Noticias

Consumidores castigan a Ford en México por Trump

Ese hecho provocó inmediatamente un boicot por parte de algunos empresarios y presidentes municipales para no comprar sus vehículos

Por:

Ford canceló la construcción de una nueva planta en San Luis Potosí donde iba a invertir mil 600 millones de dólares |Foto: El Universal

Ford canceló la construcción de una nueva planta en San Luis Potosí donde iba a invertir mil 600 millones de dólares |Foto: El Universal

Si usted cree que tuvo un mal año, pregúntele a Ford. Durante 2017, la automotriz vivió uno de sus épocas más complicadas en México.

El 3 de enero de 2017, Ford canceló la construcción de una nueva planta en San Luis Potosí donde iba a invertir mil 600 millones de dólares.

“Nos alentamos en las políticas a favor del crecimiento que el presidente electo Donald Trump ha indicado que perseguirá”, dijo el entonces CEO de Ford, Mark Fields.

Ese hecho provocó inmediatamente un boicot por parte de algunos empresarios y presidentes municipales para no comprar sus vehículos.

Y si bien, el mal desempeño en ventas de la marca no se le puede atribuir por completo al rechazo que generó la cancelación de la planta en el país; al final, Ford cerró 2017 con una caída de 17.7% en ventas respecto a 2016, al colocar 81 mil 698 unidades, casi 7 mil vehículos menos que en 2009, año de la peor crisis automotriz en México.

Su marca de lujo Lincoln también concluyó el año con una disminución de 33.5% en ventas respecto a 2016.

En 2017, Ford cayó del sexto al octavo lugar por volumen de ventas en, al ser superada por Honda y KIA.

Un analista de una consultora automotriz que pidió el anonimato sostuvo que la cancelación de la planta afectó la imagen de Ford, pero agregó otros factores políticos y económicos en Estados Unidos que repercutieron en el desempeño de la marca.

“En vez de ser patriotas somos patrioteros y seguramente afectó en la decisión de compra de un porcentaje de los compradores [la cancelación de la planta], pero también hubo problemas con el inventario, la oferta de vehículos fue limitada. Tuvo que haber salido un nuevo modelo compacto en 2017 y se atrasó el lanzamiento”.

“Financieramente la marca tuvo retos en Estados Unidos para compensar algunas pérdidas y a eso se suman las nuevas marcas y productos en el mercado mexicano. Fue la combinación de muchas cosas”, explicó.

A lo largo del año, por lo menos 20 agencias de Ford cerraron o cambiaron de dueño, porque la propia armadora le pidió a algunos distribuidores que vendieran su agencia a otro distribuidor para consolidar territorios.

En esta nota:
  • FORD
  • San Luis POtosí
  • EStados Unidos
  • México

Comentarios