que mucho lo necesitan.

Comentarios