Luz: Observando la historia

Con la luz se puede observar a través del tiempo, observando los objetos empleados en la antigüedad se puede decir de qué están hechos, e inclusive de dónde provienen.

Avatar del

Por: Redacción

Luz: Observando la historia

Luz: Observando la historia

Observar no es “mirar”. Observar es aplicar atentamente los sentidos a un objeto o a un fenómeno, para estudiarlos tal como se presentan en realidad. La luz es una parte esencial para la observación del mundo que nos rodea. Con ella no solo podemos ver formas, texturas, color y tamaño de los objetos, se pueden explorar mundos más allá de lo visible, en lo macro y micro del universo. También se puede observar a través del tiempo, observando los objetos empleados en la antigüedad se puede decir de qué están hechos, e inclusive de dónde provienen.

Por ejemplo, la lapidaria en Mesoamérica ocupó un lugar preponderante entre las culturas precolombinas, por haber sido el instrumento útil para registrar de “manera permanente” o “duradera” símbolos o deidades, paisajes y actividades que eran elementos de su vida cotidiana. El estudio de la lapidaria mesoamericana nos permite entender los aspectos importantes de las redes de comercio y la interrelación cultural entre los pueblos prehispánicos.

Pero ¿cómo la luz nos puede ayudar a saber de qué está hecho un objeto? Antes de contestar esta pregunta primero entendamos que la luz puede tener distintos colores, ya sea colores individuales como, por ejemplo: el rojo, verde y amarillo en los semáforos de tránsito o combinados como en las lámparas o focos de nuestra casa, que nos dan luz blanca. Así, podemos decir que la luz blanca es la combinación de todos los colores y esto lo podemos observar claramente en el cielo durante la lluvia, pues al pasar la luz del sol por las gotas de agua, estas la descomponen en los colores del arcoíris que todos conocemos.

¿Demasiados anuncios?

Disminuir publicidad

A este fenómeno de separación de la luz en sus diferentes colores se le conoce como dispersión, y es la base de una rama de la física conocida como espectroscopia. Para que la espectroscopia pueda ser utilizada, es necesario que el objeto que se desea estudiar emita luz, por lo que es necesario estimularlo de alguna manera. La forma más común y que todos observamos diariamente sin pensar en ella es, la luz reflejada o transmitida por todos los objetos y que nos permite verlos, en este caso el estímulo proviene del Sol si estamos al aire libre o una lámpara que usamos en las noches.

Ahora estamos en disposición de contestar la pregunta de párrafos anteriores, y es que, si utilizamos luz, pero en este caso, la luz proveniente de un láser que tienen la energía suficiente, podemos estimular los objetos de tal manera que las moléculas que lo componen pueden vibrar y generar luz, que generalmente no puede ser percibida por nuestros ojos, pero con ayuda de sensores como cámaras CCD es posible observarla. Así, al pasar esta luz emitida por los objetos por un instrumento que disperse la luz, como lo hacen las gotas del agua con el sol, podremos saber de qué está hecho, pues los colores serán característicos de cada objeto (ver imagen 1), lo cual se podría decir que es su huella digital, como lo serían las huellas digitales de nuestros dedos que se emplean en la actualidad para desbloquear nuestros teléfonos celulares. 

Así, mediante la espectroscopia óptica se puede obtener información útil de los elementos arqueológicos para realizar un mejor manejo de los objetos históricos durante su restauración, exposición y almacenamiento.

Máscara de mosaico de roca verde y orejeras, encontrados como elementos mortuorios en honor al emperador Pakal II. Sitio arqueológico de Palenque, Chiapas.

Sofía Martínez del Campo Lanz y Laura Filloy Nadal, “El último retrato de Pakal II. La restauración de su máscara funeraria”. México, INAH, 2010, cap. 15, pp. 173-196

Finalmente, es importante agregar que una parte importante de estos estudios tienen como último fin el conocer los yacimientos probables de la materia prima utilizada, para así tratar de establecer redes prehispánicas de comercio que existieron en la antigüedad.

La luz es vida. La luz nos permite observar las cosas y con la ayuda de una luz especial como es la luz láser, nos permite estudiar la historia.

Dr. Marco Antonio Meneses Nava

Dr. Marco Antonio Meneses Nava

Centro de Investigaciones en Óptica A.C.

Grupo de Propiedades Ópticas de la Materia

tono@cio.mx

Obtuvo su grado Ph.D. en la Universidad de Manchester, Inglaterra y actualmente es investigador Titular B en el Centro de Investigaciones en Óptica, A.C. (CIO). Las áreas de investigación actuales son el empleo de técnicas espectroscópicas para el estudio de las propiedades ópticas y los procesos de transferencia de energía no-radiativa que afectan la luminiscencia de los materiales. Mediante el uso de la espectroscopia Raman y de rompimiento inducido por láser (LIBS) estudia la composición y detección de contaminantes. Estas técnicas las ha empleado para la identificación de contaminantes en pinturas, detección de cromo, fármacos antidiabéticos y en la caracterización de piezas arqueológicas. Cuenta con más de 100 artículos científicos y más de mil citas a sus trabajos, actualmente es nivel dos del SNI.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?

Te podría interesar