Noticias

Contratan a policías para custodia

El miedo a la delincuencia en los callejones Santo Niño, Cinco Señores y calle Positos, obligó a que policías acompañen a los habitantes hasta su casa

Por:

Los polic

Los polic

El miedo a la delincuencia en los callejones Santo Niño, Cinco Señores y calle Positos, obligó a que policías acompañen a los habitantes hasta su casa.
Anteriormente, en estos callejones se registraban constantemente asaltos, riñas y robos a establecimientos por parte de un grupo de delincuentes del Cerro del Cuarto, que esperaban a que pasaran sus víctimas por dichos lugares.
“Robaron varias veces en un cibercafé, en algunas casas, asaltaban a hombres y mujeres, hasta teníamos que aguantar a estudiantes que hacían sus fiestas cada tercer día y se ponían a escandalizar”, mencionó un vecino de Positos.
Los vándalos, antes y después de cometer los delitos, se encondían en el compartimiento de una casa, pero desde hace tres meses aproximadamente, varios habitantes encabezados por Maricarmen Gómez, se organizaron para contratar a dos policias comunitarios que cubren el turno de la mañana y de la noche, respectivamente y la Dirección de Seguridad Ciudadana envía a otro oficial a que vigila la zona.
Desde entonces, los policías comunitarios acompañan a los vecinos cuando salen y llegan a sus casas, principalmente a los que viven cerca del lugar que usan los vándalos para esconderse.
“Varios vecinos antes de salir de su casa, temprano en la mañana o en las noches, le llaman por teléfono al policía que está en turno y él acude por ellos para acompañarlos hasta la entrada del callejón, de esa forma evitan los asaltos.
Por las tardes los guardias realizan las labores de vigilancia de manera normal.
“Esta medida es parte del programa que nosotros mismos creamos y le pusimos por nombre Callejón Seguro”, explicó la representante de vecinos.
Aseguran que ya tienen detectada la forma en que operan los responsables, primero baja uno del Cerro del Cuarto y se coloca en la entrada del callejón Santo Niño, ahí espera su víctima, luego con señas o silbidos avisa al resto de sus cómplices y en seguida llegan corriendo para cometer el asaltos.
“Antes había muchos asaltos, a muchos muchachos los lesionaron a navajazos, había robos a comercios, pero eso ha disminuido desde que los vecinos tomamos la iniciativa para crear el programa y queremos que más gente se una, hasta hemos pensado en instalar una cámara de vigilancia y que la gente contrate a los policías que han sido dados de baja”, agregó.

En esta nota:
  • seguridad