Noticias

Informan que familiar murió de Covid-19, abren ataúd y encuentran huellas de violencia

Personas denunciaron que al abrir el ataúd de un familiar que presuntamente falleció de coronavirus, descubrieron que tenía huellas de tortura. Los hechos se registraron en El Salvador. 

Avatar del

Por: Redacción

Informan que familiar murió de Covid-19, abren ataúd y encuentran huellas de violencia

Informan que familiar murió de Covid-19, abren ataúd y encuentran huellas de violencia

El Salvador.- A una familia que vive en Estados Unidos, le informaron que su familiar murió de coronavirus (Covid-19), sin embargo, abrieron su ataúd para verlo y le encontraron huellas de violencia.

Los hechos se registraron en El Salvador cuando Luis Iván Mejía Bonilla falleció después de presuntamente contagiarse de coronavirus, sin embargo, sus familiares y amigos no creen que él haya muerto a causa de eso, como dice el documento que les dio el Instituto de Medicina Legal.

A sus 30 años, Luis Iván, mejor conocido como ‘Negro Luis’, gozaba de buena salud y no tenía ninguna enfermedad, por eso les sorprende que en pocas horas haya sufrido un deterioro tal que derivara en su muerte estando detenido en Zacatecoluca, departamento de La Paz.

Nos dijeron que había muerto de coronavirus y que no lo veláramos ni abriéramos la caja, pero en el papel que nos dieron decía otra cosa; además, si hubiera muerto de ese coronavirus ni nos lo hubieran entregado, sino que de un solo del hospital lo hubieran llevado a enterrar”, comentó la madre de Luis Iván, Adela Mejía. 

Luis Iván fue capturado el pasado 28 de abril en el cantón Santa Teresa, municipio de Santiago Nonualco, departamento de La Paz, junto a 10 personas más, a quienes la Fiscalía General de la República (FGR) acusa de haber participado en el asesinato del soldado Jhonis Alexánder Delgado Canales, de 20 años, registrado el 26 de abril de 2019, en el cantón El Llano, siempre de Santiago Nonualco.

A través de un familiar recibieron el aviso de que Luis estaba siendo trasladado al hospital Santa Teresa, de Zacatecoluca.

Una hermana de Luis y otra pariente se fueron al hospital pero cuando llegaron les dijeron que ya había muerto y tanto los policías, como empleados del hospital, no los dejaron acercarse a la cama del carro policial donde estaba el cuerpo.

Cuando fueron a enterrarlo, decidieron abrir el ataúd antes de depositarlo en la fosa, su sorpresa fue que el cuerpo presentaba golpes, de los ojos manaba sangre, todo el rostro estaba ensangrentado y envuelto en una sábana blanca. 

Lo peor de todo, aseguran, es que aún cuando Luis Iván tenía una buena dentadura, el cadáver tenía los dientes saltados, como si se los hubiesen querido arrancar y no le habían quitado ni las esposas.

Con información de El Salvador y La Opinión. 

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?