Noticias

La mejor versión de mí…

El Sueño

Por: Hidalgo Redacción

Hago ejercicios de respiración, para encontrar la tranquilidad Foto: Especial

Hago ejercicios de respiración, para encontrar la tranquilidad Foto: Especial

Esta tarde-noche, fría, meditaba acerca de lo que está sucediendo en mi interior, que directamente se manifiesta en todo lo exterior, en lo tangible, lo natural, lo humano... Pensé: ¿En qué momento me rompí? Para que no esté nada contenta respecto a mi conexión al exterior, que no lograba ni dormir.

Honestamente me costaba mucho trabajo dormir, caer en ese descanso profundo, en ese sueño reparador, escuche que la conciencia es la mejor almohada, y me di a la tarea de hacer un inventario personal, para descubrir si se trataba de intranquilidad de conciencia o ¿De qué carambas se trataba?, ¿que realmente sucedía? porque no entendía ¿Porque me era tan difícil conciliar el sueño?

¿Te cuesta trabajo conciliar el sueño?

Haciendo ese pequeño repaso, recordé que muchas veces mi corazón había sido lastimado por distintas cosas, opiniones duras, juicios subjetivos establecidos entre el bien y el mal, y más, comencé a indagar porque si yo en dado caso había sido la perjudicada, porqué esas palabras habrían creado tanto eco en mí.

Pensé que lo que me chocaba, me checaba y no, sólo era diferente, porque cuando tu das lo mejor a la gente que te rodea se supone, que al menos, quieres algo, no lo mismo pero si respeto. Porque claro, uno sólo se acuerda de lo que le hicieron y olvida fácilmente que también hizo.
 
Cuando llegaba mi hora de descanso, no me podía desconectar, repasaba en mi mente los pendientes, llegaba quizá algún tipo de arrepentimiento, analizaba ¿Si debí de haberlo hecho así?, o ¿Porque no había hecho aquello?, o ¿Dónde deje eso? Respire profundo y pensé, el día ya acabo, y yo sigo queriendo arreglar todo, a esta hora, y pensé hoy sólo está la noche para descansar y mañana quiero ser funcional. ¿Entonces?
 
Decidí que no podía continuar así, sin apagar la mente por las noches, incluso al dormitar seguir pensando, acomodando mi agenda, viendo cómo aprovechar mejor el día y decidí optar por la frase, una que dice: No dejes que caiga la noche sin que antes hayan muerto  tus malos sentimientos o pensamientos.
 
Practique esto antes de meterme a la cama: antes comenzaba por tener distractores, ver televisión, poner música que no me relajaba sino que me invitaba a seguir despierta, o incluso los juegos del celular me ponían en combate para seguir despierta.
 
Tenía que cambiar algo, así que mientras me ponía la pijama o estaba alistándome para ir a la cama, empezaba a revisar mentalmente mi día, que estuvo bien o que puedo mejorar, después lo que más me ponía inquieta, lo escribía, y también en eso mismo, ponía las posibles soluciones. Quito la falla y la culpa, porque son circunstanciales, vaya, ya no me voy a la cama con todo lo que tengo pendiente, con lo que me estresa, con lo que quiero solucionar, y me doy cuenta que no es la hora ni el momento.


 
Ahora después de escribir, pongo música relajadora o de plano nada, para no generar ningún sonido, tomo un buen libro, haciéndome a la idea que es necesario inducirme al sueño, ya no pongo a cargar el celular en el buró, ahora lo dejo cargando en el baño. 

Hago ejercicios de respiración, para encontrar la tranquilidad, ejercicios totalmente relajantes, comienzo a pensar en mis sueños, mis metas, agradezco lo bueno del día, porque lo malo, ya no tiene importancia para seguirlo pensando y comienzo a traer las imágenes más bonitas, que me han pasado en toda la vida, sigo con los ejercicio de respiración, escucho solo mi respiración, entre más profunda, más paz me da y más me lleva a dormir.
 
No te vayas enojado con la vida a la cama, recuerda que todo es circunstancial, todos tenemos problemas, considera que no somos el ombligo del universo, que no todo gira en torno a uno, no te metas a la cama sino has resuelto tus pendientes, pero los que están en ti modificarlos, se trata de llevar disciplina hasta para dormir,  recuerda  que entre  más te aplicas y lo logras tus propósitos,  mas generas en ti una sensación de amor propio de decir si, si  puedo, te  motivas, dices voy por mas, y comienzas a ser la mejor versión de mí mismo.

En esta nota:
  • Motivación
  • Sueño
  • Aliento
  • México
  • Celular
  • Circunstancial

Comentarios