Educación

En familia hay que reciclar desde casa

Reducir, reutilizar y reciclar, son las prácticas que las generaciones jóvenes necesitan aprender para salvar el planeta desde casa

Avatar del

Por: Marcela Aguiñaga

Muchas de las actividades que realizamos en el día a día contaminan el planeta y no nos damos cuenta(Rawpixel)

Muchas de las actividades que realizamos en el día a día contaminan el planeta y no nos damos cuenta | Rawpixel

¿Sabías que una botella de plástico tarda en descomponerse alrededor de 450 años y que alrededor de 10 millones de toneladas de ese material terminan en el mar? Para ayudar a combatir ese problema es importante reciclar la basura desde casa y enseñar a los niños a cuidar el medio ambiente.

Muchas de las actividades que realizamos en el día a día contaminan el planeta y no nos damos cuenta, y aunque reducir nuestro impacto ecológico a cero es casi imposible, con un poco de esfuerzo, cambiando ciertos hábitos en la familia y tomando conciencia sobre las consecuencias de nuestros actos podremos ir mejorando las condiciones de nuestro entorno ambiental. 

Para que los niños se involucren en las tareas de reciclar la basura es importante que sus padres les hablen de la importancia y utilidad de esa acción.

La enseñanza puede empezar mostrándoles que hay diversos tipos de basura que debe seleccionarse, separarse y colocarse en su lugar correspondiente. Puede poner en casa contenedores de diversos colores.

Es importante educar con el ejemplo, los niños aprenden más por imitación y su mejor incentivo será ver a sus padres y a adultos reciclar la basura.

Los papás pueden pedir a los niños les ayuden a separar los artículos y colocarlos en el contenedor correspondiente por ejemplo:

Papel y cartón, revistas viejas o papel de envoltorio en un contenedor azul.

Botellas y envases de plástico y metal, latas o cajas de leche o jugo en el color amarillo.

Botellas y botes de vidrio, como tarros de mermelada o frascos de perfume en un contenedor verde.

Enseñe a los niños que muchas cosas que para ustedes ya no son útiles para otras personas o empresas pueden ser materia prima para fabricar nuevos artículos. Con el plástico se pueden hacer bolsas de plástico, ropa y cortes para zapatos y con el vidrio fabricar otras botellas.

Con sobrantes de comida como cáscaras de fruta, verduras y cascarones de huevo se puede hacer composta para fertilizar la tierra.

Enséñeles que existen dos tipos de desechos, los que tienen una segunda oportunidad y los que el planeta es capaz de aprovechar.

Entre los desechos que con ciertos tratamientos pueden producir otros materiales están las botellas de plástico, botes de detergente, champú, gel, tapas y tapones de plástico, latas, envases de papel y cartón, vidrio, electrodomésticos, aparatos electrónicos y muebles. Éstos pueden generar un ingreso económico si se separan correctamente ya que hay recicladoras que los pueden comprar.

Los desechos orgánicos, como sobrantes de frutas, verduras y comida, pueden ser transformados por la naturaleza ya que al separarlos se puede producir composta.

Ahora que mucha gente está en casa por motivos de la pandemia se puede aprovechar el tiempo para poner en práctica algunas acciones y aportar un granito de arena en el cuidado del planeta.

Con artículos reciclados como botellas de plástico pueden hacer macetas para las plantas, con calcetines viejos hacer marionetas o transformar botes de gel o de otro producto en lapiceros; reutilizar materiales como cajas o frascos, que usted sólo ve como basura, para reorganizar su hogar solo basta poner un poco de creatividad.

También puede implementar un método de separación de residuos y crear un huerto vertical para producir sus propios alimentos orgánicos. 

Realizar pequeñas acciones como llevar bolsas ecológicas al supermercado y envases cuando compre comida; crear un método de rotación de alimentos para evitar desperdicios. 

Revisar que no haya en casa fugas de agua o luz; evitar cambiar seguido de celular y cuando por necesidad lo tenga que hacer deposite el anterior en un contenedor especial, nunca en la basura.

Es importante empezar con pequeñas acciones que poco a poco se irán convirtiendo en hábitos y creando conciencia sobre el cuidado del planeta. Recuerde aplicar la regla de las tres R: reducir, reutilizar y reciclar.

Reducir antes que reutilizar, reciclar, y por último, evitar. Son las claves para mantener el planeta ecológicamente sano y en las mejores condiciones para las siguientes generaciones.

Cuánto tardan en descomponerse

  • Aluminio: 80 años
  • Un popote: 235 años 
  • Vidrio: 500 años
  • Plástico: 700 años
  • Poliestireno: nunca

Con información de:

www.etapainfantil.com

ovacen.com

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?