Noticias

Faffie Siekman, el amor de una madre

Faffie Siekman de Romero y su hija Martha Romero de Fernández compartieron la experiencia de ser madres y las satisfacciones y orgullo que sienten por

Por:

Faffie Siekman de Romero y su hija Martha Romero de Fern

Faffie Siekman de Romero y su hija Martha Romero de Fern

Hoy se celebra al ser que nos dio la vida, a las mujeres que siempre cuidan de nosotros cuando somos pequeños y a las que podemos acudir en cualquier momento. Pues sin importar que tan bien o mal nos hayamos portado, ellas siempre nos tenderán su mano y escucharán cada una de las palabras que les digamos.
Entre ellas, esta la señora Faffie Siekman de Romero, es madre de diez hijos y abuela de cuatro nietos. Es una mujer que además de cuidar a sus hijos, ha dedicado gran parte de su vida a las labores altruistas.
El día de la entrevista, la señora Faffie se encontraba en el rancho de la familia a las afueras de la ciudad. Ese día, estaba vendiendo ropa, con la finalidad de recaudar fondos. Cerca de ella, se encontraba su hija Martha para apoyarla con la venta y compartir tiempo con su querida madre.
Ambas saludaron con agrado y después de un rato comenzó una entrevista muy emotiva, pues las dos abrieron su corazón y dejaron al descubierto el significado que ha tenido en su vida dar vida.
Al preguntarle a la señora Faffie qué para ella que significaba ser madre, dijo sin dudar, que  es lo más bonito y lo más importante de su vida; tuvo diez hijos, de los cuales se siente muy orgullosa de cada uno de ellos.
Sin embargo, no todo ha sido agradable, pues ha sido difícil, sobre todo cuando una parte de su vida ha estado enfocada al trabajo y debido a eso, tenía que dividir su tiempo entre sus hijos y las labores.
Comentó que es muy importante encargarse de la educación de los hijos, para que sean hombres de bien. Además, ser madre le ha dejado grandes satisfacciones y bendiciones, por ello se siente muy agradecida con Dios. “Estoy muy agradecida con los hijos que tengo, son nobles, respetuosos, cariñosos, personas de bien”.
De su madre tiene muy buenos recuerdos, dijo que era una mujer que le daba cariño a sus amistades, pues siempre fue una mujer que gustaba de adoptar hijos.”Era una mamá fantástica, se sentía como la mamá de todo el mundo”.
Martha Romero de Fernández,  también compartió la experiencia de ser madre, dijo que su primera hija la tuvo a los 29 años, “ya me sentía preparada y sin duda, fue lo mejor que me ha pasado en la vida, nada te marca tanto, como tener un hijo”.
Aseguró que una vez que una mujer se convierte en madre, su vida ya no es la misma. Incluso en muchas ocasiones es común que concuerdes con la forma de pensar de otra madre, pues lo único que desean es lo mejor para sus pequeños.
Comentó que desde el embarazo ya hay un amor indescriptible por ese ser que está creciendo dentro de ti. Al  nacer y tenerlo entre tus brazos, eres capaz de hacer cosas que ni siquiera hubieras hecho por ti. “Uno es capaz de hacer por un hijo lo que nunca te imaginarias, son más importante que la vida de uno mismo”.
Durante el embarazo, se viven varias etapas, pues en los primeros meses manifestó los primeros malestares, después mucha energía y vitalidad, pero los últimos meses fueron un poco agobiantes por el cansancio.
Después de eso, fue a buscar a sus tres pequeñas que se encontraban jugando en la cocina de la casa, lo cual deja ver que siempre está al cuidado y al  pendiente de ellas.
Después a.m. les tomó unas fotos a la señora Faffie y a su hija Martha, ambas se abrazaron con mucho cariño y amor, mostrando mutua admiración y respeto.

En esta nota:
  • Sociales