Advierten riesgo para periodistas con demanda de Bárbara Botello contra Periódico AM

La demanda de Bárbara Botello contra el Periódico AM sienta precedentes para que cualquier periodista que hable mal de un político pueda ser demandado.

Avatar del

Por: Redacción

Ex alcaldesa de León demanda a Periódico AM por notas sobre corrupción en su gobierno

El abogado Roberto Saucedo Pimentel dio detalles de la demanda contra Periódico AM. Foto: José Antonio Castro Murillo.

El abogado Roberto Saucedo Pimentel dio detalles de la demanda contra Periódico AM. Foto: José Antonio Castro Murillo.

León, Guanajuato.- La demanda civil por daño moral que presentó la ex alcaldesa Bárbara Botello contra AM promueve la censura y representa un ataque a la libertad de expresión, coincidieron abogados.

Botello demandó al periódico y exige una indemnización por 300 millones de pesos por la publicación de dos notas y una columna de opinión en los que se abordaron presuntos casos de corrupción que ocurrieron durante su administración como alcaldesa de León.

Los abogados que representan a AM en esta demanda, Paulino Lorea y Roberto Saucedo Pimentel dieron ayer una rueda de prensa en la que explicaron los detalles del caso.

Fue únicamente un mecanismo para censurar, para evitar que se siga hablando de los temas que a esta persona de proyección pública le incomodan.

“Imagínense cualquiera de ustedes publica una nota, una entrevista, una opinión, si el día de mañana les llega a su casa un actuario y les dice te están demandando por daño moral por 100 millones de pesos, yo creo se van empezar a limitar en volver a hablar de ese tema, es natural.

“¿Qué hago?, sigo hablando del tema o mejor me quedo callado, por eso les digo que esto es un mecanismo de censura, no expreso pero sí implícito, si yo te demando sé que vas a bajarle al tema, eso es lo que está pasando con este tipo de demandas”, consideró Saucedo.
 

Agregó que esta es la segunda demanda en Guanajuato de este tipo pero podría ser la más alta en la historia del país por la cantidad que está solicitando Bárbara Botello.

El primer caso en el estado de una demanda por daño moral fue contra el periodista Arnoldo Cuéllar y el propio Saucedo Pimentel por la publicación de una investigación en la que se involucra al empresario Jorge Medrano de Guanajuato capital y por la cual demandó una indemnización por 96 millones de pesos, pero no prosperó.

La demanda que presentó Botello involucra a la empresa Editorial Martinica S.A de C.V. a la que pertenece el periódico AM, al ingeniero Enrique Gómez Orozco como columnista, a su esposa y a su hija. 

Los 300 millones de pesos de los que se duele la licenciada es porque en alguna columna de opinión del periódico AM se sugirió que el daño económico que pudo haber sufrido el erario público del municipio ascendía a esa cantidad, pero jamás se dijo que ella se haya llevado esta cantidad o que ella haya robado esa cantidad, eso nunca se dijo.

“Y esta cifra ella la toma para justificar ese reclamo, ella dice le pusiste precio a mi seguridad, a la seguridad de mi familia por 300 millones de pesos pues ahora yo pido que la empresa y los otros tres demandados me paguen ese monto”, detalló Saucedo Pimentel.

También respalda su demanda en dos notas periodísticas en donde se dan a conocer irregularidades en su desempeño como funcionaria, en el primer caso se expone la contratación de una peinadora y la segunda es sobre el pago de servicios de masajes, ambas contrataciones con cargo al erario. 

Con esta demanda se sienta precedente para que cualquier periodista que hable mal de un político pueda ser demandado. Foto: José Antonio Castro Murillo.

De lo expuesto en la columna dominical La Olla y las dos notas periodísticas, Barbara Botello argumenta 244 hechos.

La ex alcaldesa para su defensa ha contratado a un grupo de 13 abogados.

Saucedo dijo que existe confianza de que la justicia no dará la razón a la ex alcaldesa, pues de lo contrario esto sentaría precendentes para que otros políticos puedan demandar a los periodistas cuando no les guste lo que se publica.

A cualquiera de los que están aquí acompañándonos (periodistas), le puede ocurrir una demanda porque a alguien no le guste lo que publican.

