Mal momento

Proveeduría sufre por el mal paso que tienen el sector calzado.

Zona en donde se concentra el mayor número de fábricas de zapato luce con poca movilidad. 

Millones de empleados en los Estados Unidos harán “San Lunes” por el Super Bowl.

Avatar del

Por: Francisco Horta Gómez

Si existe un sector que se ve beneficiado o perjudicado por el paso que tenga la industria del calzado es el de su proveeduría.

Esta industria en 2020 tuvo uno de sus peores años en producción, ventas y generación de empleos, y en busca de “amortiguar” el impacto, tuvieron que adaptar su principal feria comercial, ANPIC,  al formato digital en sus dos ediciones, además de que varios de sus productores en la actualidad siguen realizando productos relacionados con la pandemia, como son los cubrebocas con la finalidad de seguir manteniendo su capital de inversión y la mayor parte de sus fuentes de empleo.

Hoy la APIMEX dará a conocer los planes y acciones que habrá de ejecutar este año, buscando que el 2021 sea más favorable que el pasado año.

Recientemente presentaron el desarrollo de un marketplace en donde buscarán integrar a la mayor parte de marcas, para que por medio del canal digital puedan mantener contacto con posibles compradores.

Pasos muy lentos

La positiva recuperación de sectores como el automotriz-autopartes favoreció a aquellos que han diversificado sus productos y desde hace tiempo atienden a este sector, sin embargo el mayor volumen de producto sigue destinado para su principal aliado, históricamente hablando como es el calzado.

La esperanza de los zapateros es el extranjero, alternativa que tampoco es sencilla de lograr, pero que para muchos es la esperanza de seguir adelante, ante lo complicado que sigue siendo el mercado doméstico, en donde en diversas ciudades sus clientes han sido obligados a cerrar por decisiones de gobiernos locales, mientras que en aquellas entidades en donde siguen funcionando las zapaterías y plazas comerciales, la economía del mercado está estancada, y pocos son los que piensan en comprar un par de zapatos, cuando además, la mayor parte del tiempo están en casa.

En recorrido por una de las principales zonas productoras de calzado en León, como es el fraccionamiento industrial Julían de Obregón, es la 1:30 de la tarde y la cantidad de personas que están en las banquetas en su hora de comida es mínima.

“Venimos la mitad, pero ya somos muy pocos”, comentó Alberto Estrada, pespuntador desde hace 15 años, antes de regresar a trabajar en una planta de la calle Tecnologico.

Furor

No, definitivamente el aplicar el tradicional “San Lunes” no es exclusivo de México.

Se estima que 16.1 millones de empleados estadounidenses podrían faltar al trabajo el lunes después del Super Bowl LV, según la encuesta anual sobre ausentismo del  Super Bowl encargada por The Workforce Institute de UKG y realizada en línea por The Harris Poll, con más de 1 mil  empleados adultos. Sin embargo, más de dos tercios de los empleados estadounidenses (69%) dicen que se sentirían culpables de fingir estar enfermos para no trabajar el día después del Super Bowl este año, cuando tanta gente está realmente enferma.

Y, tampoco es exclusivo de México la empatía de un porcentaje de la población en plena pandemia.

Porque mientras que el COVID-19 sigue influyendo en casi todas las facetas del trabajo y de la vida personal, más de 1 de cada 10 empleados estadounidenses (11%) —lo que podría equivaler a más de 15 millones de empleados adultos— dicen que tienen previsto ver el Gran Juego en una fiesta sin tomar precauciones contra el COVID-19 (por ejemplo, distanciamiento social, límites de asistencia, máscaras). 

Aunque es alarmante, es un recordatorio vital para que las empresas tengan un plan de juego lo más sólido posible para prevenir las transmisiones en el lugar de trabajo mucho después del silbatazo final, sugieren los creadores de la encuesta.

Mire, a pesar del trabajo remoto generalizado, se espera un ausentismo casi récord relacionado con el Super Bowl.

Por lo menos 16.1 millones de empleados estadounidenses dicen que piensan faltar al trabajo el lunes siguiente del Super Bowl LV. ¿La buena noticia? Se estima que 8.8 millones de empleados se tomarán un día personal/PTO(Tiempo Libre Remunerado) pre aprobado este año.

Y atención al siguiente dato; se calcula que 4.4 millones de empleados admiten que piensan llamar al trabajo para decir que están enfermos, aunque realmente no lo estén.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?