El Intérprete 36: GM Silao, en el ojo del huracán; AMLO le pega a Guanajuato, López Gatell lo elogia. Y para rematar, el crimen del siglo

La liebre brincó donde menos esperábamos y una asamblea sindical ‘reventada’ en la General Motors de Silao se convirtió en un conflicto internacional. Ahora tendremos que ver qué viene.
 

Avatar del

Por: Antonio Lascurain

Brinca la liebre en General Motors Silao

Ha sido sin duda una sorpresa que Guanajuato se convierta en uno de los focos de atención de la primera reunión de primera Comisión de Libre Comercio del T-MEC, que celebrarán lunes y martes la representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai; la secretaria de Economía de México, Tatiana Clouthier y la ministra de Pequeñas Empresas, Promoción de Exportaciones y Comercio Internacional de Canadá, Mary Ng.

Que un chanchullo sindical, de los que se han producido millares en nuestro País, provocara que Estados Unidos pidiera a México revisar la supuesta denegación de derechos de libre asociación y negociación colectiva a los trabajadores de la planta de General Motors en Silao, nos ilustra de qué diferente será el desarrollo del tratado comercial con la administración de Joe Biden y sus bases demócratas.

La preocupación del dirigente Hugo Varela, quien expresó que Canadá y Estados Unidos quieren provocar que cierre la planta de Silao para llevar nuevas inversiones a sus países, refleja el conocimiento del veterano líder cetemista de las presiones que están en juego y de los intereses de sus colegas en las centrales sindicales norteamericanas, que aunque hagan su juego de una forma diferente a la que practicaba el régimen de Donald Trump, comparten la angustia de las bases del ex Presidente por el hecho de que las plantas hayan emigrado para aprovechar la mano barata de naciones como la nuestra.

En una semana de tensiones con el régimen de Biden, sobre todo por las acusaciones de que EU financia a ‘opositores’ como Mexicanos contra la Corrupción, llamó la atención la rápida y tersa respuesta de Andrés Manuel López Obrador al reclamo por la planta de Silao, que aceptó de inmediato e hizo que la Secretaría del Trabajo actuara en consecuencia.

La razón parece evidente: frenada la economía de México por la pandemia, la pobre respuesta de apoyos del Gobierno federal y el creciente rechazo de los inversionistas al régimen de AMLO, el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá es la apuesta principal y casi única para remontar tan complicada situación, como reconoció el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, durante una conferencia celebrada el jueves

Que el mecanismo neoliberal por excelencia, promovido por el villano favorito, Carlos Salinas de Gortari, sea la tablita de salvación para la 4T, no es sino una más de las incongruencias que vivimos en estos días.

A manera de posdata, para Guanajuato hay una preocupación adicional, de fundamental importancia: a fin de evitar la pesca en río revuelto, es indispensable impedir turbulencias en las relaciones laborales, mismas que seguramente tendrán que evolucionar por la presiones de nuestros socios comerciales y por la evidente necesidad de sanear prácticas sindicales.

Todo un desafío y el primer capítulo ocurre en el motor de las exportaciones  de Guanajuato.

La representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, durante una comparecencia celebrada el martes ante una comisión del Senado, en la que dijo que el conflicto de General Motors Silao será un tema fundamental en las reuniones que se celebrarán lunes y martes. Foto: AP

También hay buen trato

Aunque iba dirigido contra los consejeros electorales, en este momento piezas fundamentales en el amplio elenco de adversarios de la 4T, el Presidente Andrés Manuel López Obrador no dejó pasar la ocasión de pegarle un coscorrón a Guanajuato durante la conferencia matutina del viernes en Palacio Nacional. 

