Atentado Cultural

“Lo que natura no da, Salamanca no presta” dicho coloquialmente: lo que no traes, no tienes o no eres por naturaleza, no te lo da ninguna universidad; lo que sin duda aplica a nuestra alcaldesa.

Avatar del

Por: Santiago Heyser Beltrán

“Lo que natura no da, Salamanca no presta” dicho coloquialmente: lo que no traes, no tienes o no eres por naturaleza, no te lo da ninguna universidad; lo que sin duda aplica a nuestra alcaldesa.

No hay disculpa para el atentado cultural en contra de los celayenses de parte de quienes, en el ayuntamiento encabezado por la Sra. Elvira Paniagua, con una ignorancia supina tomaron la decisión de pintar un monumento como lo es el Puente Tresguerras en la ciudad de Celaya. Cito las palabras de Saúl Alcántara Onofre, presidente de ICOMOS MEXICANO A.C.: “Ante la barbaridad de pintar el puente de la Laja construido por Tresguerrras con pintura de trafico color amarillo, me permito manifestar nuestra preocupación por la posible pérdida de venustidad, monumentalidad e historicidad de este bien cultural, es necesario establecer las sanciones necesarias, la restauración de los aplanados y el color prístino de la estructura muraría.”

Y enseguida describe y narra:

“La calidad monumental y paisajística del sitio se define cuando se solicitó al virrey de Nueva España (1803-1808) José Joaquín Vicente de Iturrigaray y Aróstegui solucionar el tránsito seguro sobre el río de la Laja, el interés del virrey Iturrigaray por Guanajuato era importante, garantizó el azogue para las minas, para enviar recursos a España para sostener la guerra contra Inglaterra, obtenidos de la Cédula de la Caja de Consolidación.

En 1803 el virrey Iturrigaray autoriza que se llevaran a cabo corridas de toros para financiar la construcción del puente, el proyecto se le otorgó, por medio de un concurso, al arquitecto celayense Francisco Eduardo Tresguerras. La obra del puente sobre el río de la Laja se terminó en el año 1809, dos años posterior a la inauguración de su obra maestra el templo del Carmen.

El puente sobre el río de la Laja es monumental, sus cinco arcos son de una perfección geométrica y de bellas proporciones, a ambos extremos de la arcada dos rampas empedradas con sendos contrafuertes, flanqueadas en sus extremos por pináculos y pilones, el conjunto es armonizado con obeliscos y unas lápidas de cantería a manera de remates, el puente tiene una longitud de 320 metros.

El trazo armónico del puente tiene orden con el paisaje cultural, ambas calzadas tienen un esviaje respecto al cauce del río, la arcada es la única que se encuentra perpendicular a río, en la cumbre de la arcada se podía aprecia la antigua ciudad de Celaya y el templo del Carmen.”

Arte, cultura e historia se conjugan en el puente que con el tiempo tuvo el natural deterioro agrandado por el abandono institucional, cito de nuevo al Sr. Alcántara: “Gran parte de la arquitectura patrimonial y paisaje del puente permanecieron sepultados por cerca de ochenta años. En el año 2015, la empresa: Bufette Profesional de Construcción S. A. de C. V., bajo la Dirección del Ing. Julián Malo Guevara y del Ing. Miguel Ángel Cruz Martínez, decidió financiar el proyecto y obra de Recuperación Monumental y Ambiental del Puente de Tresguerras, el cual estuvo a cargo de Salvador Aceves y Saúl Alcántara, con el apoyo de Sergio Martínez, del entonces Ayuntamiento de Celaya, con la autorización y acompañamiento, en todo momento, del Centro INAH Guanajuato.”

Con irritación, comparto y me uno al reclamo y petición: “…es necesario establecer las sanciones necesarias, la restauración de los aplanados y el color prístino de la estructura muraría.”, Celaya y los celayenses lo merecemos… ¡Así de sencillo!

Un saludo, una reflexión.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?