Noticias

Peligran de muerte 8 mujeres violentadas

Son víctimas de agresiones físicas e intimidaciones en sus hogares y fuera de ellos. Apunta Iovana Rocha, encargada del despacho de la Dirección Munic

Por:

Se incrementa el n

Se incrementa el n

8 mujeres pudieran morir a manos de sus parejas luego de ser identificadas como casos graves de violencia física, señaló Iovana Rocha Cano, encargada del despacho de la Dirección Municipal de Atención a la Mujer Guanajuatense.
“Están en riesgo latente de que pueda desencadenarse una situación donde está en riesgo la vida de las mujeres”.
Las agresiones consisten en golpes y las intimidan en su casa y en la calle; en los episodios de violencia se ven involucrados tanto sus hijos, familiares y en ocasiones la gente que trabaja o las rodea, lo cual ha sido el motivo para perder sus empleos.
Les hacen llamadas, mensajes intimidatorios y amenazantes. Las chantajean con suicidarse.
Las familias además de las víctimas están paralizadas por el miedo pues en todos los casos cuentan con antecedentes de violencia en contra de hermanos, padres, amigos etc.
Rocha Cano precisó que tras las agresiones, las víctimas presentan secuelas como: 2 embolias parciales, laceraciones en senos, cicatrices evidentes en la cara, espacios vacíos en el cuero cabelludo tras haberlas maltratado y de los 8 casos 7 de las víctimas presentan un peso por debajo de lo normal.
La funcionaria detalló que no es posible obligarlas a denunciar ante el Ministerio Público los hechos toda vez que no existen las opciones ni alternativas para salvaguardar la seguridad de estas mujeres violentadas.
“Y me dicen: después de los tres meses ¿qué? ¿Voy a regresar aquí? Me va a matar”.
El municipio no cuenta con albergue para personas en situaciones de riesgo, y aunque es posible canalizar a las víctimas al albergue que pertenece al Instituto de la Mujer Guanajuatense (IMUG), sólo pueden tener una estadía no mayor a 6 meses.
“La alternativa que tenemos ahorita es no soltarlas, es estar alerta, ya giramos sus domicilios, ya giramos la instrucción de presencia policiaca permanente, y está trabajar mucho con ellas para que no tengan miedo de ejercer la denuncia y de ser necesario trasladarlas fuera de aquí”.
Rocha Cano destacó que el proceso de seguimiento que se le da a estos 8 casos es: brindarles cada semana una sesión de atención psicológica de por lo menos una hora a ellas y sus hijos para darles seguimiento.
Se brinda un proceso de monitores, de empleos, autoempleo y de integración a programas interinstitucionales principalmente.
Se detalló que las víctimas de violencia física se encuentran en un rango de edad de entre los 22 y 26 años. Sus parejas se tratan de personas alcohólicas y drogadictas y sus familiares de las víctimas no están dispuestos a brindar apoyo.
De los 8 casos sólo 6 de ellas ya han pasado por algún proceso legal con el objetivo de mejorar su situación, sin embargo se han encontrado que un lapso no mayor a 3 meses los victimarios son puestos en libertad, lo que aumenta el riego de su vida
Rocha Cano aseguró que por lo menos 3 de los agresores padecen de sus facultades mentales y en la entidad la única opción para atender dicha situación es el hospital psiquiátrico de San Pedro del Monte, en León, en el cual no se pueden recluir al enfermo por un lapso mayor a 6 meses.
En ese caso, encargada del despacho resaltó la imperante necesidad de las políticas con perspectiva de género, ya que las víctimas de violencia se ven re-victimizadas, pues son ellas quienes son marginadas y no el agresor.
“Al que agrede, al que se le castiga y las re-victimizan sacándolas de su entorno marginándolas como si ellas fueran las agresoras. (…) Yo no tendría que sacarlas a ellas de su casa, al que tendríamos que sacar es al agresor, pero como son alcohólicos, drogadictos”.

En esta nota:
  • seg