Educación

Habrá que acostumbrarse a la nueva realidad educativa

La escuela en línea, según la experta, a partir de ahora será una situación común para padres y estudiantes. Bienvenidos a la nueva realidad educativa

Avatar del

Por: Marcela Aguiñaga

La educación por medios virtuales llegó para quedarse.(Pexels)

La educación por medios virtuales llegó para quedarse. | Pexels

Erika del Rocío Flores Terrones, directora de la preparatoria USAG comentó que la educación por medios virtuales llegó para quedarse, que debe verse como una oportunidad aún cuando se regrese a las clases presenciales ya que es una manera de ser y estar mejor en el ámbito educativo en esta nueva normalidad.

Erika del Rocío Flores Terrones.

Agregó que de acuerdo a la Encuesta sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de información y la Comunicación en los Hogares del INEGI, en México el 52.9% de los hogares cuenta con internet, el 90% de los usuarios lo hace para recreación y el 83.6% para educación.

Señaló que en el 2018 la proporción de hogares que disponían de computadora registró un descenso, al pasar de un valor de 45.4% en 2017 a 44.9% lo que significó una reducción del 0.5%.

“Estábamos en proceso de dejar la computadora cuando de nuevo apareció la necesidad de retomarla, eso impactó más en la disposición emocional para retomar ese medio como herramienta principal para el aprendizaje”

Añadió que un área de oportunidad que se tiene es la necesidad de renunciar al paradigma de la educación presencial tradicional y evitar implementar al 100% el modelo presencial y que la mejor opción será estructurar modelos virtuales o mixtos (Blender) pero para ello se requiere adquirir un nuevo paradigma de aprendizaje incluyendo a las tecnologías aplicadas al conocimiento.

Destacó que un error que tienen maestros, alumnos y padres de familia es querer meter a la fuerza un modelo presencial y escolarizado en uno virtual, con los mismos horarios y tener al niño sentado siete horas frente a una computadora porque así era cuando estaba en la escuela presencial.

“Se tiene que pensar en el bienestar físico de una persona que estará viendo una computadora 7 u 8 horas seguidas sentado en una silla no adecuada para un contexto educativo además del ruido de la casa que se volvió oficina, escuela y lugar de convivencia”.

Mencionó que antes de que la educación en el mundo se volcara totalmente a lo virtual en México ya había ese tipo de modelos en donde el pionero fue el Tecnológico de Monterrey y actualmente universidades destacadas como la UNAM y el Politécnico tienen algunos programas y en Guanajuato está la Universidad Virtual del Estado de Guanajuato con sus modelos de aprendizaje en bachillerato, universidad y posgrados.

“Necesitamos recuperar estas experiencias, acercarnos a los expertos que llevan camino andado, ver que no estamos partiendo de cero, buscar las mejores prácticas y apoyarnos en lo que ya tenemos”

Comentó que algo que estaba en debate académico de las escuelas virtuales, antes de la pandemia, es que tienen un mayor porcentaje de deserción que las de modalidad mixta porque los estudiantes se perciben solos, les hace falta convivencia y contacto presencial.

“La educación virtual tiene muchas ventajas que no se han valorado porque seguimos conectados con el miedo, con el enojo de decir ¿por qué lo tengo que hacer así? pero en realidad es una oportunidad de mejora. Una plataforma bien estructurada permite monitorear diariamente el avance de un estudiante y los papás pueden entrar a ver el avance de su hijo sin necesidad de ir a la escuela a preguntarle al profesor porque hay un registro de su actividad”.   

Una plataforma virtual permite que la forma de enseñar del docente sea homologada, se meten contenidos y actividades que todos tienen que hacer por igual y eso es una ventaja. Mientras que en la educación presencial cada maestro tiene su estilo. 

La Directora comentó que en la etapa que se está viviendo hay varios retos en cuanto a la convivencia, la pedagogía y las tecnologías de la información que tienen que ver no solo con permitir sino generar y propiciar espacios para la convivencia y expresión emocional de niños, adolescentes y jóvenes; propiciar redes de aprendizaje entre docentes para compartir las buenas prácticas de los nuevos modelos educativos y estimular las habilidades socioemocionales por redes sociales.

Otros retos son pasar de la modalidad presencial a la virtual y renunciar a esperar a que todo regrese a ser como antes, enseñar a los alumnos a ser estudiantes virtuales lo que implica adquirir una serie de competencias, no solo digitales sino de hábitos de estudio, autorregulación en el aprendizaje y el aprendizaje colaborativo. 

“Ahora que la casa es espacio de aprendizaje, centro de trabajo de los padres de familia y lugar de convivencia es necesario trabajar en poner límites físicos, reglas y horarios para estar más organizados; hacer un trabajo en conjunto: padres, docentes y administrativos en cuanto a la seguridad cibernética que se está volviendo un gran riesgo para los estudiantes”.  

En lo pedagógico dijo que el reto es lograr la personalización del aprendizaje, que la verdadera tarea será que los alumnos desarrollen competencias considerando las diferencias en el aprendizaje de cada estudiante y plantear tareas con mayor complejidad cognitiva, una vez que se supere la barrera emocional y tecnológica de aprender y enseñar virtualmente.

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?