Espectáculos

El misterioso aborto de Marilyn Monroe

Una nueva biografía de la actriz revela lo caóticos que habrían sido sus últimos días.

Avatar del

Por: El Universal

El misterioso aborto de Marilyn Monroe

El misterioso aborto de Marilyn Monroe

Marilyn Monroe continúa siendo una fuente de interés para periodistas y escritores. La diva de Hollywood que falleció hace casi medio siglo, inspiró una nueva biografía que indaga aspectos de su vida que hasta ahora habían sido poco explorados.

Entre algunos aspectos que han llamado la atención del libro "Norma Jean: The life of Marilyn Monroe" de Fred Lawrence Giles, está el hecho de que la estrella se habría sometido a un aborto de forma anónima en julio de 1962, poco antes de quitarse la vida. Giles recoge testimonios del entorno de Monroe, como de dos de sus maridos, otros escritores y directores que la conocieron.

En un adelanto del texto, publicado en exclusiva por The Daily Beast, da a entender que el hijo que esperaba podría haber sido fruto de una relación con el entonces presidente de Estados Unidos, John Fitzgerald Kennedy, o del hermano de él, Robert Bobby Kennedy. "Durante todo el mes de julio, Marilyn hizo frecuentes llamadas telefónicas al edificio de justicia de Washington, y cuando Bobby estaba fuera de la oficina, su secretaria, Angie Novello, hablaba con ella", señala el libro.

Ese tiempo, que fue su último mes de vida, también se juntó en una ocasión con Jose DiMaggio, que creía que podía volver a tener algo serio con ella de nuevo, y con Frank Sinatra. Además realizó un par de sesiones fotográficas y concedió algunas entrevistas en las que dejaba entrever la poca importancia que le daba a la fama.

Uno de los publicistas de la oficina de comunicaciones que trabajaba junto a Marilyn, afirmó que el 20 de julio Marilyn ingresó en el Hospital Cedars of Lebanon, situado en pleno Hollywood, con un seudónimo.

"El ayudante de prensa se quedó en shock. Si Marilyn estaba embarazada de verdad, su estado mental debía ser inimaginable", relata el texto. "Habían pasado tres meses desde su último encuentro íntimo con el presidente Kennedy y solo unas semanas desde la última vez con su hermano. Habría sido fácil asumir que el bebé que abortó era un Kennedy, pero también estuvo viéndose con otros hombres en primavera y verano", añade.

rad

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?