Este tipo de demandas se está convirtiendo en un  mecanismo de censura y es un riesgo en donde lo que está en juego ya no es la libertad personal, lo que está en riesgo es el patrimonio de cada uno de los que están demandados”, afirmó Saucedo.

La demanda ya fue contestada y está por iniciar el periodo de pruebas que deberán presentar las partes involucradas. 

En base a las pruebas el juez determinará si Botello tiene derecho o no a la indemnización que está solicitando.

 

Un manual de defensa 

Tras exponer la jurisprudencia que existe para reforzar que existen elementos para que esta demanda no prospere, el abogado Paulino Lorea también expuso que esta acusación afecta la libertad de expresión. 

Consideró que este tipo de demandas pueden llevar a la muerte patrimonial de cartonistas, fotógrafos y columnistas y los medios de comunicación en general.

El periodismo significa libertad, criticar lo que nos parece malo y elogiar lo bueno, aunque las nociones de bueno y malo cambien radicalmente de una a otra persona. 

Mientras haya esa diversidad en la prensa un país  es libre, y cuando comiencen a ocultarse las cosas, dejará de serlo, es una frase muy reciente de Mario Vargas Llosa al cumplir 30 años como columnista de un periódico en España”, señaló Paulino Lorea.

Indicó que en base a esta experiencia y junto con el director de AM, Enrique Gómez Orozco, se ha planteado el proyecto de diseñar un manual que sirva de base para aquellos periodistas en México que en un futuro puedan enfrentar una demanda similar.

Protegen tribunales a periodistas 

Los funcionarios están expuestos a la crítica y existe jurisprudencia para afirmar que  cuando estos señalamientos provienen de un medio de comunicación que tiene pruebas sobre lo que informa no se incurre en un daño moral, afirmó el abogado Paulino Lorea.

Como defensor del Periódico AM, en la demanda que presentó la ex alcaldesa de León, Bárbara Botello Santibáñez por daño moral, el abogado Paulino Lorea expuso algunos de los casos en los que la ley ha dado la razón a periodistas y medios de comunicación.

“En los últimos cinco años los profesionales del periodismo y la comunica

ción han sido muy hostigados por cuestiones de su propio trabajo; a veces con violencia laboral, vetos o expulsiones, cierre de medios, amenazas, demandas, antes penales y ahora civiles, y lo peor hasta la agresión física infiriendo lesiones o hasta el homicidio”, afirmó.

Señaló que la Corte Interamericana de Derechos Humanos, además de los criterios de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en varios amparos directos, como en el 6/09 de la Primera Sala, desarrolló un esquema de “proyección pública”.

El umbral de protección de la honra y dignidad humana es diferente tratándose en la calidad del sujeto sobre el cual se vierten las opiniones.

Pues de acuerdo a sus actividades públicas que desempeña, las haya desempeñado y permanezca constantemente en el interés público en una sociedad democrática en la que se desarrolla y convive, a lo cual se denomina “proyección pública”, afirmó.

Y por lo tanto explicó que sólo serán sujetos de imposición de sanciones civiles aplicando la doctrina conocida como “real malicia” o “malicia efectiva”, es decir cuando exista información falsa en el caso de noticias o información exclusivamente.

Pero señaló que en el caso de las columnas o artículos de opinión lo que se debe juzgar es si existió “real malicia en las opiniones o juicios que hizo el columnista.

Ni siquiera es determinante analizar la falsedad o veracidad, por ser opiniones vertidas sobre una base fáctica  de noticias, hechos y acontecimientos difundidos con anterioridad a la opinión reputada ofensiva o dañosa”.

Roberto Saucedo Pimentel señaló que en eso se basa también la defensa del Periódico AM contra la demanda que presentó el mes pasado Bárbara Botello.

Nuestra defensa es, si eres una persona con proyección pública, estás obligado a soportar la crítica, una persona normal que no tiene estas características tiene una protección mayor pero como lo comentó el maestro Paulino quienes ya fueron servidores públicos como ella tiene esa proyección pública y está obligada a aceptar la crítica. 

En su demanda dice, ya no soy servidor público porque ya no tengo ningún puesto, el problema de un ex servidor público es que se lleva a su casa la proyección pública”, afirmó Saucedo Pimentel.
 

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?