La forma en que planteó el tema Carlos Domínguez, de Nación 14, un portal sin presencia en el estado, cómo le compró el tema el mandatario y la forma en que lo replicaron los portales afines al régimen, dejaron claro que se trataba de un montaje para exhibir a Lorenzo Córdova y Ciro Murayama: quede para el chisme sabroso que en la transcripción de la conferencia de prensa que usted puede revisar en el sitio del Gobierno de la República, la pregunta del reportero quedó registrada así: “Me gustaría presentarle, presidente, los vales ‘Grandeza’ que el gobierno del estado de Guanajuato está entregando principalmente en el municipio de Nuevo León, argumentado ser una ayuda a las familias de la entidad, debido a los estragos de la pandemia de COVID-19”. 

A saber si es un error como tantos que se cometen al escribir o una muestra de las obsesiones electorales del primer círculo del poder.

Pero lo que deseo comentarte es que no todo es rispidez en las relaciones entre Guanajuato y la Federación. Y lo pudo comprobar el miércoles el secretario de Salud estatal, Daniel Díaz Martínez, al que le fue muy bien como invitado a la rueda de prensa que ofrece Hugo López Gatell para informar de la pandemia del coronavirus..

Y es que luego de que Díaz Martínez informara que Guanajuato se encuentra en el punto más bajo de la pandemia, López Gatell se arrancó con los elogios para el sector salud de Guanajuato y hasta al gobernador Diego Sinhue le tocaron: “Guanajuato es conocido por ser un estado donde hay muy buena coordinación entre las instituciones estatales con las instituciones nacionales (…) y en general han logrado tener una red muy bien articulada de servicios de salud”, soltó el polémico subsecretario.

Y añadió: “Felicitamos el magnífico trabajo del doctor Daniel Díaz, un excelente secretario de salud, y le mandamos un saludo al gobernador Diego Sinhue, que también ha hecho un espléndido trabajo en el manejo de la epidemia”.

Las palabras tiene un especial significado si recordamos que Guanajuato fue de los estados que se negó a incorporarse al Instituto de Salud para el Bienestar, lo que dio lugar a aquel desafío de López Obrador, quien de visita en Tierra Blanca le dijo al Gobernador: “vamos a ver quién es quién”. Ahí vamos.

Bueno, al secretario de Salud le fue tan bien ese día que en el chat que acompaña a las conferencia de prensa vespertina, que suele ser una merienda de negros, una dama llegó a felicitarlo por su bonita voz. Que siga así la pandemia y todos contentos.

Una imagen de la rueda de prensa del miércoles, en Palacio Nacional- Foto: twitter.com/SSalud_mx

¿Qué ver, qué leer?

Sobre la manera en que las autoridades de Estados Unidos abordan el tema de las drogas se pueden escribir millones de páginas. Y claro, los documentalistas han aprovechado el filón.

“The House I Live In”, filmada por Eugene Jarecki hace nueve años, es uno de los buenos ejemplos que revelan las contradicciones de la lucha contra las drogas, que ha provocado cientos de miles de muertos en todo el mundo.

Ahora, HBO se suma a la lista de los trabajos sobre el tema con “El crimen del siglo”, de Alex Gibney, que cuenta cómo la complacencia de las autoridades y la ambición de empresas farmacéuticas provocaron la llamada crisis de los opioides en Estados Unidos, es decir, ejércitos de adictos a sustancias producidas en impecables laboratorios y recetadas por doctores, que desencadenaron un drama mucho peor al de la heroína que mandan nuestros narcos desde que los norteamericanos promovieron la siembra de la amapola en Sinaloa, a raíz de sus problemas de abasto durante la Segunda Guerra Mundial.

Gibney, que tiene un Oscar por “Taxi al lado oscuro”, sobre los abusos cometidos contra los sospechosos detenidos en Afganistán, desmenuza una historia en la que nadie queda bien parado. No se la pierda por favor.

La codicia corporativa y la falta de supervisión auspiciada por la convicción de que ‘el Gobierno es el problema, no la solución’, provocaron una catástrofe que afectó -y sigue haciéndolo- millones de vidas. Foto: HBO

Esto es todo por hoy. Que disfrutes la semana y conserves la salud. Que la pandemia se mantenga en retirada.

MCMH

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?