El Club Rotario de León se suma a los esfuerzos para construir la paz

El Club Rotario de León con el respaldo de la Cámara Nacional del Comercio, presenta el programa de reinserción en niños, jóvenes y adultos pandilleros 

Por: Mayra Córdova Sánchez

Anuar Bujaidar. Carlos Cacho, Jazmín López, Carlos Monroy, Luis Alanís, Rocío Naveja, Gabriela Vaqueiro, Vicente Martínez y Fernando López. Fotos: René Pimentel.

Anuar Bujaidar. Carlos Cacho, Jazmín López, Carlos Monroy, Luis Alanís, Rocío Naveja, Gabriela Vaqueiro, Vicente Martínez y Fernando López. Fotos: René Pimentel.

León, Guanajuato. Debido al incremento de la delincuencia e inseguridad en León, Carlos Monroy,  integrante del Club Rotario de León, encabeza el “Proyecto para la paz”, iniciativa que respalda la Cámara Nacional del Comercio (CANACO), empresas de seguridad y la sociedad civil. 

El proyecto fue presentado en la sesión rotaria, donde su presidente Luis Antonio Alanís Villarreal, aseguró que se unirán con algunas acciones, además de que parte de lo recaudado en su próximo Festival de la Paella, será destinado también a esta propuesta. 

Monroy comentó que el Club Rotario de León tiene el compromiso de hacer acciones de beneficio hacia a la paz porque actualmente se vive en un municipio, en un estado y en país con altos índices de delincuencia. 

Nosotros quisimos poner y ser una pequeña semilla con la muestra de que si hacemos acciones de prevención podemos transformar la vida de muchas personas que están en riesgo de convertirse en delincuentes”, comentó. 

Y es que dijo que quienes participan en este proyecto, están convencidos de que las personas eligen ser delincuentes por factores como: situación social, entorno, falta de amor o de oportunidades. 

Esta asociación que presido, decidió que no solo hiciéramos acciones y beneficios para nuestros agremiados sino que también tuviéramos un proyecto social porque como empresas de seguridad no solo se trata de tener guardias, cámaras, alarmas, sino de ser sensibles a las situación social y poner un ejemplo de que cuando se trabaja en la transformación de las personas podemos lograr algo”, destacó Monroy. 

El título de esta iniciativa es “Programa de reinserción e involucramiento económico-social en niños, jóvenes y adultos, integrantes de pandillas del polígono de las Hilamas de León, Guanajuato”. 

Se compone de cuatros etapas: selección y sanación, transformación, capacitación de guardias, vinculación y capacitación para empresas, a cargo de especialistas y empresas que se han sumado para llevarlo a cabo. 

Rescata niños y adolescentes 

En la primera etapa de Selección y sanación, Rocío Naveja, directora del Observatorio Ciudadano y directora de la Universidad Humani Mundial, así como su equipo de especialistas tendrán una intervención para rescatar a niños, adolescentes y jóvenes de grupos vulnerables. 

Hace cinco años yo platicaba con el delegado de educación y le decía que si no hacíamos algo por los niños tendríamos por lo menos 3 mil delincuentes más y hoy tenemos una problemática de narcomenudeo grave, creciendo en los últimos cinco años y  pareciera que estamos perdiendo la batalla”, señaló. 

Rocío Naveja trabajó durante cinco años en el polígono de Lomas de Medina, y tres años más atrás en Lomas de Echeveste, zonas con gran cantidad de pandillas altamente delincuenciales. 

La directora del Observatorio Ciudadano compartió que tiene una casa de liberados, donde ha logrado resctar a 13 ex convictos para ser reinsertados en el sector laboral, familiar y social y la apuesta que tiene Carlos es que no lleguen a las cárceles y que quienes tengan problemas de droga se pueda hacer algo por ellos. 

En Lomas de Medina son más de 100 colonias, 172 mil habitantes, no hay una secundaria, solo tres primarias, y nos dices que no hay espacios, los que hay que se o pueden por ser terrenos irregulares y realmente es un tema preocupante y qué ha pasado, que el cartel Nueva Generación está asentado ahí y las pandillas ya están bien involucradas en el crimen organizado”. 

Afirmó que como universidad y ciudadana, apuesta a este proyecto para rescatar a la generación de ocho a 14 años de edad e invitó a los rotarios a mandar cartas a la Cámara de Diputados para horarios extendidos en las escuelas, pues las mamás jefas de familia en situación vulnerable no tienen tiempo para educar hijos. 

Trabajo de campo 

La experta Jazmín López, criminóloga y experta en pandillas, es la encargada de trabajar en campo para implementar las actividades del programa. 

Compartió que de acuerdo a datos de la Dirección de Prevención del delito y del Instituto de la Juventud Guanajuatense, ya son mil pandillas en León, la mayoría pertenecientes y colaboradores de grandes cárteles. 

Existen siete polígonos de pandillerismo más conflictivos en León: Arboledas de los Castillos, León I, Las Arboledas, Coecillo, Chapalita, La Morelos y Las Hilamas, siendo esta última la única donde no ha entrado el cártel. 

Con ocho años de experiencia trabajando con pandillas, Jazmín contó que son personas que no tienen trabajo, que se dedican a robar y adoptan esta conducta social como algo normal, además de sufrir violencia intrafamiliar. 

Para poder trabajar con estos grupos es importante conocerlos y para esto se realizaron instrumentos de marcha exploratoria para conocer principales problemáticas en el polígono”, agregó. 

El programa que durará ocho meses y que inicia en enero del 2022, trabajará con alrededor de 55 pandilleros a través de actividades de convivencia que permitan la interacción familiar, la integración de los participantes e involucramiento social. 

Graffiti, rap, frystail, boxeo, habilidades para la vida, lectura y escritura, solicitud de empleo, son algunas de las actividades que impartirán, para cerrar con las etapas de capacitación de guardias y capacitación para las empresas. 

Vicente Martínez, quien estará a cargo de la etapa de capacitación de guardias, compartió que no solo consiste en darles herramientas para su vida laboral, sino también apoyarlos en su desarrollo personal, pues está convencido que esto puede transformar para bien su visión de vida. 

Su empresa, considerada una de las tres únicas en el estado, certificadas para brindar este entrenamiento, detectó que el 50% de las personas para capacitar, no sabían leer y escribir, por lo que buscaron el apoyo del sector público para brindarles alfabetización y educación básica. 

Otros llegaron sin elementos necesarios para la capacitación,es decir sus tenis eran básicos, a la hora del receso tuvimos que compartir alimentos y la segunda sesión les llevamos fruta y manejamos hábitos no solo de seguridad”, recordó. 

Vicente compartió con los rotarios que durante estos años, las oportunidades de desarrollo laboral, profesional y personal han sido parte de su preparación como guardias, lo que los motiva a ponerse otras metas, conseguir otras oportunidades de trabajo o concluir estudios de nivel superior. 

En ocho años hemos capacitado a 5 mil elementos de seguridad privada, y en este proceso de 120 horas de entrenamiento tenemos enlace con ellos para darles seguimiento con su educación básica”, destacó. 

Una vez que los pandilleros concluyan este proceso de capacitación, las empresas aliadas abrirán sus puertas para que puedan tener un trabajo que les permita crecer y desarrollarse en todos los aspectos. 


 

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?